Enlaces de accesibilidad

Internet para todos, gratis y segura es posible


Un barrio pobre de Brooklyn utiliza la tecnología Commotion, una herramienta capaz de proveer conexión Wi-Fi gratis y de forma segura a toda una comunidad.

Desde un tejado en una zona pobre de Brooklyn, New York, se ha probado un tipo de conexión a internet que podría funcionar en Cuba, que es además gratis y aseguran cuenta con máxima seguridad, según un reportaje de Gabe Silverman en The Washington Post.

Una red que funciona a través de un router ofrece conexión a otros dispositivos como laptops o teléfonos móviles, y aunque uno de ellos caiga en manos de la policía o quede fuera de servicio, la red continúa funcionando. Si se implementara en Cuba donde las las conexiones actuales se dan por las líneas de telefonía fijas, esta sería una de las grandes ventajas.

La buena noticia la ha hecho realidad el Open Tecnology Institute/ New America Foundation (NAF), una organización sin fines de lucro encargada de los problemas de la economía y la información de cara al siglo XXI. Entre los empeños de NAF está invertir en individuos con capacidades excepcionales que puedan influir con sus ideas en los cambios políticos que necesitan muchos países.

El instituto desarrolló el programa Commotion, una herramienta capaz de proveer conexión Wi-Fi gratis y de forma segura a toda una comunidad, señaló el rotativo capitalino.

Los integrantes de Red Hook Initiative, otra organización no lucrativa que busca reanimar una zona pobre de Brooklin, ha implementado Commotion de manera eficaz y sin costo alguno. En sus comienzos, Commotion se sirvió de alambres de cobre y envases desechables para echar a andar una internet gratis para los pobres del barrio Red Hook.

Sascha Meinrath, vice-presidente del Open Tecnology Institute explicó al reportero de The Washington Post que “Commotion está pensado para que funcione, y pueda burlar la censura y la vigilancia a los defensores de los Derechos Humanos en países como Cuba y Corea del Norte”.

Esta tecnología no solo es esencial para contrarrestar los ataques a la información libre, sino también en caso de desastres naturales: con un proveedor de internet, una red como la instalada en Red Hook pudiera dar servicios a una pequeña comunidad y ser multiplicada varias veces.

Red Hook recibió la ayuda de SIMA, una organización caritativa que le proveyó servicio satelital y el año pasado sobrevivieron una semana informados ante los embates del Huracán Sandy.

Otro de los ejemplos expuestos es el de la Primavera Árabe en 2011, cuando el gobierno sirio desconectó la telefonía móvil para impedir la comunicación y la tecnología Commotion mantuvo conectados a los ciudadanos al punto de que miles de sirios coordinaron un alzamiento y se lanzaron a las calles.

Las consecuencias de Red Hook Initiative van a influir definitivamente sobre diferentes actores sociales, como pueden ser periodistas independientes, defensores de los Derechos Humanos y otros activistas por los derechos ciudadanos, han dicho los expertos. Tales aseveraciones parecen ser un silbato de alerta para las organizaciones no lucrativas que tienen como misión ayudar a los ciudadanos en las sociedades totalitarias y cerradas.

La organización sin fines de lucro New America Foundation recibió fondos de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) para el desarrollo de programas de este tipo por un monto de 4.3 millones de dólares, que abarcan el periodo entre septiembre de 2012 al 2015.

En numerosas ocasiones, opositores cubanos han sufrido la desconexión de sus teléfonos móviles o envío de mensajes no deseados; la salas de navegación pública son consideradas verdaderas trampas digitales, según han expresado expertos dentro de Cuba, por eso Red Hook Initiative puede ser una luz en el camino.

El pasado mes de mayo, el vicepresidente de los consejos de Estado y Ministros, Miguel Díaz-Canel declaró que era casi imposible prohibir el flujo de información. Los residentes de Brooklyn tienen de primera mano la evidencia, la información no se controla.

Commotion: una herramienta para conectarse a Internet
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:36 0:00
  • 16x9 Image

    Luis Felipe Rojas

    Luis Felipe Rojas Rosabal, 1971. Narrador, poeta y realizador audiovisual. Tiene publicados -entre otros- los poemarios Para dar de comer al perro de pelea (2013) y Máquina para borrar humanidades (2015). Conduce el programa Contacto Cuba, de Radio Martí. Periodista dedicado al tema de los Derechos Humanos, ha recibido seminarios de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Lector voraz, amante del running, las artes plásticas y la música alternativa. Es autor del blog Cruzar las alambradas . Siga a Luis Felipe Rojas en @alambradas.

XS
SM
MD
LG