Enlaces de accesibilidad

Resulta que desde las candentes arenas del desierto saudí llegará ayuda para saciar la sed de los cubanos.

El título de esta nota podría parecer una broma, pero no lo es.Quizás si alguien lo califica de contradicción absurda tendría razón. Las contradicciones generadas por el castrismo suelen ser absurdas.

Resulta que desde las candentes arenas del desierto saudí llegará ayuda para saciar la sed de los cubanos. Que alguien diga si no parece toda una contradicción eso de que para poder beber agua en el trópico caribeño tenga que venir ayuda del desierto Arábigo

Un despacho de la agencia oficial castrista Prensa Latina (PL), fechado en Riad, la capital de Arabia Saudita informa que el ministro de Finanzas saudita, Ibrahim Abdulaziz Al-Assaf, realizará una visita oficial de cuatro días a Cuba a partir del domingo próximo.

La visita del ministro del todopoderoso reino de los petrodólares incluye la firma de un acuerdo para la concesión a Cuba de un préstamo del Fondo Saudita para el Desarrollo (FSD) destinado a financiar el proyecto de rehabilitación de redes y conductoras de abasto de agua en La Habana.

Siempre oscura y falta de transparencia, PL no dice cuántos petrodólares de la monarquía saudí serán entregados al gobierno de Raúl Castro para que el agua llegue a los hogares de la capital cubana.

El FSD, creado en 1974 por el Gobierno del Reino de Arabia Saudita, ya le hizo a Cuba en 2010 un primer préstamo del FSD para rehabilitar y equipar hospitales maternos que estaban deteriorados en la isla, a pesar de que todavía la propaganda oficial castrista llama a Cuba “potencia médica mundial”.

Claro ese calificativo de “potencia médica” no es una contradicción sino una burla.

Publicado en El Timbeke el 20 de abril del 2013

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG