Enlaces de accesibilidad

Entrada de Cuba en la OEA como meta del nuevo Secretario General


Luis Almagro, nuevo secretario general de la OEA.

Almagro asume una organización que padece una precaria situación financiera, proliferación de otros bloques que reclaman influencia en la región y una creciente polarización entre sus miembros.

La Organización de Estados Americanos (OEA) deberá fortalecer sus capacidades de negociación, mediación y construcción de consensos para evitar que el hemisferio caiga en las prácticas de una guerra fría, dijo Luis Almagro al asumir el martes la Secretaría General.

El excanciller uruguayo adelantó que su gestión de cinco años tendrá entre sus prioridades la creación de una escuela de gobierno para funcionarios públicos y miembros de la sociedad civil, con la meta de fortalecer las prácticas de transparencia institucional, la búsqueda de consensos y la rendición de cuentas ante la ciudadanía.

Almagro reiteró su meta de lograr la incorporación plena de Cuba a la OEA durante su mandato, aunque subrayó la "necesidad de respetar tiempos y procesos que no están bajo nuestro control". La OEA anuló en 2009 la suspensión que le había impuesto en 1962 a Cuba, pero el Gobierno isleño no ha gestionado su reincorporación.

El uruguayo dijo que su gestión tendrá como lema "Más derechos para más gente" ya que buscará el fin de la exclusión política, económica o social en las Américas y combatirá el racismo, la persecución y los prejuicios.

"La OEA debe tender una mano a aquellos países que atraviesan momentos de crispación y antagonismos que a veces sobrepasan los niveles de civilidad a los que la democracia regional debe aspirar", sentenció Almagro sin mencionar naciones específicas.

El ente hemisférico ha puesto especial atención durante los últimos años a la crisis política venezolana, donde un diálogo entre el Gobierno y la oposición se mantiene inconcluso pese a las 43 muertes que el año pasado causaron protestas callejeras.

El Consejo Permanente de la OEA emitió en marzo de 2014 una declaración en la que llamó a todos los sectores de la sociedad venezolana a respetar los Derechos Humanos y pidió celeridad en las investigaciones de las muertes. Estados Unidos, Canadá y Panamá votaron en contra porque consideraron que el texto no manifestaba debidamente el compromiso de la organización con sus principios democráticos.

Al reemplazar en el cargo al chileno José Miguel Insulza, Almagro asume una organización que padece una precaria situación financiera, la proliferación de otros bloques que reclaman influencia propia en la región y una creciente polarización entre sus países miembros que dificulta la toma de decisiones.

El nuevo Secretario General afirmó que buscará alinear mejor la demanda de servicios requeridos por los Estados miembros con lo que la OEA puede ofrecer y dijo que abordará detalladamente sus planes de reforma el mes próximo durante la Asamblea General que se celebrará en la capital estadounidense. "Queremos una OEA cercana a la gente", indicó.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG