Enlaces de accesibilidad

Combatir el ébola, correcto, pero, ¿cuándo se liquidará el dengue en Cuba?


Miles de cubanos infectados de dengue o cólera requieren hospitalización.

Miles de cubanos están hoy infectados por el dengue y el cólera, evidenciando el mal trabajo de las instituciones de la salud para combatir lo que ya es una pandemia.

Varios Gobiernos y organismos internacionales como Naciones Unidas (ONU), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Cruz Roja Internacional prestan la ayuda que requieren de manera urgente los Gobiernos de Sierra Leona, Guinea y Liberia, para liquidar el ébola, que ya ha cobrado más de 4.000 víctimas mortales.

El Gobierno cubano fue de los primeros que respondieron al llamado del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, para prestar ayuda a esos tres países africanos azotados por el ébola.

Cuba envió a Guinea, Liberia y Sierra Leona, brigadas de médicos y paramédicos, recursos sanitarios y medicinas para atender y socorrer a las miles de personas infectadas.

Tal gesto es realmente loable y de un alto valor humano.

Oscuridad de la casa

Si se analiza la situación epidemiológica por la que atraviesan muchos pueblos y ciudades de Cuba, los miles de cubanos que hoy están infectados por el dengue y el cólera, se evidencia el mal trabajo de las instituciones de la salud para combatir lo que ya es –aunque el Gobierno públicamente no lo reconoce– una pandemia que se ha extendido prácticamente por toda la isla.

Queda muy mal parada la atención primaria, que está encaminada a prever y evitar el brote y extensión de estas enfermedades. Ha sido bastante deficiente y muestra de ello es que a muchos hospitales llegan diariamente decenas de personas infectadas que deben ser hospitalizadas. Pero de esto la prensa oficial guarda total silencio.

Cumbre Extraordinaria ALBA-TCP sobre el Ébola en La Habana.
Cumbre Extraordinaria ALBA-TCP sobre el Ébola en La Habana.

El Gobierno cubano destinó cuantiosos recursos para celebrar en La Habana, el pasado 20 de octubre, una Cumbre Extraordinaria ALBA-TCP sobre el Ébola.

Estuvieron presentes las delegaciones de los nueve países miembros del bloque. Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Mancomunidad de Dominica, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía y Venezuela, además de los representantes del Secretario General de la ONU y de la Organización Panamericana de la Salud.

Con esta Cumbre, que tuvo una amplia cobertura de los medios oficiales y la prensa de América Latina y Estados Unidos, el Gobierno cubano logró vender la imagen de que en el terreno de la salud pública ocupa uno de los primeros lugares del mundo y que puede salir al socorro de los pueblos afectados por el ébola, sin que la atención médica a los cubanos se vea afectada.

Pero esto es falso, es solo propaganda.

Epidemias y desinformación

Los hospitales cubanos se hallan en un crítico y creciente estado de abandono y deterioro. La atención médica y asistencial a la población en estos momentos deja mucho que desear.

Un hombre fumiga una vivienda como parte de la campaña contra el mosquito "Aedes aegipti", transmisor del dengue. Foto de archivo
Un hombre fumiga una vivienda como parte de la campaña contra el mosquito "Aedes aegipti", transmisor del dengue. Foto de archivo

La población cubana está desinformada de la situación epidemiológica real en que se encuentra el país, desconoce cuál es el real control del dengue y el cólera, los recursos humanos y materiales que se destinan para su erradicación definitiva; las regiones de Cuba en que existen mayor número de personas infectadas, el total de fallecidos por estas enfermedades, el personal médico y paramédico ocupado de atender a los que se han contagiado, los hospitales destinados al ingreso de los que han adquirido estas enfermedades. Sobre esto, el Gobierno no brinda ninguna información: todo se mantiene en un absoluto secretismo.

Como la Cumbre sobre el Ébola celebrada en La Habana fue de un solo día, a los representantes de los Gobiernos y de los organismo internacionales que asistieron al cónclave, los trasladaron del Aeropuerto Internacional José Martí a los lugares de alojamiento y a la sede donde se celebró el encuentro, en Miramar, bastante distante del centro de la capital. Concluida la Cumbre, los llevaron nuevamente al aeropuerto. Es decir, que no pudieron recorrer La Habana y apreciar el deplorable estado de suciedad, abandono y ruina en que está la ciudad.

Paraíso de vectores

Preocupa de manera extrema a la población el aumento del número de micro-vertederos de basura en avenidas y calles de diferentes barrios de la capital. Pasan semanas y la basura no se recoge y a los vecinos, al encontrar los contenedores llenos, no les queda otra opción que botar en la vía pública.

Estos vertederos que se ocasionan por no recoger la basura a tiempo, se han convertido en criaderos de moscas y cucarachas, refugio de roedores y perros callejeros. Son el lugar indicado para los llamados "buzos" que, al buscar entre los desperdicios, provocan la propagación de microbios.

Todos estamos de acuerdo en que hay que poner fin al ébola, pero también preocupa que en los pueblos y ciudades de Cuba la basura se acumula porque no la recogen, los yerbazales son cada vez mayores por consecuencia de las constantes lluvias, la acumulación de agua en la vía pública se acrecienta debido a que los tragantes de las alcantarillas no se limpian. A eso se le suman las aguas negras vertidas por cañerías sanitarias tupidas y fosas desbordadas.

El agua que se estanca en las calles se ha convertido en criadero de mosquitos que propagan el dengue y otras enfermedades contagiosas. Y las instancias gubernamentales no toman medidas para poner fin a esta calamitosa situación.

Todo eso contrasta con la inmediata respuesta del Gobierno cubano al enviar profesionales y cuantiosos recursos para combatir el ébola en África.

(Publicado originalmente en Primavera Digital el 10/29/2014).

XS
SM
MD
LG