Enlaces de accesibilidad

Entra en vigor nueva ley tributaria de Cuba


Raúl Castro conversa con Marino Murillo, el llamado zar de la economía castrista

Algunos cubanos consultados por Efe en La Habana creen que se trata de una “avalancha” de impuestos en contraste con el problema de los bajos salarios

El Gobierno comunista de Cuba puso en vigor el martes la nueva Ley Tributaria que acompañará su “actualización” socialista, en un escenario de reformas económicas, destaca la agencia Efe.

La ley aprobada en julio pasado por la Asamblea Nacional actualiza el sistema tributario vigente desde 1994 con un enfoque que las autoridades califican de más “integral” y “flexible”, basado en “tendencias” internacionales y actuales.

La ley contiene 19 impuestos, tres contribuciones e igual número de tasas, pero no todos esos tributos serán efectivos este año y están sujetos a que cambien las “condiciones económicas” del país, por ejemplo, en el caso del pago sobre los salarios y la propiedad de viviendas.

La lista incluye tributos a la seguridad social, al desarrollo local, por ingresos personales, utilidades, uso de fuerza de trabajo, transporte terrestre, propaganda comercial y aduaneros.

Para el año 2013 quedan postergados, entre otros, impuestos sobre servicios y productos en la red minorista, por el uso de playas, de aguas terrestres y por la propiedad de tierras agrícolas.

Para el sector agrario se ha establecido un “régimen especial” con beneficios fiscales que reducen hasta un 50 por ciento el tipo impositivo en comparación con otras áreas económicas, con tal de estimular la producción de alimentos, un asunto de “seguridad nacional” para el Estado por sus millonarios gastos anuales en importaciones.

Los usufructuarios de tierras ociosas, que al cierre del año eran más de 170.000 personas, quedan exonerados así de pagar por dos años al menos tres tributos obligatorios para los otros trabajadores autónomos.

Quienes comiencen en el trabajo privado no pagarán una serie de impuestos relacionados con su actividad por unos 3 meses, y se aplicarán escalas progresivas según ingresos.

El vicepresidente y coordinador de las actuales reformas económicas, Marino Murillo, ha insistido en que “todo el mundo tiene que pagar impuestos” aunque los cubanos no estén “acostumbrados”.

El Gobierno aseveró que la nueva norma debe respaldar los gastos sociales y promover una política fiscal que sí se cumpla.

En las últimas semanas la televisión estatal ha dedicado varios programas para que funcionarios del sector de finanzas expliquen los detalles y “beneficios” de la ley, pero en algunas webs oficiales, como Cubadebate, las opiniones de varios lectores siguen mostrando dudas y preocupación.

Algunos cubanos consultados por Efe en La Habana creen que se trata de una “avalancha” de impuestos en contraste con el problema de los bajos salarios, que parece no tener solución a mediano plazo y cuyo aumento el Gobierno ha supeditado a los avances productivos que logre el país.

Otro punto polémico ha sido la escala del tipo impositivo para los ingresos personales, que va de un 10 a un 50 por ciento, esta última cifra aplicable a las ganancias anuales superiores a los 50.000 pesos cubanos (unos 2.085 dólares).

Según se ha anunciado, el sistema tributario se adecuará a las particularidades de la economía, sectores o territorios en cada momento, y esas variaciones se incluirán en la ley del presupuesto anual del Estado.

Por otra parte, dice la agencia Efe que el nuevo sistema tributario parece dar un paso hacia una unificación de la doble moneda que impera en la isla, al establecer la mayoría de los pagos en pesos cubanos, excluyendo al CUC, el peso convertible con un valor 24 veces superior y equiparable al dólar.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG