Enlaces de accesibilidad

Yoani Sánchez: "No hay mejorías en la libertad de prensa en Cuba"


La bloguera cubana Yoani S'anchez. Foto de archivo
La libertad de prensa, de expresión y de asociación en Cuba sigue sin mejorías, pese a las reformas económicas; mientras tanto la represión oficial con características paramilitares gana terreno contra quienes intentan manifestar sus discrepancias políticas y plantean opciones distintas al de la autoridad.

Así se desprende del informe sobre el estado de la libertad de prensa en ese país que presentó Yoani Sánchez, vicepresidenta de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP para Cuba, durante la asamblea general de la organización celebrada en Denver, Colorado, a mediados de octubre.

La represión se ha caracterizado por el aumento de las detenciones arbitrarias y por el mantenimiento sistemático de los actos de repudio en los que una parte de la población es conducida, mediante presiones y estímulos a agredir e insultar a otros ciudadanos que de forma pacífica expresan su disconformidad con la política gubernamental.
Esto, sin dudas, constituye una incitación a cometer actos calificables como delitos de odio. Uno de los objetivos de la represión es aislar a los opositores y aterrorizar a los disconformes que aún no se han atrevido a traspasar la difusa frontera entre lealtad y oposición.

A mediados de octubre cinco periodistas independientes fueron detenidos por varios días, para posteriormente ser liberados. Los arrestos ocurrieron en el marco del segundo aniversario de la muerte de la líder de las Damas de Blanco, Laura Pollán y tuvieron como objetivo evitar los reportes sobre las actividades de recordatorio.

La Sociedad Interamericana de Prensa se pronunció ante estos arrestos arbitrarios y subrayó su carácter represivo e ilegal. Vale la pena destacar que el gobierno de Raúl Castro sigue caracterizándose por la "paramilitarización" de la represión, con mucha violencia física y verbal pero intentando no dejar huellas legales de ésta.

Las integrantes de las Damas de Blanco, los miembros de la Unión Patriótica de Cuba, los activistas de la Demanda Ciudadana Por Otra Cuba que exigen al gobierno la ratificación de los pactos de derechos y numerosos periodistas, blogueros y bibliotecarios independientes han sido víctimas del acoso policial.
No han faltado las agresiones verbales, las amenazas, los golpes y vejaciones de todo tipo.

Según datos documentados por la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, desde enero de este año hasta la fecha en que se presenta este informe, las detenciones arbitrarias rondaban la cifra de 4000, dato que habrá que sumar a los 12 800 casos reportados desde 2010, año en que comenzó la excarcelación de los presos políticos de la primavera negra.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG