Enlaces de accesibilidad

La geoingeniería climática podría salvar los corales


El método de ingeniería climática supone inyectar gas en la estratósfera terrestre que refleje la energía del Sol.

Un estudio combinado sugiere que la técnica llamada gestión de radiación solar puede reducir la decoloración del coral a nivel global, pese a la amenaza de daños severos para mediados de este siglo.

El aumento de temperatura de la superficie marina y la acidificación de los océanos, causados por el incremento de los niveles de CO2 en la atmósfera, son algunas de las razones del blanqueo de los arrecifes de coral.

Esa afección puede dañar seriamente o destruir sistemas enteros de arrecifes coralinos y se prevé que se intensifique en las próximas décadas debido al estrés ejercido sobre los corales por el aumento de la temperatura del agua del mar.

Los expertos creen que, incluso bajo los escenarios más ambiciosos de reducción de CO2, a mediados de este siglo se producirá una severa y generalizada extensión de esa dolencia que afecta a los arrecifes de coral.

Sin embargo, una técnica de geoingeniería llamada gestión de radiación solar (SRM en inglés) puede reducir el riesgo de una grave decoloración del coral a nivel global, según sugiere un estudio del Carnegie Institution for Science de la Universidad de Exeter y del Centro Hadley para el cambio climático (Reino Unido), así como de la australiana Universidad de Queensland.

El método SRM supone inyectar gas en la estratosfera terrestre -en la simulación sobre la que basa el estudio se habla de dióxido de azufre- para formar partículas microscópicas que reflejen parte de la energía del sol y ayuden así a limitar el aumento de las temperatura en la superficie marina.

El estudio compara los efectos de esa posible medida con los escenarios más agresivos de reducción de emisiones de CO2 contemplados por el Grupo Intergubernamental de expertos en Cambio Climático de la ONU (IPCC) y concluye que a los arrecifes de coral les iría mucho mejor con las técnicas de geoingeniería a pesar de la creciente acidificación de los océanos.

XS
SM
MD
LG