Enlaces de accesibilidad

Cómo las llamas se convirtieron en "mulas"


La llama, la alpaca, la vicuña, y el guanaco.

Los rebaños, que antes cruzaban la frontera unas dos veces al día en busca de alimento, lo hacen ahora hasta cinco veces cada jornada.

La fuerza antidrogas de Bolivia ha detectado el uso, cada vez más frecuente, de rebaños de llamas para introducir cocaína desde Bolivia a Chile, explicó hoy el rotativo boliviano La Razón. El trasiego se hace a través de las zonas de pasto que se encuentran en la frontera entre ambos países.

El método es el que sigue: La droga es camuflada entre el pelaje de los animales y también introducida en cápsulas en sus estómagos, según publica el diario boliviano, que cita fuentes de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (Felcn).

Los rebaños, que antes cruzaban la frontera unas dos veces al día en busca de alimento, lo hacen ahora hasta cinco veces cada jornada, lo que despertó las sospechas de las autoridades, que comenzaron a inspeccionar a los animales y detectaron la droga.

Una recua de unas 50 llamas puede transportar en cada viaje hasta 100 kg de cocaína, según la misma fuente.

En los últimos cuatro meses se detectaron entre 30 y 50 casos de este tipo, principalmente en las áreas fronterizas de los departamentos de Oruro y Potosí, en el altiplano boliviano, detalla la agencia Efe. El ministro de Gobierno (Interior) de Bolivia, Carlos Romero, confirmó en declaraciones al citado medio que las autoridades están al tanto de esta nueva modalidad de narcotráfico.

"Sí, es posible que se saque la droga en los animales como nuevo método", dijo el Ministro, quien reconoció "la creatividad de los traficantes de droga, que se inventaron todo tipo de mecanismos en el último tiempo".

Bolivia ha anunciado que reforzará los controles en las zonas fronterizas con Chile, donde se produce este tipo de tráfico. El país andino es, junto a Perú y Colombia, uno de los tres principales productores mundiales de hoja de coca, que es el ingrediente principal para sintetizar su derivado ilegal, la cocaína.

La hoja de coca tiene en Bolivia usos culturales y medicinales reconocidos en la constitución, pero una parte importante de la producción de la planta es desviada al narcotráfico.

En lo que va de año, la fuerza boliviana antinarcóticos ha incautado 48.2 toneladas de droga (34.8 toneladas de marihuana y 13.4 de cocaína), ha detenido a 1.653 personas por supuestos delitos de narcotráfico y destruido 1.485 laboratorios de producción, purificación y reciclaje de cocaína.

XS
SM
MD
LG