Enlaces de accesibilidad

José Manuel Bisbé, director comercial del Ministerio de Turismo, dijo que para el 2014 se han programado ya 125 atraques en todo el país y la recuperación de varias rutas que operaban en el pasado.

El crucero británico Thomson Dream arribó a La Habana con 1,200 pasajeros a bordo, inaugurando la temporada invernal de esta modalidad turística por la que apuestan las autoridades cubanas, para competir con otros destinos de la región.

José Manuel Bisbé, director comercial del Ministerio de Turismo (MINTUR), acudió en las primeras horas del pasado viernes a la bienvenida del Thomson Dream, operado por la compañía TUI y que tuvo varios viajes y negocios turísticos con Cuba en 2011.

Bisbé aseguró que el 2014 será un buen año para los viajes de cruceros, con 125 atraques en todo el país y la recuperación de varias rutas, que operaban en el pasado.Anunció que el 13 de diciembre llegará un crucero canadiense, el CubaPlus, que además de La Habana, atracará también en Isla de la Juventud, Santiago de Cuba, Cienfuegos yTrinidad. El funcionario indicó que en el caso del Thomson Dream, ya están acordadas seis llegadas para el próximo año.

Juan Carlos Jorge, director de la Oficina de Excursiones Opcionales Habana, dijo que los pasajeros fueron recibidos por la agencia de viajes Cubatur. Las destinos más vendidos han sido Guamá y Viñales, junto a recorridos por la capital que incluyen áreas de interés histórico y cultural, y reservas nocturnas para el cabaret Parisien y el Tropicana. El crucero británico partió del puerto habanero el sábado.

La industria de cruceros está en la mira del MINTUR, con nuevas estrategias para diversificar las ofertas, explicó Bisbé, quien se refirió a los planes de trasladar la operaciones comerciales del puerto habanero para el Mariel, permitiendo así espacios mayores para la actividad de cruceros.

El funcionario dijo que la configuración geográfica de Cuba, y su estratégica posición, se complementa con los valores histórico-culturales de ciudades como La Habana, Santiago de Cuba y Trinidad, y la calidad de sus playas. “Lo que ofrece nuestro país a los pasajeros de los cruceros es mucho, comparado con nuestra competencia”, afirmó Bisbé.

En agosto de 2005, el Consejo de Ministro puso fin al programa de cruceros turísticos a Cuba que había comenzado hace siete años antes , luego que el entonces gobernante Fidel Castro pronunciara fuertes críticas a los cruceros.

Según Castro los cruceros no aportan recursos significativos a la economía del país y perjudican a los destinos turísticos. En un discurso pronunciado en mayo de ese año Castro, alegó que los turistas de cruceros llenan de basura los puertos, están sólo horas en las ciudades y no contribuyen a la industria del turismo en general.

Contrario a sus afirmaciones los registros económicos demuestran que el turismo de cruceros aporta notables ganancias a los países que lo practican. Puerto Rico y República Dominicana, son un ejemplo entre otros de estos beneficios.

De acuerdo con algunas estadísticas consultadas aproximadamente 1.3 millones de cruceristas llegan a Puerto Rico cada año aportando ingresos de casi 200 millones de dólares, sin incluir la compra a suplidores locales por parte de los navíos. El año pasado las empresas suplidoras locales tuvieron ingresos por $10 millones de dólares solo en el renglón de vegetales y frutas.
XS
SM
MD
LG