Enlaces de accesibilidad

Desaparecido en lancha hundida pudo morir por embestida de Griffin cubana


Patrullera Griffin de las fuerzas guardafronteras de Cuba.

Diosbel Díaz era pescador submarino, pero la patrullera cubana embistió el miércoles la lancha con 32 personas por el punto donde él se encontraba, y sigue desaparecido. La narración de su esposa y otra testigo recuerda el hundimiento del remolcador 13 de marzo.

Un hombre desaparecido después que una lancha patrullera de la Fuerzas Guardafronteras de Cuba hundiera el miércoles una embarcación que partió clandestinamente de Puerto Escondido, Matanzas, con 32 personas a bordo, podría haberse ahogado después que la Griffin embistió la lancha fugitiva por el punto de la banda lateral donde él se encontraba.

Dos testigos del suceso que iban a bordo de la lancha hundida (al parecer, procedente de Miami), Masiel González, la esposa del desaparecido Diosbel Díaz Beato, y Marnia Téllez Perez, hablaron con Yolanda Huerga de Martí Noticias este sábado. El relato evoca por momentos las escenas que contaron los sobrevivientes del hundimiento del remolcador 13 de marzo en julio de 1994.

Orden de detenerlos "como fuera"

González dijo que salieron sobre las 4:00 a.m. de un lugar que cree que era Bacunayagua, y ya cuando estaba amaneciendo llegó la Griffin y les ordenó detenerse. Cuando el lanchero se negó les dijeron que lo que pasara en adelante sería responsabilidad de ellos "y empezó a tirarnos el barco arriba".

La patrullera Griffin "entró por la parte de atrás (…) y empezó a entrar agua, pero así seguimos, porque el lanchero no paraba, y ellos seguían dando golpes por los lados tratando de tumbar la lancha".

"Dicen que tenían órdenes de detener la lancha como fuera.Y como el lanchero no paraba la lancha nosotros le pedimos al Griffin que por favor no nos hicieran daño que íbamos con niños. Pero no, dicen que tenían órdenes de hundir la lancha".

Fotografía suministrada por Sergio Díaz Alfonso de su sobrino Diosbel Díaz Beato.
Fotografía suministrada por Sergio Díaz Alfonso de su sobrino Diosbel Díaz Beato.

El ataque duró unas dos horas "hasta que a la lancha empezó a entrarle agua y mi esposo me dice que me aguante, que a la lancha le está entrando agua y luego me dice, 'córrete, que nos va a caer arriba', y cuando miro para atrás veo que la lancha nos cae arriba y ya me hundo con el niño y a él no lo veo más. Ahí fue donde yo dejé de ver a mi esposo y ya no he sabido más nada de él. Me habían dicho que sí, que lo habían rescatado, pero después dicen que no".

"Eran dos Griffin las que nos estaban ayudando a subir. No lo veo y pregunto por él y llaman por radio al otro y pregunto por nombre y apellido y me dicen que sí que él está ahí. Entonces cuando llegamos a Matanzas me dicen que no que nadie lo rescató, que él se quedó en el mar y que no saben nada".

"Pensé que el niño se me había ahogado"

"El niño yo pensé que se me había ahogado porque se me fue de las manos pero, no, él pasó trabajo para salir, pero salió por otro lado".

González tiene esperanzas de que Díaz esté vivo, porque enfermeras del Hospital de Cárdenas le dijeron que sí vieron a su esposo, que le habían administrado un suero y que luego la policía se lo llevó, pero otra de las testigos, Marnia Téllez Pérez, es menos optimista.

Marnia, que iba con su esposo Alexis Ordúñez en el intento de salida, cuenta que los motores habían tenido problemas y los habían arreglado cuando vieron acercarse un barco y ya más cerca se percataron de que era una Griffin guardafronteras cubana.

Confirma que después de que se negaron a detenerse comenzaron a embestirlos, a pesar de que les decían que había niños a bordo (uno de 5 años y otro de 8).

"Estábamos aterrorizados, sacamos los niños para que vieran que teníamos niños, hasta que la última vez se desbarató casi la lancha. Después se alejaron y nosotros quedamos ahí a la deriva, ayudándonos unos a otros"

Sólo después de la llegada de una segunda Griffin fue que los guardafronteras empezaron a subir a bordo a los náufragos, varios de ellos heridos.

"¿Desaparecido? No, lo mataron"

Preguntada acerca del desaparecido Diosbel Díaz, Marnia asegura que no está desaparecido, sino que lo mataron.

"Ese fue el primero que mataron cuando entró la Griffin que nos cayó encima. El estaba exactamente donde nos cayó la Griffin, a la entrada del camarote, tratando de salvar a su hijo y a su mujer. Ese muchacho no salió nunca del agua. Además, él es buzo, es pescador submarino ¿cómo no va a saber defenderse si muchos que no sabían nadar pudimos salir a flote ayudándonos unos a otros?"

Ramón Saúl Sánchez del Movimiento Democracia (i), escucha el testimonio de Masiel González.
Ramón Saúl Sánchez del Movimiento Democracia (i), escucha el testimonio de Masiel González.

De acuerdo con el Movimiento Democracia, con sede en Miami, que destapó la noticia en una conferencia de prensa, las autoridades marítimas de Estados Unidos recibieron una alerta, "pero las coordenadas donde estaban los situaban dentro de las aguas jurisdiccionales cubanas".

El coordinador del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, dijo que a las siete mujeres les tomaron declaración y las dejaron ir, pero los 22 hombres continúan detenidos.

Una búsqueda ordenada por las autoridades de la isla para encontrar a Díaz Beloto habría resultado hasta ahora infructuosa.

  • 16x9 Image

    Rolando Cartaya

    Rolando Cartaya (La Habana, 1952) Graduado de Periodismo, Universidad de La Habana 1976. Ha trabajado en la página cultural de Juventud Rebelde, la agencia UPI, el servicio Worldnet y como editor de las revistas “Newsweek”, “Discover” y “Motor Trend” en español. Ha traducido más de 20 libros para la editorial cristiana Thomas Nelson, Inc. Con Radio Martí desde 1989, ha sido editor, redactor, reportero, y director y guionista del programa “Sin Censores ni Censura”. Actualmente trabaja en martinoticias.com. Fue vicepresidente en la isla del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG