Enlaces de accesibilidad

Congresista cubanoamericana rinde honores a las madres


La congresista cubanoestadounidense Ileana Ros-Lehtinen pidió honrar a las madres en este día y recordó con especial atención el ejemplo de su madre cubana Amanda Ros.

La congresista cubanoestadounidense Ileana Ros-Lehtinen pidió honrar a las madres en este día y recordó con especial atención el ejemplo de su madre cubana.



Este domingo aprovechemos la oportunidad para honrar a todas las madres increíbles. Y mientras que para nuestras madres una tarjeta, una llamada o una visita siempre son agradables, también cabe reflexionar sobre el verdadero significado de este día tan especial. Reflexionemos en cómo su amorosa guía ha influido en nosotros, nuestras comunidades y sociedad. Las madres son superheroínas. En el hogar son maestras, grandes admiradoras, amigas, y también las primeras en auxiliar nuestros golpes, raspones y sentimientos heridos. Pero no olvidemos que según el Departamento del Trabajo, casi el 60% de nuestra fuerza laboral son mujeres y de esas mujeres, más del 70% son madres con hijos menores de 18 años.

Este Día de las Madres, recordaré a mi propia madre con los más preciados recuerdos. Mi madre era no sólo una esposa amorosa y un consuelo para mi hermano y para mí. Ella era una amiga para todos los que conoció. Con su personalidad maravillosa y positiva podía iluminar cualquier lugar que visitara, especialmente con sus refranes cubanos inteligentes. Después de escapar del brutal régimen en Cuba, mi madre estaba decidida a triunfar y asegurar un futuro brillante para sus hijos en los Estados Unidos de América. Ella trabajaba en una cafetería de hotel en Miami Beach, y tanto ella como mi padre me inculcaron una fuerte ética de trabajo. Me enseñaron a seguir mis creencias y apasionadamente servir a los demás.

Aunque mi madre ya no está con nosotros, ella continúa siendo mi modelo a seguir y el “impulso bajo mis alas”. Como un miembro del Congreso, con su ejemplo trabajo para todos los residentes del Sur de la Florida y sigo luchando por la democracia y los derechos humanos de las personas en todo el mundo.

Honremos y recordemos a todas las madres que en nuestras vidas nos han amado y cuidado, que han tenido fe en nuestros propósitos y nos han impulsado a ser lo mejor que podemos. Gracias a todas las madres y abuelas que han impactado nuestras vidas en más formas de las que podemos expresar alguna vez. ¡Feliz Día de las Madres!


Esta columna fue publicada originalmente en el Diario Las Américas
XS
SM
MD
LG