Enlaces de accesibilidad

Cuba y la quimera


Cuba y las esperanzas en lo que viene de afuera. Foto: AP.

La falta de transparencia en las transacciones comerciales y la animosidad contra la propiedad privada en Cuba han hecho de la gran apertura con Estados Unidos una simple grieta en el muro cuando no una quimera.

Con un horno de pizza desechado para producir empanadas, Marielena Pérez aspira a ser el Domino's Pizza de La Habana un día, con una cadena de tiendas como la de la emblemática empresa estadounidense.

Pero tres meses después de que Cuba y Estados Unidos anunciaran un deshielo histórico para el restablecimiento de relaciones, la señora Pérez aún reza a través de la ciudad para encontrar los ingredientes básicos para sus pizzas, publica hoy The New York Times.

"El mayor problema que tenemos es el de suministros", dijo. "Ellos son caros o no se pueden encontrar, especialmente un horno. Así que yo estaba esperando que tendríamos relaciones de inmediato".

En teoría, las nuevas reglas permitirían el apoyo a las pequeñas empresas como la suya. Pero los expertos en negocios dicen que la falta de claridad sobre las nuevas normas del régimen de Raúl Castro, esencialmente enemigo de la propiedad privada, las preguntas persistentes sin respuestas sobre la seguridad de las transacciones financieras y las disposiciones del embargo comercial de larga data –junto con la lenta aproximación de los cubanos comunistas a hacer cambios reales– han hecho de la gran apertura una simple grieta cuando no una quimera.

Al estar Estados Unidos y Cuba una pulgada más cerca de volver a establecer relaciones diplomáticas formales –un movimiento que muchos han esperado que se anunciará antes de la Cumbre regional que comienza el viernes en Panamá– el mayor cambio en Cuba hasta el momento parece no pasar de una ganancia inesperada de esperanzas.

XS
SM
MD
LG