Enlaces de accesibilidad

Verdiglione: Cuba será un faro de civilización


El intelectual y editor italiano Armando Verdiglione.

“Nosotros luego de haber publicado cinco libros importantísimos de la disidencia cubana, encontramos que la izquierda italiana se hizo muy hostil”, declara Armando Verdiglione, amigo personal de intelectuales del calibre de Eugène Ionesco y Jorge Luis Borges.

Con motivo del recrudecimiento del proceso inquisitorial en contra del intelectual y editor italiano, Armando Verdiglione, retomamos la siguiente entrevista que nos concediera hace un tiempo, gracias a la excelente traducción del poeta Carlos Carralero, y con motivo también de unas declaraciones donde vuelve a asegurar su confianza en que habrá una Cuba democrática y tan próspera o más de lo que en el pasado fue, pero, advierte por otro lado que los cubanos deberían estar alertas pues, acorde con la nueva modalidad burocrática del gramscismo al uso, se puede vivir bajo un sistema de democracia donde las libertades fundamentales estarían ausentes.

Así, argumenta, que mediante argucias de control estatista de los sistemas impositivos, judiciales, electorales, académicos, culturales, educacionales y mediáticos se puede anular el disenso y desparecer lo diferente, de modo que lo real alternativo, no lo falso alternativo, desaparezca, de suerte que cada vez más prevalezca el hombre sin atributos de Musil; una sociedad de autómatas de estómago lleno como en Un mundo feliz, de Huxley, en que bajo la ilusión de cambio, nada cambia.

Verdiglione, nacido el 30 de noviembre de 1944, en Calabria, Italia, empresario y escritor de éxito. Matricula en la Facultad de Filosofía y Letras en la Universidad Católica de Milán, donde se graduó con una tesis sobre la obra de Luigi Pirandello.

En la década de 1970, entró en contacto con los más importantes intelectuales del momento en París, donde asistió a clases en la Universidad de la Sorbona, participando además en los seminarios de Jacques Lacan, Algirdas Julien Greimas y Roland Barthes, entre otros. En 1973 se encuentra trabajando en estrecha colaboración con editoriales italianas como Marsilio, Feltrinelli y SugarCo Rizzoli. Experiencia que le sirve para fundar su propia editorial de índole cultural, Spirali, en Milán, donde inicia la publicación de obras de reconocidos autores italianos y extranjeros, y establece también el Segundo Renacimiento, un grupo de empresas que operan en el arte, la edición, multimedia, educación y turismo intelectual.

A través del movimiento cultural que nació con Spirali, la editorial, y a través de la Fundación Internacional para la Cultura que lleva su propio nombre, en los últimas décadas Armando Verdiglione ha estado involucrado en la organización y en la presidenciade conferencias y congresos a lo largo de todo el mundo, a los que han asistido empresarios, banqueros, poetas, políticos, escritores, filósofos, científicos y artistas de diferentes países del oriente y el occidente.

En 1978 puso en marcha la revista mensual Spirali. Giornale di internazionale cultura, seguida en 1981 de su versión la francesa, SPIRALES. Diario de la cultura internacional. En 1991 sustituye a estas publicaciones con la fundación de la revista Il Secondo Rinascimento y, en 2007, inicia la tirada del periódico La cifrematica.

En la década de 1980, Verdiglione fue uno de los primeros en reconocer las oportunidades que ofrecen los mercados emergentes y organizó un congreso internacional en Tokio, en 1984, donde asistieron figuras clave de la cultura en el mundo - incluyendo el gran escritor argentino Jorge Luis Borges - la ciencia y la economía, los cuales presentaron sus diferentes tesis y propuestas para el desarrollo en el tercer milenio.

Conferencias similares fueron celebradas bajo su presidencia en otras importantes ciudades, como Roma, Nueva York, Jerusalén, Barcelona, Lisboa y Caracas, dando pie a importantes debates internacionales sobre economía y ciencia. Estos fueron los años en los que Verdiglione se involucró con temas de derechos civiles en la antigua Unión Soviética, interesado como estaba en los desafíos de la nueva Europa, de las finanzas y la necesidad de nuevas políticas económicas, y, en ese sentido, logró despertar el interés internacional en asuntos relacionados con la propiedad intelectual y los círculos empresariales.

En ese mismo período, Verdiglione desarrolla una nueva ciencia, la cifrematica o ciphermatics, y comienza a organizar cursos magistrales y talleres en administración y finanzas, convirtiéndose en un interlocutor privilegiado de los banqueros y los empresarios del mundo.

Desde el año 2000, Verdiglione ha estado al frente de la organización de los Festivales de la Modernidad en Milán, en la Villa San Carlo Borromeo (un palacio histórico que compró en la década de 1980 y es ahora una de las mayores centros de conferencias en el área exterior de Milán, reconocido por el Ministerio Italiano de Cultura y el Medio ambiente). Los Festivales de la Modernidad son reuniones internacionales que convocan, en ocasiones hasta dos veces al año, a intelectuales, escritores, investigadores, economistas, científicos, banqueros, empresarios, políticos y periodistas de todo el mundo para discutir temas de actualidad y acontecimientos recientes en el mundo moderno.

Verdiglione es, por otra parte, autor de más de treinta volúmenes, y de innumerables artículos sobre ciencia, finanzas, política, artes, filosofía y lingüística. Sus libros han sido además traducidos y publicados fuera de Italia, en países como Bulgaria (Editorial Balgarski Pisatel), en Ucrania (Editorial Zurnal "Raduga"), en Rusia, en Francia (Editorial Grasset, Seuil, PUF, Galilée, Gallimard, Carrère), en Japón (Editorial Libroport) y en países de la lengua española (Monte AvilaEditores).

Amigo personal de intelectuales del calibre de Eugène Ionesco y Jorge Luis Borges, intelectual de calibre él mismo, Armando Verdiglione, por lo abierto del espectro de las esferas en que ocupa su sapiencia, tiene más en común con una personalidad del Renacimiento que con una personalidad de la presente y pedestre posmodernidad, donde, es bueno decir, le ha tocado en suerte defender ferozmente su individualidad. De hablar pausado, como de quien está en control aunque afuera arrecie la metralla, el profesor Verdiglione, como se le conoce, concedió en Milán la siguiente entrevista a Armando de Armas para MartiNoticias, grabada y transcripta en italiano gracias a Ruxandra Stoicescu, y posteriormente traducida al español gracias al escritor Carlos Carralero.

¿Qué está ocurriendo en estos momentos con su histórica y famosa Villa San Carlo Borromeo en las cercanías de Milán?

Nuestra empresa -la fundación cultural internacional Armando Verdiglione, la Universidad del Segundo Renascimiento, la editorial Spirali y el Movimiento Cifremático Internacional- empezó en Milán el 5 de febrero de 1973, cuando yo me movía entre Milán, Paris, Londres, New York y Frankfort; varios países. Y comenzaron, un debate y un reto, un reto y un debate, un reto intelectual en una era ya postideológica, y decía yo, la Unión Soviética no existe ya; será disuelta de aquí a veinte años, porque la cultura, el arte, los libros y la comunicación están lejos de la ideologٕía y del régimen. Grandísimos congresos los que hicimos en los años 70 con 3 mil, 5 mil personas en Milán, Caracas, Londres, París, Barcelona, Córdoba, Lisboa, Francofort, Roma, Venecia. Luego, en los años 80-81; a finales de abril y los primeros días de mayo, en New York, Hotel Plaza, había 2 mil 500 personas. Los periódicos de todo el mundo, la televisión, New York Times. Toda la prensa europea hablaba de este evento, presente siempre el tema del Segundo Renacimiento. Algunas veces, un título, un tema específico que resaltaba los rasgos de la civilización. Llegamos al año 1985, libros, films y los cogresos de Tokyo y Jerusalén. Sin jamás pagar la aduana ideológica, la aduana de los partidos, en libertad, en independencia. Entonces, empresa e intelectualidad. Esta se convierte en anomalía porque estaba presente la cultura o la economía o la empresa. Arte y cultura, los dos aspectos de la empresa.

En 1985 se invitaron disidentes de todo el planeta; disidentes respecto a la Unión Soviética, a China, al Islam, ahora, cosa reciente a disidentes cubanos, disidentes incluso respecto al establishment en América. En 1985 comienza un ataque enorme basado en una ideología del siglo XIX. Demonología; es decir, demonización, criminalización en la palabra. La palabra. La palabra, que influencia, siguió su curso por siete años. Luego el fiscal, el acusador, el acusador público dijo que era antihistórico proseguir pues el Muro de Berlín se había abatido. Todo de improviso se había concluido. Después seguí con la producción de libros, con los congresos; dando un espacio de libertad, luego la restauración de la Villa y la adquisición de otra para restructurarla aquí cerca. Por quince años no intervengo en los periódicos, ni doy entrevistas; se publican libros, pero yo no intervengo. Interviene por el contrario Cristina Frúa de Angeli que es responsable de la restauración y de la editorial. Todos los periódicos de izquierda o derecha eran favorables, si yo no hablaba. Entonces, por quince años me mantuve sin hablar; sin embargo, el espacio de libertad seguía. El silencio a veces se torna más provocatorio, por lo que hoy el ataque es enorme, un ataque de acuerdo al pretexto fiscal; por consiguiente la burocracia, la mentalidad sigue un fantasma demológico, el gurú. Fantasma demológico. El gurú para ellos es una especie de brujo, una estupidez, que hace arte diabólico, es decir un brujo, en la falsedad; brujo era en aquella época, brujo es ahora. En aquel entonces varios intelectuales de todo el mundo vinieron para decir que se estaba siguiendo un proceso por brujería. Todavía Gurú, Operación Gurú; es decir, brujería. Pero el pretexto es siempre fiscal, todas nuestras sociedades están activas, todas productivas, entonces el ataque a las estructuras, a la editorial, a la Villa, donde quiera existe espacio, de libros, de los congresos para destruir las estructuras, un plan destructivo ¿verificación fiscal? Nada, nada de revisión fiscal. Sólo investigación inquisitoria para golpear. Entonces realizan su informe para la fiscalía que ordena el secuestro de las villas. Nosotros decimos que no hay motivo para el secuestro. Ustedes lo han entendido todo mal. Entonces es que el Tribunal de Revisión quita el secuestro. Pero es una corporación. Nosotros hemos dicho que no ha existido nunca la verificación fiscal y la queremos. Nosotros queremos aportar una contribución, ofrecer elementos de verdad, instrumentos. Algo que nosotros nunca hemos tenido la posibilidad de hacer. No ha habido una confrontación. Y esto es muy importante.

¿Cree que el sistemático acoso judicial, fiscal y mediático en contra suya, de sus bienes y de su familia, al menos desde 1985, tiene origen en la ideas que usted defiende?

Esto seguramente tiene origen en la palabra. En los principios de la libertad, del derecho del otro, de la hospitalidad. En el “internacionalismo. Todo aquello que contrasta a la provincia, el sitio de la mentalidad arcaica, el lugar común, “lugar comunista”, el lugar de la comunidad.

En los últimos tiempos se ha apreciado como las fuerzas de izquierda, sobre todo en España y América Latina, y, claro, en Rusia, han venido utilizando los mecanismos judiciales y del fisco, y sobre todo mediáticos, como arma de represión política e ideológica. ¿Ocurre eso también en Italia?

La burocracia en Europa es fortísima. El escritor ruso Bukovsky ha notado cuatro años atrás que las prerrogativas de la burocracia eran enormes. Brusela. Estrasburgo, Luxemburgo. Privilegios enormes, burocracia que limita la libertad de los Estados y luego la de los ciudadanos de cada uno de esos Estados. Esta burocracia europea refuerza la italiana. La decadencia oficial de las ideologías, se mantiene la mentalidad de la envidia social y cultural. Incluso en nombre de la ignorancia, de la idiotez, ellos destruyen. Todo aquello que no entienden, para ellos no tiene valor. ¿Y qué es lo que entienden? Todo lo que es standard, solamente lo que es standard. Standard es una cosa ideal, por consiguiente nadie vive acorde a lo standard, nadie, por lo tanto es algo ideal. Entonces, eso es lo que entienden. De tal manera, todo es demoniaco, todo es criminal. El ciudadano es un enemigo. Sobre todo, el ciudadano que hace cultura, arte, ciencia investigación y que concede hospitalidad internacional a la disidencia. Esta es una metodología. En los años setenta con Brezney en Rusia; en los ochenta los disidentes eran enviados a los manicomios o en Siberia. Por sus ideas, o porque eran locos, o porque eran opositores irreductibles. Hoy, en la misma Rusia se siguen mandando a Siberia por motivos fiscales. Por consiguiente, la fiscalía es un pretexto. Pero incluso en Europa es un pretexto. En Italia existe un jacobinismo en ocaso, que seguramente es parte de la mentalidad burocrática. Con todas las ideologías con que se oponen, son antiintelectuales, anticulturales.

¿Ese tipo de proceder no debilita la democracia y coarta la libertad de expresión?

Yo y el resto de la fundación y la editorial, hemos en estos tres años sido víctimas de una limitación absoluta de la libertad. Yo no podía salir de mi casa. Podía, pero no podía salir porque tenía que ocuparme del control de la situación financiera porque de lo contrario habría quebrado todo, y todo puede quebrar de un día a otro. Entonces, debía coordinar, cambiar cada cosa, para llegar al final de la jornada. Ellos nos han aislado en todo, con los bancos. Un terrorismo, yendo a las personas, las sociedades, las sedes y los bancos. Terrorismo. Un aislamiento total. Nos cortaron las relaciones con los bancos y con mucha personas. Luego hacen un comunicado de prensa. Un gran comunicado aunque no obtienen resultados; no han hecho ninguna verificación fiscal, sin embargo tienen un comunicado. ¡Gran evasión! ¡Gran evasión fiscal! Este comunicado ha conmovido a la gente, con el secuestro, pero los periódicos no hablan. Ya no hablan más. Un solo periódico con un pequeño artículo.

¿Cuál es ahora mismo su situación y la de su esposa Cristina Frua De Angeli?

Nosotros ahora estamos luchando. Produciendo documentos. Ellos no quieren leer, sin embargo, nosotros reprucimos documentos, elementos de la verdad para que ellos puedan leer. Si no ellos, probamos a un nivel superior, el coronel. El general. O el fiscal general. Probamos. Ahora esta carta intelectual al Presidente de la República. Es un gesto para la opinión pública, más que otra cosa porque esta gente es muy feroz. Ellos dicen que tienen ya su idea. Pero, cuándo es que se han formado esta idea. ¿El primer día en que llegaron o el segundo día?. No es verdad. Fue el día precedente, antes de llegar ya ellos tenían la idea, su fantasma. Es decir la mentalidad destructiva y demonológica.

¿Qué lo motivó como editor y promotor cultural para apostar a favor del pensamiento disidente de intelectuales de oriente y occidente?

Yo un día tuve que invitar a un debate libre a todos los que no eran libres. Es decir en la política, en la vida civil, social, en la ciencia, el arte, la cultura. Incluso en la Iglesia a teólogos. Todos aquellos que no tenían libertad, por lo que consideraba que un debate de ese tipo fuera interesante. Artistas, poetas, escritores, filósofos, matemáticos, científicos, empresarios. De varias partes, ellos tenían un reto y corrían peligro, riesgo de verdad. Una novedad que cada uno podía traer. La idea de ellos podía yo compartirla o no compartirla, pero lo importante era que cada uno de ellos pudiera enunciar la novedad suya y su experiencia, y testimoniar sobre su itinerario intelectual, político, artístico y científico, cultural.

¿Qué lo motivo como editor y promotor cultural a apostar por un grupo de escritores cubanos disidentes del comunismo isleño?

Yo desde los años setenta y ochenta he invitado a disidentes, incluso de la Argentina, de Venezuela, de Colombia. Pero el argumento principal, salvo en el caso de los años setenta, cuando existía la Junta Militar en Argentina, era Cuba. Y siempre estaba presente la mitología de la izquierda italiana, toda a favor de Fidel Castro. Yo he publicado, ya en 1984, un libro de Fernando Arrabal Carta a Fidel Castro. Estas personas de la izquierda estuvieron muy ofendidas en Italia por la publicación de este libro donde se desenmascara a Castro, todos ellos se ofendían porque todos enarbolaban a Che Guevara y a Fidel Castro, como en otros tiempos enarbolaban a Garibaldi, que es otro asesino. Garibaldi era un mercenario, se vendía a quien más le ofrecía, y él se ofreció incluso a Pío IX para defender el Estado Pontificio. Pío IX no aceptó y entonces se fue a ofrecer sus servicios a Cavour para la empresa de la Unidad de Italia; se sirvieron entonces de la ayuda brindada por los ingleses. Che Guevara es un deslumbramiento, una equivocación, una mitología construida, una falsificación de la realidad. Esta mitología sobre Guevara se ha construido falsificando la realidad, incluida la famosa fotografía. La disidencia cubana se ha convertido en un argumento importante en Europa porque la izquierda siempre es contraria; debe siempre hablar bien de Fidel Castro, del régimen... Nosotros luego de haber publicado cinco libros importantísimos de la disidencia cubana, encontramos que la izquierda italiana se hizo muy hostil.

Algunos ambientes que todavía están ligados al régimen cubano han mostrado toda clase de oposición. Existe por otra parte, una oposición evidente, otra subterránea, encubierta. Yo no sé... Nosotros hemos publicado los archivos secretos de Moscú, hemos publicado los disidentes cubanos. Hemos publicado libros incómodos, libros que era imposible publicar, vedados publicar en Italia. Y todo esto hace molestar a la burocracia, enfadar a los centros de comunidad de poder, a los grupos de presión. Los cuales después actúan sobre la burocracia, donde se encuentra gente con idéntica mentalidad.

Yo estoy convencido que el reto por la libertad en Rusia, por la libertad y la democracia en Irán, en Cuba, que este reto vencerá, porque es un reto intelectual. Transformación cultural, política, económica. Pero la primera transformación es la cultural. En la transformación cultural están también las transformaciones política y económica. La primera transformación, la más importante es la cultural ¿Entonces cómo se da esta? A través de la escritura, a través del arte, a través de los congresos, a través de la tribuna y el debate.

¿Cómo fue su amistad con el gran Jorge Luis Borges?

Borges, yo, como otros, lector de escritor, de poetas, por lo tanto también de Borges. Se dio el gran congreso de Tokio “El Segundo Renascimiento. De dónde viene el Oriente, dónde va el Occidente”. Escribo a Borges en Argentina. Lo invito a viajar a Tokio. El dice que sí. Dice que viene a Palermo y de Palermo a Tokyo al congreso. Estábamos a finales de marzo y principios de abril de 1984. Allí hablamos en reuniones, debates, tablas redondas, en la gran sala del Hotel New Otani, luego en la embajada argentina.

Hablaba yo, hablaba él, en la embajada francesa, en la sede del Arzobispado Católico, en la embajada italiana. Y donde quiera que él hablara me mostraba afinidad, pero en un cierto momento dice: “Yo estoy de acuerdo, confío en lo que dice Armando Verdiglione, sobre que hay un segundo Renascimiento que es la única cosa que puede ser importante y útil para la humanidad, para la civilización”. Por lo tanto, un encuentro importantísimo, entonces nos despedimos y él dijo: “Quiero ir a inaugurar la Villa”. La Villa San Carlos Borromeo se inauguraba a fines de octubre y principios de noviembre, a propósito del cuarto centenario de San Carlos Borromeo, el 4 de noviembre; el cuarto centenario de la muerte de San Carlos Borromeo. Vinieron él Ionesco, personas de todo el mundo di tutto il mondo, como en Tokio; compositores, realizadores, artistas, filósofos, escritores. Disidentes de todos los países. Todos presentes para la inauguración. Borges estaba aquí, seguimos hablando y él dijo, bueno quiero estar más aquí, y vino en el otoño de 1985. Ya había iniciado el ataque contra mi persona, el 24 de junio de 1985, un violento ataque. Toda la prensa y la televisión, cada día. Él que sabía del ataque vino y cada mañana bien temprano hablábamos. A las once todos los días hacía una hora y media de conversación conmigo delante de treinta personas, escritores, poetas y otros hacían preguntas que él respondía, y era registrado en video, y se quedó octubre y noviembre. Yo había comprado el boleto de Ginebra a Buenos Aires. Me dijo entonces: Voy a Ginebra pero parto el 7 de enero. Estaré un poco en Ginebra, las navidades las paso allí en Ginebra luego parto para Buenos Aires. Lo que sucedió después en Ginebra, no lo sé. El hecho es que yo en mayo del 86 fui arrestado e inicia el proceso. El lo sabe por Héctor Bianciotti y otras personas que yo había sido arrestado, entonces llamaba cada día para tener noticias, queriendo venir al proceso para testimoniar. El proceso después se realiza en junio. Él, llama y pregunta por la fecha del proceso y qué cuando puede venir, pero en la segunda semana de junio muere. Por supuesto no puede venir. Por supuesto, una gran amistad. Hay un libro de poemas que lo cuenta. Cuando en Milán le preguntaron: “¿Cuando usted, Borges, piensa en Milán, en quien piensa?” Y él respondió, “usted cree que yo pienso en Alejandro Manzoni. No, yo pienso en el amigo Armando Verdiglione”.

¿Alguna vez le comentó Borges acerca de los motivos e intereses que él creía estuviesen detrás para que nunca le diesen el Nobel de Literatura?

Hemos hablado del Nobel, y él dijo que los criterios con que se asigna el premio, no son evidentemente los mismos de aquellos tiempos en que se asignaba a Pirandello, a los grandes escritores. Y me ponía algún ejemplo. Yo le decía pero usted está interesado en el premio? Sí, me interesa, pero claramente ellos tienen otros criterios. Está bien así, me dijo. Sin embargo, de Tokio había dos exponentes en el jurado de Estocolmo. Particularmente Lars Forsell, quien dijo: Yo me batiré por proponer el Nobel para Borges. Y, de lo que hemos sabido, cuatro de diez eran favorables, entre los que se encontraba Lars Forsell, pero los otros habían seguido el criterio ideológico.

Borges había estado en Chile y se le censuraba por ello, y al respecto dijo: Si yo he estado en Chile, un país cercano a la Argentina. Y ante la pregunta. ¿Por qué saludó a Pinochet? Respondía. Yo no leo los periódicos, no sigo la política... La ideología de izquierda consideraba reaccionario a Borges, a Ionesco. Durante quince años nadie publicó a Ionesco en Italia porque era reaccionario. Fue entonces que yo comencé a publicar a Ionesco, y de esta manera llamé a Borges ¿¡Reaccionarios!? Grandísimos poetas. No eran reaccionarios, eran revolucionarios en sus obras, en sus poesías, en la literatura, en la escritura, respecto a la civilización eran revolucionarios. No eran tradicionalistas. Para ellos la tradición, devenía invención. Invención. Una gran amistad con Borges, una gran amistad con aquellos que de cuando en cuando han venido a este laboratorio intelectual.

¿Se considera usted un hombre cercano al Renacimiento?

El Renacimiento ha sido inventado por Leonardo da Vinci, un artista que inventa la ciencia. Hasta él, no existía la ciencia. “Hasta ahora la experiencia debe hacer referencia al libro, y el libro nos dice que debemos corregir la experiencia. Pero, por el contrario, el libro debe servir de referencia a la experiencia. El libro se puede corregir, es la experiencia, no, ella es originaria”, dijo da Vinci. Una verdadera revolución. De esta manera, la escritura es escritura de la experiencia; no es más una escritura farmacológica como para Platón. El renacimiento nada tiene que ver con el discurso occidental, con el Standard, con Aristóteles o con Platón. No. A Maquiavelo y Leonardo da Vinci he dedicado treinta años, el libro Leonardo da Vinci y una decena a Maquiavelo, mucho tiempo dedicado a Maquiavelo. Leonardo da Vinci, Maquiavelo, Ludovico Ariosto, ellos son la base del Renacimiento... Son ellos los que lo han inventado. Han dado un aporte absoluto a la lengua. Maquiavelo inventa la lengua diplomática, la política diferente de la de Aristóteles, la política del tiempo, la política del otro. El otro no existe para Aristóteles; la política para Aristóteles se apoya en el principio del tercero excluido, no fue así para Maquiavelo. Él, que no fue estimulado por el principio de unidad. Él jamás hubiera realizado la unidad de Italia. El proponía una república etrusca; es decir, una federación de Estados italianos. Una república etrusca. Y hoy se llega a pensar que incluso en Europacomo una federación de Estados. Pero de Estados independientes. Esto lo proponía Maquiavelo.

Pero se atribuyen a Maquiavelo cosas absurdas, que el fin justifica los medios. Jamás se dijo una cosa semejante. Esta es una ideología de la segunda mitad del ochocientos, del siglo XlX. No es, no pertenece a Maquiavelo, se contradice donde quiera en la obra de Maquiavelo. Por lo tanto en el Renacimiento non existían las corporaciones, las congregaciones... En el Renacimiento, como en los congresos que nosotros hemos realizado, estaba el empresario, el poeta, el artista, el científico, el músico. En cada ámbito, no puede haber el que se dedica solamente a una cosa y que esa cosa responda a un standard. Cada cosa procede a partir de una apertura intelectual y de interesarse por lo específico, pero, lo específico no puede sacarse del contexto o del texto. Entonces, el Segundo Renacimiento… El primero, incluso, el primer renacimiento no ha existido nunca... Segundo, ha sido siempre el segundo. Las cosas proceden del dos, segundo quiere decir originario. Renacimiento originario, el de Leonardo era ya el

Segundo Renacimiento. Es la modernidad que hoy está en todo el planeta, eso es el Renacimiento. Europa no está muerta, el Occidente no se ha muerto, no está en su ocaso, y el Segundo Renacimiento embiste a la civilización, en lugar de civilización tanatológica, civilización de la palabra originaria.

¿Le gustaría visitar y quizá invertir en una Cuba libre?

Ah, me gustaría visitar a Cuba en cualquier momento, me gustaría claro, invertir en una Cuba libre. Pero, podría visitarla pronto para verificar si hay disidentes también en el interior de Cuba, tal vez haya disidentes, artistas, escritores, nombres importantes también dentro de Cuba. Claro que cuando se libere será una cosa lindísima, será una cuna de civilización, será muy importante Cuba en el porvenir. Estos años terribles han sido por otro lado una inversión para los intelectuales cubanos y esta inversión de cada uno dará frutos importantísimos. Por consiguiente Cuba tendrá un porvenir importantísimo. Será un faro de civilización respecto a América Latina, a Estados Unidos y también Europa.

  • 16x9 Image

    Armando de Armas

    Armando de Armas, (Santa Clara, 1958) escritor y periodista de MartíNoticias. Como analista político es una personalidad habitual en la radio y la televisiónn hispana en los Estados Unidos. Integró el movimiento de derechos humanos y cultura independiente dentro de Cuba en los años 90. Sus novelas y ensayos han sido traducidos a varios idiomas. Relatos de su autoría han sido escogidos para publicarse en antologías de Alemania, Francia, España, Italia, República Checa y EE.UU. "Los naipes en el espejo", su más reciente libro de ensayo, avizora la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses en 2016 y un cambio de época y paradigma político cultural en Occidente.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

Recomendamos

XS
SM
MD
LG