Enlaces de accesibilidad

Congresistas cuestionan decisión de EEUU sobre Havana Club


Botellas de ron Havana Club a la venta en una tienda para turistas, en La Habana.

Se trata de la decisión de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de permitir a la empresa estatal cubana Cubaexport renovar el registro de la marca en Estados Unidos.

Veinticinco congresistas, entre republicanos y demócratas, enviaron una carta a los secretarios estadounidenses del Tesoro, Jack Lew, y de Estado, John Kerry, para cuestionar la decisión de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de permitir a la empresa estatal cubana Cubaexport renovar el registro de la marca Havana Club en Estados Unidos, publican este jueves medios de prensa.

La batalla legal por el derecho concedido a una empresa estatal cubana para usar la marca Havana Club en Estados Unidos escalaba un nuevo peldaño de confrontación este jueves durante una audiencia ante el Congreso.

“La audiencia fue convocada por el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, y contará con las intervenciones de altos funcionarios de la administración Obama, así como de ejecutivos y expertos legales. La discusión tendrá lugar en el Subcomité de Tribunales, Propiedad Intelectual e Internet.

"Cubaexport reclama derechos sobre Havana Club gracias a la confiscación, sin compensación, de la compañía de José Arechabala", por parte del Gobierno de Fidel Castro, "Estamos preocupados por las implicaciones de la decisión parara lo tenedores estadounidenses de propiedad intelectual", dicen los congresistas en la carta que ha sido publicada en medios digitales como Diario de Cuba.

“Esta decisión de la OFAC permitiría al Gobierno cubano comercializar en Estados Unidos el ron producido en la Isla tras un eventual levantamiento del embargo”.

En su carta a los secretarios del gobierno estadounidense, los legisladores, encabezados por la republicana Ileana Ros-Lehtinen y la demócrata Debbie Wasserman Schultz, ambas de Florida, “recuerdan que en 1997 la OFAC revocó la licencia a Cubaexport cuando la empresa estatal intentó transferirla a su socio, la compañía francesa Pernord Ricard, que comercializa el ron Havana Club”.

Teniendo en cuenta que la OFAC negó en 2006 a Cubaexport la renovación de la marca, los congresistas recordaron que estas políticas “han sido disuasorias para aquellos que han procurado obtener beneficios de confiscaciones no compensadas".

“La compañía Bacardí compró a la familia Arechabala los derechos de Havana Club y produce un ron bajo esa marca en Puerto Rico”, y Bacardí, “que ha sostenido una larga batalle legal con el Gobierno cubano por la marca, pidió explicaciones a Washington por permitir a Cubaexport la renovación del registro”.

La decisión de la OFAC podría alentar "a que cualquier entidad extranjera confisque marcas registradas y propiedades de los Estados Unidos. Esta decisión, políticamente motivada, puede servir como precedente negativo sobre la expropiación de propiedad intelectual norteamericana por gobiernos extranjeros", advirtió la cubanoamericana Ros-Lehtinen en una declaración que publica su oficina.

"Debemos asegurarnos que las marcas registradas de nuestras compañías sean protegidas de la confiscación por cualquier gobierno extranjero", afirmó por su parte Wasserman Schultz.

La carta está firmada además por los congresistas republicanos Mario Díaz-Balart, Carlos Curbelo, Ed Royce, Jeff Duncan, Darrell Issa, Bill Posey, Ted Yoho, Ander Crenshaw, Gus Bilirakis, Ron DeSantis, Peter Roskam, Jeff Miller y Marsha Blackburn.

Asimismo, respaldan el texto los demócratas Albio Sires, Eliot Engel, Ted Deutch, Alcee Hastings, Lois Frankel, Alan Grayson, Frederica Wilson, Patrick Murphy, Pedro Pierluisi y Corrine Brown.

XS
SM
MD
LG