Enlaces de accesibilidad

Cuba y Noruega preocupados por escalada del conflicto en Colombia


Rodolfo Benítez (c-i) de Cuba y Dag Nylander (c-d) de Noruega, representantes de los países garantes del proceso de paz colombiano, hablan a la prensa en La Habana (27 de mayo, 2015).

Cuba y Noruega, países garantes en la mesa de negociaciones de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC, expresaron su profunda preocupación por la actual intensificación del conflicto armado en el país sudamericano.

Los países garantes del proceso de paz para Colombia, Noruega y Cuba, llamaron este miércoles en la noche al Gobierno y a la guerrilla comunista de las FARC a hacer "esfuerzos" para preservar las negociaciones de La Habana, tras un recrudecimiento de las hostilidades.

"Hacemos un llamado a las partes a que continúen sus esfuerzos para seguir avanzando en la discusión de las cuestiones pendientes, incluyendo la adopción de un acuerdo para el cese bilateral definitivo del fuego y las hostilidades", dijeron ambos países en un comunicado conjunto divulgado en La Habana, sede de las negociaciones de paz iniciadas en noviembre de 2012.

"Los Gobiernos de Cuba y Noruega (...) expresan su profunda preocupación por el actual escalamiento del conflicto armado en Colombia" y "lamentan las pérdidas de vidas humanas que se han producido", indicaron ambos países en su comunicado, leído a la prensa por el diplomático cubano Rodolfo Benítez y su colega noruego Dag Nylander.

Uno de los negociadores de las FARC en el diálogo de paz con el Gobierno de Colombia murió en un ataque de las fuerzas militares de ese país a un campamento de las guerrillas marxistas, informó el miércoles el grupo rebelde al denunciar el hecho como un asesinato.

"Informamos al país y al mundo que el compañero Jairo Martínez, integrante de la delegación de paz de las FARC en La Habana, quien estaba en misión de pedagogía de paz en dicho frente (subversivo atacado en Cauca el jueves), se encuentra entre los guerrilleros asesinados", dijo el comandante Pastor Alape a la prensa en La Habana.

Alape también confirmó que en otro ataque el fin de semana murió el comandante Román Ruiz, miembro del Estado Mayor Central de las FARC, guerrilla que este miércoles cumplió 51 años de secuestros, tráfico de drogas y enfrentada al Gobierno colombiano, pero ninguna de las dos partes ha amenazado con abandonar el diálogo.

Martínez, de 63 años, había regresado a Colombia para, presuntamente, explicarles a los subversivos de las FARC los alcances de los acuerdos parciales logrados en las negociaciones, que buscan poner fin a un conflicto armado de más de medio siglo.

Él se había integrado a la delegación de paz de las FARC en Cuba en febrero de 2014, aunque nunca fue uno de sus negociadores "plenipotenciarios", sino un "asesor".

Los ataques militares, lanzados luego de que el presidente colombiano Juan Manuel Santos reanudara los bombardeos a las FARC tras una emboscada en la que murieron 11 soldados, llevaron a la guerrilla a suspender el jueves pasado su tregua unilateral, en vigor desde diciembre.

Santos pidió este miércoles a los militares colombianos que "no bajen la guardia" ante la guerrilla. "Ahora que estamos pasando por una tempestad en el proceso de paz (...), nosotros vamos a perseverar, pero mientras tanto ustedes no bajen la guardia", dijo Santos a militares durante un discurso en el norte del país.

"Entramos en una espiral de violencia que parece que por las próximas semanas va a ser imparable (...) El riesgo para el proceso de paz es muy alto: que caiga un comandante o que las FARC hagan un gran atentado en las ciudades y el Gobierno reaccione", dijo a AFP el experto Ariel Ávila, de la Fundación Paz y Reconciliación de Colombia, que hace un seguimiento del conflicto.

Por su parte, la Unión Europea pidió a ambas partes que "sigan comprometidas en continuar las negociaciones" y dijo que, además, "deben adoptarse medidas concretas hacia una desescalada de la situación en el terreno".

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG