Enlaces de accesibilidad

Judy Gross: "Traigan a Alan ya, o será demasiado tarde"


Judy Gross pide la libertad de Alan Gross.

La esposa del cooperante para el desarrollo condenado en Cuba dice que tras 5 años de cárcel, su marido está harto, y teme que esté cerca del final.

Judy Gross dice que no sabe cuánto tiempo más podrá resistir su marido, pero teme que no sea mucho.

"Alan está determinado a no pasar un año más encarcelado en Cuba, y tengo miedo de que estemos ya en el final ", dijo la esposa del trabajador para el desarrollo encarcelado en Cuba, en una declaración publicada este miércoles.

Sus comentarios se publican en el quinto aniversario del día que las autoridades cubanas arrestaron a su esposo, que había estado trabajando en la isla como subcontratista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID.

Gross, de 65 años, está cumpliendo una sentencia de 15 años por llevar equipos de comunicación satelital a Cuba como parte de su encomienda. Fue condenado en marzo de 2011.

"Después de cinco años de estar literalmente consumiéndose, Alan está harto", dijo Judy Gross. "Es hora de que el presidente Obama lo traiga ya de vuelta a Estados Unidos; de lo contrario será demasiado tarde".

Frustrado por el impasse diplomático, Gross ha amenazado con suicidarse si no es liberado pronto. En julio, se despidió de su esposa e hija y se ha negado a volverlas a ver mientras continúe encarcelado. También rehúsa reunirse con los diplomáticos estadounidenses emplazados en La Habana, en protesta por la morosidad de las gestiones para liberarlo.

En el comunicado dado a conocer este miércoles, su familia advierte que su salud se está deteriorando: ha bajado más de 100 libras, apenas puede caminar debido a dolores crónicos y ha perdido cinco piezas dentales y gran parte de la visión en su ojo derecho.

El Gobierno cubano ha sugerido un intercambio de prisioneros: Gross por los tres agentes de inteligencia cubanos que extinguen largas condenas federales en cárceles de los Estados Unidos.

El Departamento de Estado ha desechado esa idea, sosteniendo que Gross era un trabajador humanitario que simplemente intentaba ayudar a la pequeña comunidad judía de Cuba a conectarse a Internet en medio de las restricciones que impone el Gobierno cubano para acceder a la web.

La Habana sostiene que Gross era parte de un complot para crear "una primavera cubana" y desestabilizar al Gobierno de partido único comunista de la isla.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG