Enlaces de accesibilidad

Haciendo tertulias en sedes ambulantes, sin poder publicar en su país y tachados de herejes por los comisarios culturales, el Club de Escritores Independientes de Cuba suma afiliados dentro de la incipiente sociedad civil que emerge en la isla.

En los bajos del edificio desconchado y sin pintar donde reside el periodista y escritor independiente Víctor Manuel Domínguez, una señora a la espera de clientes tras un mostrador de alhajas baratas facturadas en China lee un libro manoseado de Corín Tellado.

En una escalera herrumbrosa y angosta, casi de vértigo, un perro sucio y desamparado orina con prisa y sin pausa. En ese edificio ruinoso, en el mismo corazón de La Habana, reside Domínguez desde hace 30 años.

En la sala hay más libros que muebles. Con una música de Gal Costa de fondo, Víctor Manuel revisa decenas de manuscritos que concursarán en el proyecto Vista Puente de Letras y que, a caballo, se prevé efectuar entre La Habana y Miami.

El escritor busca entre una montaña de papeles que desbordan su portafolio negro y explica: "Justo el 17 de diciembre, cuando el mundo recibía la noticia del nuevo giro político entre Cuba y Estados Unidos, en Miami el Club de Escritores entregaba el premio Gastón Baquero de Literatura Independiente al poeta y periodista libre Jorge Olivera", señala, sin dejar de fumar un cigarrillo tras otro.

"Ha habido cambios. En esta convocatoria también pueden participar escritores del exilio. Pero el trabajo del Club no se detiene. El pasado sábado 7 de noviembre presentamos el proyecto Vista Puente de Letras, un homenaje a la editorial Puente, censurada por el Gobierno en 1965 y a las letras como vehículo de la comunicación", dice Víctor Manuel y añade: "De siempre, el Gobierno de Fidel Castro ha anatemizado cualquier brote de autonomía. Hay ejemplos suficientes de intolerancia al pensamiento libre. Como la prohibición de Puente, el juicio de corte estalinista a Heberto Padilla o la represión contra Criterio Alternativo de María Elena Cruz Varela, a quien hicieron tragarse sus poemas en un acto abiertamente fascista".

Presentación del Premio Nacional Gastón Baquero en La Habana, 2015.
Presentación del Premio Nacional Gastón Baquero en La Habana, 2015.

Explica Domínguez que en 1996 un grupo reducido de periodistas independientes, algunos con libros publicados, "decidimos fundar un proyecto literario que fue desacreditado por los amanuenses del régimen. Lo típico de cualquier sociedad totalitaria: estigmatizaban a la persona, no a la obra. Entre la represión y el exilio el grupo se disolvió. El 7 de mayo de 2007, Jorge Olivera y yo fundamos el Club de Escritores Independientes. No teníamos dónde ofrecer tertulias literarias. Éramos como los gitanos. Algunas sedes diplomáticas, entre ellas las de Alemania, Suecia, República Checa, Noruega, Polonia y Estados Unidos nos abrieron las puertas y pudimos leer poemas y fragmentos de nuestras obras".

Jorge Olivera y Víctor Manuel Domínguez, La Habana, 2014.
Jorge Olivera y Víctor Manuel Domínguez, La Habana, 2014.

Pero lo mejor estaba por llegar. "2013 fue un parteaguas, la nueva regulación migratoria permitió que miembros del club pudieran viajar al extranjero y hacer un lobby exploratorio en diferentes espacios, con el objetivo de que alguna casa editorial publicara nuestras obras. Antes de 2007 se editaban casos específicos de disidentes o escritores encarcelados. Pero el contacto con editoriales foráneas, especialmente Neo Club Press radicada en Miami, ha sido fundamental", subraya Víctor Manuel.

Va a su diminuta cocina y prepara café. "El salto ha sido de gigantes. El año pasado publicamos seis libros. Y en 2015 ya vamos por 10 y en la edición Vista Puente de Letras, que se efectuará en diciembre próximo en Miami tenemos previsto presentar otras cinco obras. Ahora mismo hay alrededor de 50 escritores inscriptos en el Club. Entre ellos más de 15 que proceden de instituciones oficiales o todavía pertenecen a ellas. Cualitativamente, el proyecto goza de muy buena salud y se abordan descarnadamente y sin prejuicios todo el abanico social y político de Cuba".

Víctor Manuel Domínguez, Jorge Olivera y Lucas Garve (d-i).
Víctor Manuel Domínguez, Jorge Olivera y Lucas Garve (d-i).

¿Por qué tantos escritores que pertenecían o pertenecen a la UNEAC han decidido enrolarse en su proyecto?, indago.

Víctor Manuel se lo piensa antes de responder. "Por varias razones. El 17-D marcó un antes y un después en la vida nacional. Fue el pistoletazo de arrancada donde muchos intelectuales ven nuevas aspiraciones y posibilidades. También las editoriales estatales están en franco declive, pues cada año publican obras muy puntuales. Se le da más importancia a los escritores comprometidos y los mamotretos políticos. El anhelo de cualquier escritor es que le publiquen y ven en el Club una ventana abierta para esa posibilidad. También la sociedad cubana va perdiendo poco a poco el miedo", reflexiona Domínguez.

El periodista e intelectual disidente considera que ya se han roto diques importantes. "Han saltado por los aires muros divisorios que mediante el miedo y el control a los intelectuales nos ubicaban en aceras diferentes. El Gobierno sabe de la fuerza de una obra literaria. Doctor Zhivago, La isla Gulag o Tres Tristes Tigres tienen más poder de reflexión que una narrativa ideológica. Por eso censuran a poetas como Raúl Rivero, politólogos como Carlos Alberto Montaner o novelistas como Zoé Valdés".

Reunión del Club de Escritores Independientes, La Habana, 2011.
Reunión del Club de Escritores Independientes, La Habana, 2011.

Para enero de 2016, el Club de Escritores piensa editar una revista cuatrimestral. El primer número estará dedicado al poeta y periodista Raúl Rivero radicado en Madrid y que el 23 de noviembre cumplirá 70 años. Intelectuales y periodistas sin mordazas quieren homenajear el trabajo de toda una vida de Rivero. Ni la distancia, la censura oficial, ni el exilio pueden secuestrar su obra.

Para Víctor Manuel, Raúl Rivero es como un duende incorpóreo. "En La Habana siempre lo tenemos presente. Nuestro trabajo es multiplicar el talento y darle rienda suelta a la creatividad literaria de cubanos de dentro y fuera de la isla". El Club de Escritores lo intenta.

  • 16x9 Image

    Iván García, desde La Habana

    Nació en La Habana, el 15 de agosto de 1965. En 1995 se inicia como periodista independiente en la agencia Cuba Press. Ha sido colaborador de Encuentro en la Red, la Revista Hispano Cubana y la web de la Sociedad Interamericana de Prensa. A partir del 28 de enero de 2009 empezó a escribir en Desde La Habana, su primer blog. Desde octubre de 2009 es colaborador del periódico El Mundo/América y desde febrero de 2011 también publica en Diario de Cuba.

XS
SM
MD
LG