Enlaces de accesibilidad

Obama saluda a Castro: la lectura de The Economist y otras opiniones


Barack Obama saluda a Raúl Castro

"Habría sido francamente grosero evitar el saludo, sobre todo en una ocasión en la que Obama pronunció unas emocionadas palabras sobre el espíritu de reconciliación de Mandela".

La revista The Economist coteja el discreto apretón de manos entre Barack Obama y Raúl Castro este martes, durante los funerales de Nelson Mandela, con un saludo similar entre Bill Clinton y Fidel Castro en 2000, durante la Asamblea General de la ONU, y dice que ,"el rápido pero muy público apretón de manos" entre Obama y Raúl Castro "parecía una señal de acercamiento entre Estados Unidos y Cuba como para ser gritada desde las azoteas.

Sin embargo, la publicación británica dice que no hay que inferir demasiado del gesto, pues según las imágenes Castro fue el primero en una fila de líderes a los que Obama saludó.

"Habría sido francamente grosero con él evitar el saludo, sobre todo en una ocasión en la que Obama pronunció unas emocionadas palabras sobre el espíritu de reconciliación de Mandela", agrega la revista, dice que aunque hubo un breve intercambio de palabras, fueron al parecer más corteses que profundas.

Tampoco era la primera vez que Obama le daba la mano a un antagonista latinoamericano. Cuando saludó efusivamente al ya fallecido presidente venezolano Hugo Chávez en 2009, el hecho fue reportado como un intento por marcar el advenimiento de una nueva era de amistad entre los dos países. Nada de eso ocurrió. Tampoco, por cierto, después del apretón de manos entre Clinton y Fidel.

The Economist dice que es mejor buscar signos reales de deshielo como la flexibilidad mostrada por la administración Obama en torno a los viajes, las remesas y el correo, y sus recientes declaraciones respecto a que EE.UU: debe actualizar sus políticas hacia Cuba.

La revista cita asimismo palabras del presidente estadounidense sobre los regímenes represivos incluido, presumiblemente, el de Cuba: “Hay demasiados líderes que dicen ser solidarios con la lucha de Madiba por la libertad, pero que no toleran ninguna disidencia de sus propios pueblos”.

Mientras tanto el Congresista cubanoamericano, Albio Sires, emitió una declaración en respuesta al apretón de manos del presidente Obama con el mandatario cubano Raúl Castro en la ceremonia en memoria de Nelson Mandela en Sudáfrica :

"Me he decepcionado al ver el apretón de manos entre el presidente Obama y el dictador cubano, Raúl Castro, en el servicio en memoria de Nelson Mandela. Nelson Mandela representaba la libertad, la igualdad y los derechos humanos, todo lo que el régimen de Castro le ha secuestrado al pueblo cubano en más de 50 años. Este gesto en particular no sólo no está en armonía con las filosofías de Mandela, sino que no se corresponde con nuestra estrategia nacional en el trato con el régimen comunista".

En coincidencia con The Economist, Sires destacó que durante su intervención en el servicio, el presidente Obama habló con elocuencia acerca de la hipocresía de los líderes extranjeros que se asocian con los principios de Mandela, "pero no pueden proporcionar las libertades básicas de sus pueblos, como la libertad de expresión o reunión".

"En lugar de hacer grandes gestos que sólo validan los regímenes tiránicos, los Estados Unidos debe trabajar incansablemente para liberar a los presos, como el caso de Alan Gross, así como apoyar a aquellos que luchan por la democracia frente a la opresión. Tal acción de liberar a las víctimas inocentes de la opresión sería verdaderamente servir al legado de Mandela", concluye la nota del Congresista.

Por otra parte, un alto funcionario de la Casa Blanca afirmó que el presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, no programaron el apretón de manos que se dieron el martes en el homenaje al fallecido líder sudafricano Nelson Mandela en Johannesburgo.

"Este no fue un encuentro programado", dijo la fuente. "Por sobre todo, hoy se trata de honrar a Nelson Mandela, en ello se concentró el presidente (Obama) durante el servicio fúnebre. Apreciamos que gente de todo el mundo está participando en esta ceremonia", precisó.

"Cuando Obama se dirigía a la tribuna, estrechó las manos de todo el mundo en su camino, no hizo otra cosa que intercambiar saludos con los dirigentes", dijo a periodistas el consejero adjunto de Seguridad Nacional estadounidense, Ben Rhodes, a bordo del avión presidencial Air Force One, durante el vuelo de regreso de Johannesburgo a Washington.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG