Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cuba: 60 años sin derechos humanos

Damas de Blanco durante los arrestos cada domingo /Foto Angel Moya Acosta
Damas de Blanco durante los arrestos cada domingo /Foto Angel Moya Acosta

La Declaración Universal de los Derechos Humanos cumplió este año el 70 aniversario de su creación. Cuba, que fue uno de los países inspiradores de ese texto, tiene todavía por delante un largo trecho que andar en el cumplimiento de esa tarea.

Siete décadas después que los delegados de 56 gobiernos aprobaron en París la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sus postulados son todavía una quimera en un buen número de países.

La Declaración que surgió ese 10 de diciembre de 1948 fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 217 A (III), tras años de un arduo estudio, múltiples reuniones, debates, decenas de borradores y enmiendas.

En ocasión de este 70 aniversario la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, destacó en una declaración que desde su aprobación, la Declaración “ha servido de base a innumerables transformaciones positivas en la vida de millones de personas en el mundo entero y ha influido en unas 90 Constituciones nacionales y numerosas leyes e instituciones nacionales, regionales e internacionales”.

“Pero, 70 años después de su aprobación, la tarea a la que la Declaración Universal de Derechos Humanos nos convoca está lejos de haber terminado. Y nunca concluirá”, concluyó Bachelet.

Logo del 70 Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos
Logo del 70 Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos

En el ámbito internacional de derechos humanos Cuba tiene tres compromisos pendientes con Naciones Unidas:

Cuba no ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ni el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ambos firmados el 28 de febrero de 2008.

Tampoco ha firmado la Convención Internacional sobre la protección de derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, ni el Protocolo facultativo de la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

Además, la dictadura comunista cubana no es signataria del Estatuto de Roma, el instrumento constitutivo de la Corte Penal Internacional. Que fue adoptado en la capital italiana, el 17 de julio de 1998, durante la "Conferencia Diplomática de plenipotenciarios de las Naciones Unidas sobre el establecimiento de una Corte Penal Internacional".

En su más reciente informe 2017/2018 sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, Amnistía Internacional describe así la realidad que la dictadura comunista ha impuesto a los cubanos.

“La detención arbitraria, los despidos discriminatorios de empleados y empleadas estatales y el hostigamiento de trabajadores y trabajadoras por cuenta propia seguían empleándose para silenciar las críticas. La censura persistente tanto en Internet como fuera de la Red debilitaba los avances en materia de educación. Cuba continuaba básicamente cerrada para los mecanismos independientes de observación de los derechos humanos”, afirmó AI.

El informe de AI es uno de varios documentos sobre el tema en relación con Cuba elaborados a lo largo de 2018 por organizaciones internacionales como Human Rights Watch, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Reporteros Sin Fronteras y la Sociedad Interamericana de Prensa, entre otros, donde se reiteran las denuncias a las violaciones de los derechos por régimen comunista cubano.

Organizaciones no gubernamentales que monitorean la situación de los derechos humanos en Cuba, dan cuenta cada mes de los arrestos con marcados motivos políticos y las actos represivos que enfrentan los opositores en la isla.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), con sede en La Habana, difunde en su sitio web el trabajo de monitoreo que realizan sus activistas dentro de Cuba.

Gráfico del número mensual de arrestos, elaborado por la CCDHRN
Gráfico del número mensual de arrestos, elaborado por la CCDHRN

En su último informe correspondiente al pasado mes de noviembre la CCDHRN reporta 247 detenciones por motivos netamente políticos, una cifra superior a la registrada en el mes de octubre, de 202 arrestos.

La CCDHRN dice tener "certeza de que son muchos más los casos de arrestos u otras formas de hostigamiento que no pueden conocerse de inmediato debido a la opacidad con que actúan las fuerza represivas y al carácter cerrado del régimen totalitario".

Un monitoreo similar, utilizando sus fuentes en la isla, realiza desde Madrid el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) que reportó al menos 210 detenciones arbitrarias realizadas en el mes de noviembre.

"Los arrestos impidieron la asistencia a reuniones convocadas por el propio gobierno sobre la reforma constitucional. Además, pretendían silenciar la libre expresión de personas que exhortaban a votar “no” en el próximo referéndum (sobre la Constitución). También fueron reprimidos, con detenciones incluidas, los intentos de (promover el “no” en algunas iglesias cristianas", dijo el OCDH en su sitio web.

Desde Miami, la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) promueve y ofrece asistencia en materia de derechos humanos a los cubanos dentro y fuera de la isla.

A raíz del conflicto con los médicos cubanos que trabajaban en Brasil, la FDHC reveló que desde el pasado año ha investigado y recopilado "evidencias sobre la Trata y Tráfico de Personas por parte del gobierno cubano con el Programa Más Médicos (Mais Médicos). Dicha práctica expresa una modalidad moderna de esclavitud en la que miles de ciudadanos cubanos vienen siendo "exportados" por el régimen con la complicidad de otros gobiernos y organizaciones internacionales".

En una nota de prensa publicada en su sitio web la FDHC informó que ha otorgado "desde hace diez meses, apoyo legal a aquellas víctimas que decidieron reclamar una compensación denunciando ante los tribunales a los autores, cómplices, encubridores y facilitadores de este crimen internacional".

Un gran número de grupos de opositores, con mayor o menor capacidad organizativa, participan igualmente dentro y fuera de Cuba en el monitoreo y defensa de los derechos humanos en la isla, y en muchas ocasiones sus líneas de acción se mezclan entre la militancia política y el activismo cívico. Pero un recuento exhaustivo de cada uno de ellos, superaría los límites de este reportaje.

En la larga contienda sostenida por los cubanos durante 60 años contra la dictadura comunista, el movimiento de derechos humanos ocupa un lugar relevante y de características únicas.

Los orígenes del movimiento de derechos humanos en Cuba

La creación de organizaciones cívicas y no violentas, como método de lucha, no tiene antecedentes en la historia de Cuba durante el período republicano precastrista, ni mucho menos tampoco durante el de la colonia y las guerras independentistas.

El referente histórico de ese proceso en la isla hay que buscarlo en movimientos similares originados en los países de la Europa Oriental, dominados entonces por el comunismo soviético, así como en la propia Unión Soviética.

Fue dentro de este contexto que se comenzó a incubarse el Comité Cubano Pro Derechos Humanos (CCPDH), que cumplirá por estos días 42 años de existencia, durante los cuales el movimiento disidente ha recorrido un inédito y complejo camino de logros y fracasos, pero siempre hacia adelante en el proceso de democratización del país.

El CCPDH se fundó formalmente el 28 de enero de 1976. Sus organizadores quisieron que la fecha coincidiera con el aniversario del natalicio de José Martí.

Ricardo Bofill Pagés, fundador del CCPDH
Ricardo Bofill Pagés, fundador del CCPDH

El grupo se creó bajo la dirección de Ricardo Bofill Pagés y un reducido grupo de colaboradores, ex presos políticos, todos procedentes de las filas del antiguo Partido Socialista Popular (Comunista), -Adolfo Rivero Caro, Elizardo Sánchez Santacruz, Edmigio López Castillo y Enrique Hernández Méndez --, quienes buscaron y encontraron el respaldo de una respetada figura revolucionaria de la época para su audaz proyecto: Marta Frayde.

Obstetra de profesión, Frayde fue una incansable activista por el adecentamiento de la república, amiga personal de Castro, y fungió como embajadora de Cuba ante la UNESCO en París hasta que renunció al cargo y regresó a La Habana, alarmada por la creciente represión política de la revolución devenida en dictadura marxista-leninista.

Dra. Mayda Frayde, activista de derechos humanos
Dra. Mayda Frayde, activista de derechos humanos

De aquella reunión formal, en su casa del reparto habanero de El Vedado, surgió el primer comunicado de prensa del CCPDH, que la propia Frayde entregaría a varias sedes diplomáticas y que se encuentra en los archivos de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra.

Meses después Frayde fue arrestada y condenada a 20 años de cárcel, acusada de ser agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Salió al exilio en España en 1979.

Hace una década, al conmemorarse el 60 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, Bofill reflexionaba así sobre el tema, durante un taller celebrado en la Universidad Internacional de la Florida.

La institucionalización del CCPDH en 1976 no fue un acto improvisado, ni el resultado de una decisión entusiasta. Había sido la culminación de un proceso iniciado en 1967 en las cárceles, cuando Bofill y López cumplían condenas bajo cargos de ''diversionismo ideológico'' en una causa conocida como La Microfracción, en la cual fueron involucrados varios antiguos militantes de la Juventud y el Partido Socialista Popular.

Durante ese período en la prisión, la colaboración del abogado Aramís Taboada resultó de trascendental importancia. Compañero de la época estudiantil de Castro, Taboada estaba preso junto con un grupo de jueces y altos funcionarios del poder judicial bajo supuestos cargos de corrupción y facilitó a la CCPDH importantes datos sobre juicios políticos fraudulentos, que los activistas hicieron llegar a Naciones Unidas en Ginebra.

La creación del CCPDH abrió una nueva etapa en la lucha contra el castrismo. Los movimientos subversivos internos habían sido liquidados por el régimen y la opción cívica, abierta, en favor de los derechos humanos que planteaban sus partidarios, parecía cuando menos una utopía.

El movimiento de derechos humanos, que nacía con el CCPDH, descorrió la cortina de silencio y anonimato en que había quedado sumida la oposición anticastrista.

Incluso el propio régimen se tuvo que enfrentar a un discurso y una acción opositora muy diferente a la que había combatido hasta entonces. En ese sentido fue un reto para todos los sectores implicados en la política nacional.

Cuando en abril de 1980 se producen los sucesos de la Embajada del Perú y el consiguiente Exodo de El Mariel, el régimen encarcela de nuevo a Bofill y López, así como a Rivero y Sánchez, bajo diversos pretextos, relacionados con el cargo común de ``conductas antisociales''.

Es precisamente, en ese período de dos años, dentro de la prisión del Combinado del Este en La Habana, cuando el CCPDH se fortalece. Se organiza mejor dentro de la prisión, establecen contactos con otros disidentes en las calles y se establecen canales secretos para enviar denuncias y comunicados que llegan a los medios de prensa en el exterior y a organismos como Amnistía Internacional.

En el Combinado del Este se amplían también los contactos entre estos activistas de derechos humanos y varios integrantes del denominado presidio político histórico, entre ellos el ex comandante rebelde Ramón Guin Díaz, Alfredo Mustelier Nuevo, Ernesto Díaz Rodríguez y el ex combatiente del Moncada y expedicionario del Granma, Mario Chánes de Armas.

Ariel Hidalgo, activista de derechos humanos, miembro del CCPDH
Ariel Hidalgo, activista de derechos humanos, miembro del CCPDH

Otras figuras más jóvenes encarceladas en el Combinado, procedentes también de la nueva disidencia, se incorporan al CCPDH, como es el caso de Ariel Hidalgo, quien jugó un importante papel en la consolidación del movimiento de derechos humanos.

Fue durante esa etapa cuando el CCPDH se nutrió con figuras políticas, intelectuales y simpatizantes de otras corrientes opositoras del país, como Gustavo y Sebastián Arcos Bergnes, Jesús Yánez Pelletier, Oscar Peña, Tania Díaz Castro, Samuel Martínez Lara, Reinaldo Bragado, Roberto Bermúdez, Rolando Cartaya, Hiram Abí Cobas y Pablo Llabre Laurel, entre otros, al mismo tiempo que comenzaron a constituirse comités de apoyo en el exterior.

Gustavo Arcos Bergnes, secretario general del CCPDH
Gustavo Arcos Bergnes, secretario general del CCPDH

Entre los varios factores que contribuyeron a ese fortalecimiento está la creación de Radio Martí en 1985, la emisora oficial del gobierno estadounidense con una programación destinada a Cuba.

En un régimen donde la voz de la oposición no había tenido hasta entonces resonancia nacional, los activistas de derechos humanos comenzaron de inmediato a utilizar sus programas para divulgar sus denuncias.

Es así como el 5 de febrero de 1988 Radio Martí transmite por primera vez una entrevista grabada en La Habana a un grupo de dirigentes del CCPDH. Se trata de una ''mesa redonda'', titulada Coloquio en La Habana, dirigida por Rolando Cartaya. En el programa participan Bofill, Bragado, Díaz Castro, Eddie López, Raúl Montesinos y Rafael Saumell.

En su libro La Fisura, apuntes para una historia del movimiento de derechos humanos en Cuba, el escritor Reinaldo Bragado, fallecido prematuramente, deja constancia también de esa colaboración, al referirse a un artículo suyo, "Una misa en busca de su ceiba", fragmentos del cual la emisora Radio Martí transmitió hacia la isla en el programa "Los Derechos Humanos al día", del periodista Jorge Ríopedre, constituyendo el primer documento periodístico redactado en Cuba que la emisora difundió hacia Cuba.

El escritor Reinaldo Bragado, miembro del CCPDH
El escritor Reinaldo Bragado, miembro del CCPDH

Aunque los principales dirigentes del movimiento de derechos humanos de Cuba han tenido la precaución de archivar y catalogar documentos, comentarios y artículos periodísticos que recogen su desarrollo a lo largo de estos 42 años, buen número de los cuales han sido reseñados por este autor, es imposible resumir en un análisis periodístico un proceso tan complejo.

Esa es una tarea que corresponde a los historiadores.

En las últimas cuatro décadas han surgido en Cuba decenas de grupos cívicos y de derechos humanos. De todo signo y color político. La mayoría sin una militancia masiva, que en ocasiones intercambian liderazgos y títulos.

Algunos han querido ver en tal diversidad una fragmentación inútil de la oposición. Otros apuntan al quehacer de los servicios de inteligencia que han utilizado todo el arsenal disponible para obstaculizar el desarrollo del movimiento opositor.

Quizás nada defina mejor el camino recorrido por el movimiento de derechos humanos y la oposición interna, que las notas publicadas por Bragado, en La Fisura, que reúne importantes documentos para la historia de ese proceso y su reconocimiento nacional e internacional:

``Ha sido difícil conseguir este reconocimiento pero, una vez conseguido, entra a formar parte de una nueva realidad. La correlación de fuerzas entre el gobierno y la oposición sigue a favor del gobierno aunque también sigue cambiando, lenta pero inexorablemente, a favor de la oposición. La lucha por hacer cada vez más visible la oposición de la isla sigue teniendo una importancia decisiva'', comentó Bragado.

Vea todas las noticias de hoy

Panamá anuncia nuevos requisitos de visas de turismo para cubanos

Cubanos frente a la embajada de Panamá, en La Habana, en 2022, un día después de que el gobierno panameño anunciara que requeriría visas de tránsito para los cubanos. (AP/Ismael Francisco/Archivo)
Cubanos frente a la embajada de Panamá, en La Habana, en 2022, un día después de que el gobierno panameño anunciara que requeriría visas de tránsito para los cubanos. (AP/Ismael Francisco/Archivo)

El Servicio Nacional de Migración de Panamá informó que los cubanos interesados en solicitar visas de turismo a ese país deberán hacerlo en la sede del Servicio, en el departamento de Correspondencia, mientras la página web se encuentra "bajo revisión". También anunció una serie de requisitos.

Getting your Trinity Audio player ready...

Los cubanos interesados en solicitar visado de turismo para Panamá deberán hacerlo a partir de ahora en la sede del Servicio Nacional de Migración (SNM), en el departamento de Correspondencia, y ateniéndose a una serie de requisitos detallados este lunes por esa institución en un comunicado.

La semana pasada, las autoridades panameñas suspendieron de manera temporal la tramitación en línea de visas estampadas para los cubanos por una "situación de vulnerabilidad" detectada en el sistema informático. En un comunicado anterior, el SNM indicó que la medida se extendería durante el mes de julio, período en que quedaría deshabilitado el proceso.

Este lunes, el SNM dijo que el nuevo sistema de solicitud responde a que la página web donde se realizaba el trámite se encuentra "bajo revisión".

Nuevos requisitos para solicitar visa a Panamá

Entre los nuevos requisitos detallados en el comunicado, el SNM señala que el solicitante deberá conferir un poder a un abogado idóneo, debidamente apostillado. La visa "solo podrá ser presentada mediante apoderado legal".

En el poder o autorización, deben mencionarse expresamente las razones por las que se solicita la visa estampada.

La solicitud debe ir acompañada de una copia de las generales del pasaporte, además de la cédula (carnet de identidad) e idoneidad, agrega el comunicado.

En los datos, los solicitandes deben incluir un correo al que se le remitirá la respuesta.

Los cubanos requieren visado de tránsito obligatorio cuando viajan a un tercer país con escala en Panamá. La medida restringe a los cubanos al área de tránsito internacional del aeropuerto por un máximo de 24 horas. Panamáes un punto clave en la ruta migratoria de los cubanos a través del Sur y Centroamérica, cuyo destino final es Estados Unidos.

CIDH y su Relatoría Especial instan a Cuba a escuchar los reclamos del pueblo; embajador Mora preocupado por José Daniel Ferrer

La protesta en Santiago de Cuba el 11 de julio de 2021.
La protesta en Santiago de Cuba el 11 de julio de 2021.
Getting your Trinity Audio player ready...

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (RELE) condenaron “la creciente represión” del Estado cubano contra activistas de derechos humanos, así como “el agravamiento de las condiciones que dieron origen a las manifestaciones”.

Ambos órganos de la Organización de los Estados Americano, OEA, exhortaron en un comunicado al Estado cubano a “escuchar las demandas legítimas de su pueblo", y a poner en libertad a las personas detenidas “por su participación o apoyo a protestas sociales”.

“El 11 de julio de 2021, miles de personas salieron a la calle en todo el país para reclamar ante la escasez de alimentos y medicinas, los prolongados cortes de electricidad y las restricciones al ejercicio de derechos civiles y políticos”, precisa el texto.

Acerca de la respuesta del Estado, la CIDH y la RELE denunciaron que las autoridades cubanas recurrieron a la violencia “a través de malos tratos, intimidación, detenciones arbitrarias, criminalización de manifestantes y juicios sin garantías del debido proceso”.

También advirtieron que siguen ocurriendo protestas en la isla, “impulsadas principalmente por el agravamiento de las condiciones que dieron origen a las protestas de 2021”, y el Estado sigue reaccionando de la misma manera.

“Durante las protestas del 17 y 18 de marzo de 2024, la CIDH recibió reportes de ciudades militarizadas, activistas vigilados en sus viviendas, cortes de internet y al menos 37 personas detenidas”, subraya el comunicado.

Asimismo, “se registraron interrogatorios y detenciones a activistas por sus publicaciones en redes sociales, y proyectos de normativas migratorias que amenazarían a personas exiliadas”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y su Relatoría Especial recuerdan “que el derecho a la libre manifestación y a la protesta pacífica son elementos esenciales del funcionamiento y la existencia misma del sistema democrático, así como un canal que permite a las personas expresar sus demandas, disentir y reclamar por el acceso y cumplimiento a los derechos políticos y los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales”.

En ese sentido, exhortan a Cuba a respetar “el derecho a la libre manifestación y a abstenerse del uso de la fuerza y la criminalización”, y reiteran el llamado a que libere a las personas privadas de la libertad “por participación o apoyo a protestas sociales pacíficas en el país, así como las personas periodistas que han dado cobertura a las mismas”.

La delegación de EEUU ante la OEA

Frank Mora, embajador estadounidense ante la OEA, declaró el 11 de julio que Estados Unidos se “mantiene firme” en su apoyo a los derechos humanos en Cuba, y a la promoción de la Justicia en la isla.

“Es imperativo la rendición de cuentas por los abusos”, aseveró el diplomático estadounidense de origen cubano en la plataforma X.

En otro mensaje, Mora destacó que la CIDH denunció las violaciones que ocurren en Cuba y la delicada situación en la que se encuentra José Daniel Ferrer, el líder de la UNPACU que fue arrestado el 11J, recluido en la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba, y declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional.

Hay poca información sobre las condiciones en las que se encuentra Ferrer, porque el régimen lo mantiene aislado, con poca comunicación con su familia.

“Nosotros (Estados Unidos) también tenemos una profunda inquietud por su salud y seguridad y urgimos a Cuba a cumplir sus obligaciones y compromisos internacionales y a permitir acceso a su familia”, concluyó el embajador Mora.

La familia de Ferrer

Familiares de José Daniel Ferrer lanzaron a inicios de mes una campaña exigiendo fe de vida del prisionero político.

Su esposa, la doctora Nelva Ismaray Ortega Tamayo, dijo desde Santiago de Cuba que hace un llamado "a la comunidad internacional; a todas aquellas personas, organizaciones, instituciones amantes de la libertad y la democracia, a que nos apoyen en una campaña que hemos iniciado exigiendo fe de vida de mi esposo".

"Desde el 1º de abril de este año, desde ese día, nadie de la familia ha tenido contacto, nadie ha recibido una llamada (...) desde marzo del año pasado, no le han dado derecho a llamadas telefónicas; no le han dado derecho a, ni siquiera, poderse sentar con nosotros en una visita familiar ni matrimonial", denunció Ortega Tamayo.

Cerca de 2 mil cubanos han sido apresados por motivos políticos desde el estallido del 11J, denuncia ONG

Los cubanos salieron a las calles gritando consignas contra el régimen, como este cartel que demanda "Abajo la dictadura" y "Patria y Vida" que mostraron durante una de las protestas en La Habana ocurridas el 11 de julio de 2021. REUTERS / Alexandre Meneghini
Los cubanos salieron a las calles gritando consignas contra el régimen, como este cartel que demanda "Abajo la dictadura" y "Patria y Vida" que mostraron durante una de las protestas en La Habana ocurridas el 11 de julio de 2021. REUTERS / Alexandre Meneghini

La organización no gubernamental Prisoners Defenders denunció que, tres años después de las históricas manifestaciones pacíficas del #11J en Cuba, han contabilizado un total de 1.728 presos políticos, de los cuales 1.117 permanecen encarcelados.

Getting your Trinity Audio player ready...

En el balance realizado a tres años de las históricas manifestaciones populares del 11 de julio de 2021 por la organización independiente Prisoners Defenders (PD), indica que la cifra de presos políticos en Cuba suma un total de 1,728.

Tras algunas excarcelaciones (611, por cumplimiento de condena), en el mes de junio de este año la cifra es de 1.117, incluyendo la incorporación a ese listado de cinco nuevos prisioneros políticos, en lo que PD denomina como “escalada de represión criminal del régimen de Cuba”.

Cuando ocurrió el estallido nacional del julio de 2021, explica PD, en los registros sólo se contabilizaban 150 presos por razones políticas.


En la actualidad, 11.000 “civiles jóvenes, afrocubanos en su inmensa mayoría no pertenecientes a organizaciones opositoras, con penas medias de 2 años y 10 meses, sufren condenas ‘precriminales’, es decir, sin delito alguno cometido ni en grado de tentativa”, denuncia la entidad de derechos humanos.

“Cada año se ha condenado a prisión, desde hace décadas, a una media de 3.850 personas por esta causa, antes llamada Peligrosidad Social Predelictiva y a la que el nuevo Código Penal ha dado continuidad con la Desobediencia Penal Precriminal”, afirma PD.

Prisoners Defenders destaca el caso de la presa política Sulmira Martínez Pérez, para quien la fiscalía pide una condena de 10 años de cárcel por animar a los cubanos en redes sociales a protestar contra el gobierno, y el del activista José Antonio Pompa López, acusado de “propaganda contra el orden constitucional”, supuestamente por lanzar proclamas contra la dictadura”, destaca PD.

En relación a ambos procesos, la ONG llama atención acerca de la ausencia de “supervisión judicial”, así como del debido proceso o defensa efectiva, en flagrante violación de la ley internacional.

Consternación al recordar a las víctimas del Remolcador, a 30 años de su hundimiento en costas de Cuba

Hubo 10 menores de edad entre las víctimas del Remolcador 13 de marzo.
Hubo 10 menores de edad entre las víctimas del Remolcador 13 de marzo.

El hundimiento del Remolcador 13 de marzo, ocurrido el 13 de julio de 1994, en La Habana, cuando embarcaciones equipadas con mangueras embistieron la nave que huía de Cuba con decenas de personas a bordo, ha sido condenado como uno de los crímenes más horribles del castrismo.

Getting your Trinity Audio player ready...

Este sábado numerosas organizaciones, reconocidos políticos y ciudadanos en general han expresado consternación al conmemorarse el 30 aniversario del hundimiento del remolcador “13 de Marzo”, en la Bahía de La Habana, en el que decenas de personas, entre ellas 10 niños, perdieron la vida, tras ser atacados por patrullas navales.

El grupo zarpó a unos trescientos metros de la Capitanía del Puerto de La Habana, el 13 de julio de 1994 con 68 personas, incluida la tripulación, con el objetivo de escapar a los Estados Unidos. Para frustrar esta fuga las autoridades cubanas usaron cuatro embarcaciones equipadas con mangueras que embistieron la nave y a los pasajeros.

Un remolcador del tipo conocido como Polargo sorprendió a los tripulantes del "13 de Marzo" a unos doscientos metros de la Fortaleza del Morro. Comenzaron a lanzar los primeros chorros de agua con mangueras de alta presión. Otros tres Polargo esperaban escondidos detrás de El Morro, relató a Martí Noticias Jorge García Más, quien perdió en esa tragedia a catorce familiares.

Aniversario 30 del hundimiento del Remolcador “13 de marzo”
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:57 0:00

"El objetivo era hundir la embarcación y asesinar a sus tripulantes. Lo lograron cuando finalmente el remolcador, inundadas sus bodegas del agua lanzada contra las familias que pretendían buscar libertad, dio una vuelta de campana y el resto de los tripulantes que no habían sido barridos al mar por los chorros de agua de sus perseguidores terminaron en los abismos del Estrecho de la Florida, solo a siete millas de la bahía de la Habana", escribieron el expreso político de la Primavera Negra Regis Iglesia y el activista John Suárez, en una semblanza sobre la triste efemérides.

Uno de los primeros en recordar lo que muchos consideran como una verdadera masacre fue el senador republicano Rick Scott.

"Hoy conmemoramos el 30 aniversario del Remolcador 13 de Marzo y recordamos a quienes perdieron la vida. Como su senador de los Estados Unidos, no dejaré de luchar para que el régimen cubano rinda cuentas hasta que llegue un nuevo día de libertad en Cuba", escribió en sus redes sociales el exgobernador de la Florida.

También el senador cubanoamericano Marco Rubio condenó lo sucedido: "Hace tres décadas, los secuaces de la dictadura cubana ordenaron un brutal ataque contra un remolcador lleno de civiles, incluyendo niños, que huían de los horrores del comunismo".

"¡Qué se haga justicia para todos aquellos valientes que fueron brutalmente asesinados!", escribió el legislador republicano.

El congresista de origen cubano Mario Díaz-Balart expresó en un comunicado que el hundimiento ha sido uno de "los actos más crueles jamás cometidos contra el pueblo cubano por el despiadado régimen en Cuba".

"Las víctimas aún no han visto justicia por estos crímenes horrendos. El régimen cubano aun no se responsabiliza por las 37 inocentes víctimas que fueron ahogadas, incluyendo 10 niños y nueve adolescentes, y la víctima más joven, Helen Martínez Enriquez, quien tenía apenas seis meses de edad. Tristemente, los cubanos siguen sufriendo a manos de una dictadura corrupta que no respeta la vida humana ni la libertad", agregó el congresista.

El escritor y activista cubano Ariel Maceo Tellez dijo que ese día "el régimen cubano cometió uno de los actos más crueles y atroces en la historia del país".

"Sólo estaban tratando de huir del país, y Castro los mandó a asesinar", agregó el también periodista en sus redes sociales.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos recordó el "crimen abominable"y demandó justicia.

CPJ pide investigación de amenazas a periodista cubano director de elToque

José Jasán Nieves Cárdenas, director editorial de elToque, radica en Miami junto a su familia, y dijo al CPJ que presentó una denuncia ante el FBI sobre las amenazas recibidas en EEUU.
José Jasán Nieves Cárdenas, director editorial de elToque, radica en Miami junto a su familia, y dijo al CPJ que presentó una denuncia ante el FBI sobre las amenazas recibidas en EEUU.

El Comité para la Protección de los Periodistas pidió que se investiguen las amenazas contra el periodista cubano exiliado en Miami, José Jasán Nieves Cárdenas. El director de elToque sospecha que se trata de la Seguridad del Estado.

Getting your Trinity Audio player ready...

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) pidió a las autoridades de Estados Unidos que investiguen las amenazas contra el periodista cubano exiliado en Miami, José Jasán Nieves Cárdenas.

El comunicador dijo al CPJ que recibió un "mensaje de texto amenazante" el 21 de junio de un número desconocido con un código de país ecuatoriano, que decía “sabemos exactamente dónde encontrarlo” e incluía una foto y un vídeo de un coche pasando por su casa.

Nieves, director del sitio de noticias independiente elToque, con el que existe una colaboración para Martí Noticias, mediante el proyecto MartíVerifica, cree que la amenaza provino de agentes de la Seguridad del Estado cubano porque anteriormente recibió otros mensajes amenazantes de “Mabel” y “Franco”, los mismos nombres utilizados por los policías que lo interrogaron mientras estaba detenido en Cuba, informó el Columbia Journalism Review, una publicación de la Escuela de Periodismo de la prestigiosa Universidad de Columbia.

El CPJ explicó que elToque es un importante sitio web de noticias sobre Cuba y "ha enfurecido a las autoridades por su cobertura de los movimientos de protesta y las luchas económicas del país".

Las recientes amenazas vertidas contra Nieves Cárdenas "son preocupantes”, afirmó la coordinadora del programa de Estados Unidos, Canadá y el Caribe del CPJ, Katherine Jacobsen.

“Es vital que las autoridades estadounidenses garanticen que pueda trabajar en el exilio sin preocuparse por su seguridad e investiguen a fondo el origen de las amenazas en su contra”, agregó Jacobsen.

Nieves reveló al CPJ que presentó una denuncia ante el Buró Federal de Investigaciones (FBI) el 2 de julio. El FBI no respondió de inmediato a un correo electrónico del CPJ solicitando comentarios sobre la denuncia.

La amenaza se produjo cuando las autoridades cubanas intentaron suprimir los informes relacionados con eventos conmemorativos antes del aniversario de las protestas antigubernamentales del 11 de julio de 2021 en Cuba.

Pero en los últimos meses la publicación ha sido atacada desde el oficialismo cubano por el proyecto de monitoreo del cambio monetario en Cuba, que ofrece cada día las tarifas vigentes en el mercado negro.

"El gobierno cubano también ha perseguido a Nieves de una manera más personal: lo denunció en los medios respaldados por el gobierno como un agente de la CIA y un especulador que busca manipular el tipo de cambio para su beneficio personal. Nieves desestima esos ataques: dice que El Toque sobrevive modestamente gracias a subvenciones de gobiernos y fundaciones y con publicidad limitada. Pero no puede descartar la última amenaza", indicó la denuncia publicada en el Columbia Journalist Review.

“Esto confirma lo que ya sabíamos. El régimen cubano tiene espías dentro de nuestra comunidad. Creo que su objetivo es infundir miedo. El único recurso es esperar que no sean capaces de hacer algo más. Pero no puedo pensar sólo en mí: tengo que pensar en mi familia, mis dos hijos pequeños y mi esposa. Creo que parte de la estrategia de estos gobiernos autoritarios es hacernos parecer paranoicos, como si estuviéramos haciéndonos la víctima”, declaró el periodista cubano a la publicación fundada en 1961.

Joel Simon, director fundador de la Iniciativa de Protección del Periodismo en la Escuela de Periodismo Craig Newmark, recordó en el artículo del Columbia Journalist Review que la represión transnacional es real y es una táctica a la que recurren los gobiernos autoritarios cuando no logra silenciar a los periodistas una vez que ya están en el exilio.

"También es por eso que defender los derechos de periodistas como Nieves es tan esencial para garantizar que quienes viven en sociedades reprimidas en todo el mundo permanezcan informados", agregó el autor.

El año pasado Nieves Cárdenas fue galardonado por la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) con su premio anual, en reconocimiento al "rigor periodístico al reportar temas de considerable impacto social en Latinoamérica, basado en datos concretos y análisis imparciales".

En abril de este año, Nieves Cárdenas asistió a la celebración del "Día de Cuba en la Casa Blanca", un evento organizado por la Oficina de Participación Pública para reconocer las contribuciones de los cubanoamericanos en Estados Unidos y “destacar el compromiso de la actual administración con las comunidades latinas”.

Entre los participantes estuvo el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, el secretario de la Armada, Carlos del Toro, y el subsecretario del Departamento de Trabajo, José Javier Rodríguez.

Cargar más

XS
SM
MD
LG