Enlaces de accesibilidad

Alan Gross le escribe a Obama


Archivo - Decena de activistas judíos se manifiestan frente a la Sección de Intereses de Cuba, en Washington D.C., pidiendo la libertad de Alan Gross.

"Está claro para mí, señor presidente, que sólo su participación personal puede obtener mi libertad", escribió Gross en una carta difundida el martes.

Alan Gross, que hoy martes cumple cuatro años de estar encarcelado en Cuba envió una carta al presidente Barack Obama con el fin de pedirle que intervenga para conseguir su libertad. La carta ha sido publicada en varios medios de prensa, incluido el diario capitalino The Washington Post.

En un comunicado, la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, presidenta del Subcomité del Oriente Medio y Africa del Norte, declaró en el cuarto aniversario de la injusta detención de Alan Gross en Cuba, que es decepcionante e inaceptable que Alan Gross continúe encarcelado en las cárceles de Castro.

La congresista dijo que el régimen castrista debe liberar inmediatamente a Alan Goss, e instó a la Administración del presidente Barack Obama y a todas las naciones responsables, a no seguir dando apoyo al régimen a través de concesiones y a trabajar por la liberación de Alan Gross y de todos los cubanos que sufren ese régimen tiránico.
Alan Gross fue arrestado hace cuatro años mientras intentaba de manera encubierta instalar el acceso al internet para la pequeña comunidad judía de la isla socialista, un acceso que se sobreponía a las restricciones locales. En esa época trabajaba como subcontratista de la Agencia para el Desarrollo Internacional del gobierno estadounidense (USAID en inglés), la cual busca promover la democracia en el país caribeño.

El caso se ha convertido en un escollo para el mejoramiento de las relaciones entre los dos países, que no tienen relaciones diplomáticas formales desde 1961.

"Está claro para mí, señor presidente, que sólo su participación personal puede obtener mi libertad", escribió Gross en una carta difundida el martes. "Sé que su gobierno y gobiernos anteriores han tomado medidas extraordinarias para obtener la libertad de otros ciudadanos estadounidenses encarcelados en el extranjero, incluso ciudadanos que no fueron arrestados por su trabajo en bien de su país. Le pido que tome medidas para obtener mi libertad, por el bien mío y el de mi familia".

Gross, de 64 años, dice que ha "perdido casi todo" en los últimos cuatro años y que su familia "ha sufrido una enormidad". "Con todo respeto, señor presidente, temo que mi gobierno -el gobierno para el cual trabajaba cuando empezó esta pesadilla- me ha abandonado", escribió Gross. "Funcionarios de su gobierno han expresado su solidaridad y reclamado mi libertad incondicional, y se los agradezco mucho. Pero ello no me ha llevado a casa".

El Departamento de Estado reclamó el lunes la libertad de Gross. A fines de noviembre, 66 senadores encabezados por el demócrata Patrick Leahy enviaron una carta a Obama en la cual le pidieron que tome "medidas expeditivas acordes con el interés nacional" para obtener la libertad del contratista.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo en febrero que Obama "sigue con preocupación el caso del señor Gross y exhorta a liberarlo".

Mientras tanto la esposa del subcontratista estadounidense encarcelado pidió hoy frente a la Casa Blanca que el presidente Barack Obama interceda personalmente en la liberación de su marido y "no lo deje morir en Cuba".

Judy Gross estuvo arropada por un centenar de personas convocadas por el Consejo de Relaciones de la Comunidad Judía, incluido el alcalde de Washington DC, Vincent Gray.

"Necesitamos al presidente Obama. Quiero pedir al presidente, el líder de esta gran nación, que se implique personalmente y haga todo lo necesario para que Alan regrese a casa y que no lo deje morir en Cuba", dijo emocionada la esposa de Gross.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo hoy en su rueda de prensa diaria que Obama "se ha involucrado personalmente para que líderes extranjeros y otras figuras internacionales usen su influencia en Cuba para promover la liberación del señor Gross".

Además, según Carney, el Departamento de Estado ha mantenido en primera línea en sus conversaciones con el Gobierno cubano el caso de Gross y "ha dejado clara la importancia que para Estados Unidos tiene su bienestar".

"Reiteramos hoy nuestro llamado al Gobierno cubano para que libere a Alan Gross", enfatizó Carney, quien agregó que el encarcelamiento del contratista judío estadounidense "sigue siendo un obstáculo" para unas relaciones "más constructivas" con Cuba.

Judy Gross, de 42 años, criticó que el Departamento de Estado haya reiterado esta semana su petición de una liberación "sin condiciones" de su marido, algo que dijo "es una sentencia de muerte" para él.

En la concentración frente a la Casa Blanca, la esposa de Gross leyó un comunicado en el que su esposo agradece las muestras de apoyo durante los últimos cuatro años, así como la asistencia de la Sección de Intereses de EE.UU. en Cuba, pero asegura que está perdiendo la esperanza y la salud en la cárcel.

Alan Gross, de 64 años, fue detenido y encarcelado el 3 de diciembre de 2009 y dos años más tarde recibió una condena a 15 años de cárcel por lo que el Gobierno cubano describió como "acciones contra la integridad territorial del Estado".

El Gobierno estadounidense mantiene que Gross trataba simplemente de proporcionar acceso "sin censura" a Internet para "una pequeña comunidad religiosa" judía en la isla.

Estados Unidos mantiene actualmente conversaciones para tratar de lograr la liberación del contratista Alan Gross, encarcelado hace cuatro años en Cuba, aseguró hoy el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.

Las palabras del responsable de la diplomacia estadounidense llegan después de que el propio Gross haya expresado su temor a ser "abandonado" por el Gobierno y haya pedido al presidente Barack Obama que dé todos los pasos necesarios para obtener su libertad.

"Hemos tenido muchas iniciativas e intentos durante los últimos años e implicación con varias personas diferentes que han viajado a Cuba, que se han reunido con gente individualmente allí y en otros sitios, y estamos actualmente en algunas conversaciones sobre las que no puedo entrar en detalle", dijo Kerry en una conferencia de prensa en la sede de la OTAN en Bruselas.

Además, Obama está involucrado personalmente para tratar de lograr la liberación de Gross, según afirmó hoy la Casa Blanca, que ha vuelto a urgir a La Habana a que permita que el contratista estadounidense regrese a su país.

Desde 2009 el Gobierno de Obama ha pedido a Cuba en público y privado la liberación de Gross.

Este asunto se ha convertido en el principal obstáculo para el avance de la política de apertura hacia la isla que el presidente estadounidense inició a su llegada al poder.

Legisladores estadounidenses piden a Obama que solicite la liberación de Alan Gross
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:36 0:00
XS
SM
MD
LG