Enlaces de accesibilidad

Cuba no descarta que su relación con EEUU sufra retrocesos


Josefina Vidal en una rueda de prensa en Washington.

La responsable de la Cancillería cubana para Washington cree que el próximo presidente puede derogar algunas medidas adoptadas por decisión ejecutiva o por la inacción.

Cuba no "imagina" que el próximo presidente de Estados Unidos vaya a romper las relaciones bilaterales restablecidas en 2015, aunque no descarta "retrocesos" en el proceso de normalización diplomática, según una portavoz de la Cancillería.

"No imagino a un nuevo presidente, sea quien sea, diciendo que romperá relaciones con Cuba y cierre su embajada. Hay otros temas en los que podrían retroceder, como la cooperación en distintas áreas", afirmó Josefina Vidal, responsable del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba para Washington, en una entrevista publicada el martes por la Agencia Cubana de Noticias.

Comienza a incidir sobre mí cierta cuota de realismo porque viene un proceso electoral en Estados Unidos. No sabemos qué va a pasar
Josefina Vidal

Sin embargo, Vidal admitió que ve con incertidumbre los comicios de noviembre en los que será elegido el sucesor de Barack Obama, artífice junto a Raúl Castro del restablecimiento de vínculos diplomáticos entre los antiguos enemigos de la Guerra Fría.

"Comienza a incidir sobre mí cierta cuota de realismo porque viene un proceso electoral en Estados Unidos. No sabemos qué va a pasar", sostuvo.

Los candidatos que luchan por la nominación republicana han expresado reparos sobre la aproximación con Cuba, mientras los demócratas se muestran dispuestos a seguir con el proceso emprendido por Obama.

A diferencia de lo que creen algunos expertos, Vidal dijo que no considera que la reconciliación con Estados Unidos sea "irreversible" del todo y que incluso el próximo jefe de la Casa Blanca puede "derogar algunos de los instrumentos adoptados por decisión ejecutiva o por la vía de la inacción vaciarlos de su propósito".

Aun así, la diplomática cubana añadió que el Gobierno comunista "tiene voluntad de seguir avanzando" en el diálogo político y económico con Washington aun cuando le queda poco tiempo a la Administración Obama.

"Es un año que se acorta por la campaña electoral, políticamente hablando llega hasta el verano (...), pero continuaremos con la convicción de que Cuba y Estados Unidos no tienen otro destino que una convivencia respetuosa", comentó Vidal.

Obama tiene la opción de dar "pasos acelerados en el área económico comercial" para asegurar en parte la irreversibilidad del proceso de reconciliación plena con Cuba, añadió.

Desde la reanudación de los lazos diplomáticos, el Gobierno de Raúl Castro presiona al mandatario estadounidense para que emplee a fondo sus facultades ejecutivas y levante algunas restricciones derivadas del embargo económico estadounidense vigente desde 1962.

Además, exige que Washington desista de los beneficios migratorios que le concede a los cubanos y que ha provocado la salida en masa de isleños, temerosos de que la reconciliación política ponga fin a esas ventajas.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG