Enlaces de accesibilidad

Cuba y China se necesitan


El presidente de Cuba, Raúl Castro es recibido con honores militares por su homólogo chino, Hu Jintao.
La visita del mandatario cubano Raúl Castro a China por estos días coincide con los intentos de la nación asiática por convertirse en un jugador importante en los asuntos de América Latina, asegura un artículo publicado por el diario The Wall Street Journal.

“El presidente cubano Raúl Castro busca para fortalecer los vínculos económicos del país con Beijing mientras la isla intenta liberalizar su economía y limitar su dependencia de energía de Venezuela, cuyo líder es luchando contra el cáncer y unas difíciles elecciones,” establece el artículo de los periodistas Bob Davis y Wayne Ma.

El material titulado “Cuba se mueve más cerca de China”, destaca el desempeño del país asiático como “destino para las importaciones de productos básicos procedentes de Brasil y Argentina, y su labor para el impulso de la inversión en la región, especialmente en proyectos de energía.

El investigador de la Universidad de Texas en Austin, Jorge Piñón, citado en el artículo, opinó que Cuba necesita intentar manejar lo que sucederá si mañana ocurre un cambio de gobierno en Caracas, ya sea por la muerte de Chávez o porque Chávez pierda las elecciones".

"Personalmente creo que China haría un importante socio estratégico a largo plazo para Cuba – indicó Piñón - especialmente después de una posible vacío económico y político dejado por un cambio de administración en Caracas e incluso después de un escenario post embargo."

"Actualmente las relaciones están madurando con cada día que pasa," dijo Castro el jueves en una aparición con el Presidente de China, Hu Jintao. "La relación ha pasado la prueba del tiempo".

Por su parte, los analistas recordaron el recelo del ex gobernante cubano Fidel Castro cuando China comenzó a abrir su economía a la inversión exterior en 1978, y de este modo, a desviarse bruscamente de la ortodoxia comunista. Señalaron además, el resentimiento de Castro por escasos esfuerzos de China por ayudar a la isla, luego de la interrupción del suministro de petróleo subsidiado con el derrumbe de la Unión Soviética.

Desde 2011, Cuba ha comenzado alentando la formación de las empresas privadas, permitiendo la propiedad y las ventas de automóviles y reducir el papel del estado en la agricultura. A pesar de las intenciones de Cuba de aprender de la experiencia china, la economía de la isla creció menos de un 3 %, luego de las reformas, para nada cerca del ritmo de las naciones asiáticas, destaca el artículo.

“Académicos y tecnócratas chinos están trabajando en una docena de proyectos para ayudar a reestructurar la economía cubana, incluyendo infraestructura, transporte y energía,” dijo Xu Shicheng, un experto de Cuba en la Academia China de Ciencias Sociales.

Shicheng añadió que a pesar de los progresos hechos por Cuba, "lo más necesario es actualizar la mentalidad de la gente. Muchas personas en Cuba piensan que actualizar el sector privado significa adoptar el capitalismo. Tardará mucho tiempo a Cuba lograr lo que China."
XS
SM
MD
LG