Enlaces de accesibilidad

La seguridad vial


Mientras algunas personas se movilizan por las calles de La Habana en Bicitaxis (i) los taxistas intentan recuperar el terreno perdido...

Un país sin organización, donde la indisciplina impera a todos los niveles, debe crear programas más sustanciales que los concursos.

Un joven taxista recoge pasaje desde un punto cercano al municipio Habana Vieja hasta Miramar, en el municipio Playa.

Es atento con los pasajeros y conduce bien su viejo auto americano.

Una vez que dobla en la calle 10 para coger 3ra, es detenido por un agente de tránsito. El uniformado se demora un buen rato y hace perder la paciencia de las tres personas que no acaban de llegar a su destino.

El policía, arrogante, da varias vueltas alrededor del carro de alquiler y quiere, de todas maneras, poner multa o quitar la licencia. El chofer se transfigura, pero sabe que nada puede hacer ante la arbitrariedad.

Mientras, dentro del vehículo, todos reconocen que el joven no cometió ninguna indisciplina vial y recuerdan distintas anécdotas entre las que se destacan las de agentes del orden que paran en la noche a parejas que van a la velocidad establecida, solo para intimidarlos, o los que dejan pasar la violación si reciben dinero en efectivo.

"Ya coger un carro te demora tanto como la guagua, no hacen nada que tenga lógica, salir a la calle es una mortificación", comenta un pasajero que abandona el taxi y no paga, ocasionándole al conductor otra pérdida, además de la multa.

Ahora la Comisión Nacional de Seguridad Vial clama porque se cumplan las normativas establecidas como las indisciplinas asociadas con las roturas en las vías y otras chapucerías cuando empresas como las de los teléfonos, el gas y el agua llevan a cabo trabajos en las calles y avenidas y provocan desniveles y baches en zonas donde se gastaron recursos para remozarlas. Para estos casos se impondrán medidas administrativas a las empresas que incurran en estas deficiencias.

El ministro de Transporte explicó que debe existir una interrelación entre las instituciones y los funcionarios de los gobiernos locales así como con quienes están a cargo de las organizaciones de masas. En la reunión, donde participaron dirigentes del Consejo de Ministros, se sugirieron formas de lograr la seguridad vial durante las vacaciones de verano según las condiciones de cada poblado, municipio o provincia.

Se crearán puntos de control e inspecciones con vistas a verificar el estado técnico de los vehículos tanto estatales como privados, el chequeo a los choferes y la cantidad de personas que transportan. Un aparte fue el control de quienes conducen bajo el efecto de bebidas alcohólicas. Otro tema estuvo relacionado con la accidentalidad automotora y ferroviaria.

También la Dirección Nacional de Seguridad Vial y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) convocan a un concurso en el que podrán participar niños y adolecentes; además de convocar a profesionales tales como diseñadores, informáticos y escritores, entre otros para que con sus obras ayuden a mejorar la seguridad vial.

Un país sin organización, donde la indisciplina impera a todos los niveles, debe crear programas más sustanciales que los concursos. Disciplina Vial y por qué no, Educación Formal, deben ser asignaturas con libros de texto y exámenes finales en varios de los niveles educacionales para lograr concientizar la población.

Es lastimoso escuchar cada cierto tiempo la cantidad de accidentes de tránsito donde pierden la vida muchas personas por exceso de velocidad, llevar más personas de las permitidas, o impactos con animales que campean por las carreteras en horas de la noche o la madrugada. Otros ocurren por descontrol e indolencia.

No valen entonces las vacías palabras del titular del Transporte, frases que recuerdan aquellos teques de hace unas décadas.

Publicado en Primavera Digital el 16 de julio de 2013.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG