Enlaces de accesibilidad

Crucero encalló por culpa del capitán, dice empresa naviera


El vocero de los bomberos dijo que se interrumpió la búsqueda submarina de 16 personas todavía desaparecidas

El capitán del crucero que encalló frente a la Toscana se desvió de su trayecto programado, un "error humano" que determinó la suerte del buque, informó el lunes la empresa italiana propietaria de la nave. Mientras tanto, las operaciones de rescate fueron interrumpidas por las aguas turbulentas, que desplazaron el barco ladeado.

La afirmación del presidente y director general de Costa Crociere, Pier Luigi Foschi, intensifica la presión sobre el capitán, que es investigado por las autoridades por supuesto homicidio y denuncias de que abandonó la nave en peligro antes de que los pasajeros estuvieran a salvo, lo que sería violatorio del código de navegación italiano.

En Lima, el padre de la peruana Erika Soria, quien trabajaba en el bar del crucero encallado en Italia y que continuaba desaparecida el lunes, dijo temer que haya fallecido.

Erika "se ha subido a un bote con un montón de gente y el bote se ha volteado, entonces quiere decir que ya no está con vida mi hija", agregó. Erika Soria, de 26 años, nació en la ciudad peruana de Cusco.

"No tengo ninguna noticia certera con relación al día de ayer (domingo). Aún hoy día se ha empeorado, parece, la situación de mi hija (Erika)", dijo Saturnino Soria, en declaraciones recogidas el lunes por Associated Press Television News.

"Otra de mis hijas (Madeleine) que ha ido desde Madrid hasta allá (Italia) se ha comunicado recién con el cónsul (peruano) y le han dado... la información de que en el momento del accidente (Erika) era la última que ha quedado en el barco".

El cadáver de un pasajero fue encontrado el lunes entre los restos del crucero de lujo Costa Concordia, aumentando a seis el número de muertos confirmados por el desastre, informaron autoridades italianas.

El vocero de los bomberos, Luca Cari, informó a la radio estatal que la víctima era un hombre y fue encontrado en un corredor en la parte del barco que todavía está en la superficie. Agregó que la víctima vestía el chaleco salvavidas color naranja de los pasajeros.

El Costa Concordia embistió arrecifes el viernes, hizo agua y se hundió de costado en la zona portuaria de Giglio. Enseguida se procedió a la frenética evacuación de las 4.200 personas a bordo.

La operación de rescate se interrumpió el lunes por la tarde cuando el barco se desplazó unos pocos centímetros tanto vertical como horizontalmente en mar agitado. Se teme que los desplazamientos podrían empezar a filtrar unos 500.000 galones de combustible en las aguas prístinas en torno de la isla de Giglio.

El vocero de los bomberos dijo que se interrumpió la búsqueda submarina de 16 personas todavía desaparecidas. El número de desaparecidos creció porque dos sicilianas, originalmente enlistadas entre los evacuados, no han contactado a sus familiares.

Foschi agregó que su compañía, que es propiedad de la línea de cruceros más grande del mundo, Carnival Corp., asistirá legalmente al capitán Francesco Schettino, pero agregó que la empresa se desasociaba del comportamiento de este.

El ejecutivo dijo en una conferencia de prensa que los barcos de Costa tienen sus rutas programadas y que suenan alarmas cuando se desvían.

"Esta ruta fue programada correctamente", afirmó. "El hecho de que se desvió de su trayecto se debe solamente a una maniobra del comandante que no fue aprobada ni autorizada".

Schettino insiste en que no abandonó el barco prematuramente. Dijo a la televisión Mediaset que hizo todo lo posible para salvar vidas. "Fuimos los últimos en abandonar el barco", afirmó.

La agencia Efe dijo que la Organización Marítima Internacional (OMI) reconoció que el naufragio del crucero Costa Concordia frente a la costa italiana podría obligar a revisar la normativa de seguridad de los grandes barcos de pasajeros.

En un comunicado emitido en Londres, el secretario general del organismo vinculado a la ONU, Koji Sekimizu, instó a las autoridades italianas a investigar exhaustivamente lo ocurrido y a remitir sus conclusiones.

"Debemos considerar seriamente las lecciones que se puedan extraer y, si es necesario, reexaminar la regulación sobre seguridad de los grandes barcos de pasajeros a partir de las conclusiones de la investigación", declaró Sekimizu.

"La OMI no debe tomar este accidente a la ligera", subrayó.

Sekimizu expresó su pésame a las familias de las víctimas del naufragio, que se ha cobrado la vida de al menos seis personas.

"Las causas del accidente aún no se han establecido. Debemos esperar a la investigación y no prejuzgar ni hacer conjeturas", afirmó el secretario general, y añadió: "En el centenario del Titanic, se nos recuerda una vez más los riesgos que conllevan las actividades marítimas".

Entretanto, el gobierno italiano, que preside Mario Monti, decretará el estado de emergencia en la zona en la que naufragó en la noche del pasado viernes el crucero "Costa Concordia", ante las posibles fugas de combustible y otros materiales contaminantes.

Así lo anunció hoy el ministro italiano de Medioambiente, Corrado Clini, al término de una reunión en la delegación del Gobierno en Livorno (centro de Italia), donde analizó la situación actual del crucero que encalló en aguas de la isla de Giglio, un naufragio que hasta ahora ha dejado seis muertos y una quincena de desaparecidos.

"Existe un riesgo importante, vinculado a la cantidad de carburante que hay en el depósito", indicó el ministro, quien aseguró que en cuanto se tenga constancia de posibles fugas de materiales contaminantes tomar las medidas "necesarias para reducir y contener el riesgo".

El ministro italiano explicó que se le ha exigido a la compañía responsable del barco, Costa Cruceros, que disponga de un programa para "evitar la contaminación ambiental que se podría determinar por la pérdida de carburante y sobre el traslado de la nave de donde se encuentra".

La isla de Giglio forma parte de un parque natural marino considerado uno de los más importantes ecosistemas del Mediterráneo.

Aunque el alcalde de la localidad, Sergio Ortelli, aseguró en los pasados días que no se habían registrado fugas de combustible, en las últimas horas los helicópteros que trabajan en las tareas de rescate divisaron algunas manchas en el agua.

XS
SM
MD
LG