Enlaces de accesibilidad

Tres economistas de EEUU piden levantar el embargo


Archivo - Acuerdos entre Cuba y Estados Unidos sobre ventas de alimentos.

“La posición oficial (de Estados Unidos) es anticuada, hipócrita y contraproducente”, mientras que las nuevas medidas implementadas por Raúl Castro “llevan a los 11 millones de cubanos en la dirección correcta”, opinan los expertos.

Un artículo publicado en la revista Forbes, firmado por Daniel Hanson, Batten Dayne y Ealey Harrison, pide a la administración del presidente Barack Obama el levantamiento del embargo hacia Cuba.

Los autores, Daniel Hanson, economista del Instituto American Enterprise; Dayne Batten, de la Universidad de Carolina del Norte; y el analista financiero Harrison Ealey, consideran que “la posición oficial (de Estados Unidos) es anticuada, hipócrita y contraproducente”, mientras que las nuevas medidas implementadas por Raúl Castro “llevan a los 11 millones de cubanos en la dirección correcta”.

En un recuento del origen de la política de embargo de Estados Unidos a Cuba, tras la “confiscación de las propiedades norteamericanas en Cuba bajo el recién instalado régimen de Fidel Castro”, los autores afirman que “la encarnación actual del embargo - codificado principalmente en la Ley Helms-Burton - tiene como objetivo la producción de libre mercado y la democracia representativa en Cuba a través de sanciones económicas, las restricciones de viajes y sanciones internacionales legales”.

La pésima situación en materia de derechos humanos en Cuba es constatada en el artículo al afirmar que la isla “sigue siendo un lugar de opresión y abuso flagrante de los derechos humanos”.

Los recursos destinados por las administraciones estadounidenses para implementar el embargo son considerados gastos innecesarios y opinan que “los recursos del gobierno estarían mejor invertidos en la aplicación de otras sanciones, tales como el comercio ilícito de drogas desde Colombia, en lugar de la búsqueda de cigarros de contrabando y ron”.

El embargo, según el criterio de los firmantes, “ha sido un punto de fricción entre los Estados Unidos y sus aliados en Europa, América del Sur y Canadá” y aseguran que “desde que los europeos, japoneses y canadienses pueden viajar y hacer negocios en Cuba sin restricciones, la sanción se hace bastante ineficaz”.

Con el ejemplo de las relaciones estadounidenses en la década de los setenta con Rumania, Checoslovaquia y Hungría, los autores insisten en que habría un precedente y recuerdan que China “país comunista y abusador perenne de derechos humanos, es la segundo mayor socio comercial de Estados Unidos”.

Como los autores coinciden en que las medidas adoptadas por el gobierno de Castro en los últimos años “se están moviendo hacia la reforma”, la política del embargo “no tiene mucho sentido, sobre todo cuando los aliados de Estados Unidos son abiertamente hostiles al embargo”, por lo que afirman que es hora de levantarlo..

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG