Enlaces de accesibilidad

El Dr. Báez mintió sobre la enfermedad de mi esposo


Miriam Leiva y su esposo, Oscar Espinosa Chepe, luego de que este recibiera a fines del 2004 una licencia extrapenal por su enfermedad.

Apuntes sobre el médico cubano Félix Báez Sarria, contagiado con ébola, y su relación con el tratamiento que dio el gobierno cubano en prisión a la enfermedad del economista y opositor, ya fallecido, Oscar Espinosa Chepe.

El Dr. Félix Báez Sarria contrajo ébola 45 días después de llegar a Sierra Leona para atender enfermos. Médicos británicos lo trataron y fue trasladado a Ginebra.

El médico Félix Báez durante la conferencia de prensa en el MINREX.
El médico Félix Báez durante la conferencia de prensa en el MINREX.

Lamentablemente, este mismo médico, el 25 de marzo de 2004, había confirmado la farsa del Gobierno de Cuba de que Oscar Espinosa Chepe no estaba seriamente enfermo y Miriam Leiva, su esposa, había mentido al respecto, durante la Conferencia de prensa ofrecida por Felipe Pérez Roque, Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, a la prensa nacional y extranjera, en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX).

El 29 de noviembre de 2004, Chepe recibió licencia extrapenal por enfermedad, pero podía ser regresado a prisión en cualquier momento para cumplir los 20 años de cárcel sentenciados.

Sin embargo, Chepe continuó analizando la situación económica, política y social de Cuba y escribiendo con el ansia de contribuir al bienestar del pueblo y el progreso de nuestra Patria.

Chepe tuvo una seria recaída de su enfermedad en 2012, recibió la atención médica posible en Cuba, viajó a Madrid en marzo de 2013 para procurar mejoría, con la intención de regresar a Cuba.

Oscar Espinosa Chepe sólo abandonó Cuba cuando su salud se tornó crítica
Oscar Espinosa Chepe sólo abandonó Cuba cuando su salud se tornó crítica

Falleció el 23 de septiembre de 2013, en el Hospital La Fuenfría, en la Sierra de Guadarrama, luego de haber recibido óptimos cuidados, y agradecido a quienes brindaron la asistencia sanitaria, así como al Gobierno de España y al Cardenal Jaime Ortega.

Sus cenizas están en Cuba, donde él siempre deseó permanecer.

Espero que el Dr. Báez salve su vida, y que cese el actual sufrimiento de su familia.

(Publicado originalmente en Cubanet el 11/20/2014)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG