Enlaces de accesibilidad

Las FARC buscan protagonismo en Oslo


Familiares de secuestrados y desaparecidos por las FARC se reunieron en Bogotá en vísperas del inicio del proceso de paz en Oslo.

La enviada especial del diario El Tiempo a las negociaciones de paz en Noruega entre la guerrilla y el gobierno de Colombia dice que las FARC están teniendo toda la publicidad que quieren.

El arranque del proceso de paz en busca de poner fin a un conflicto de más de 50 años en Colombia y que debe quedar instalado este jueves en Oslo, Noruega, está dándole tanta publicidad a las FARC como la guerrilla desea “y más de lo que el gobierno quisiera”, dice en un reportaje la enviada especial a las conversaciones del diario colombiano El Tiempo.

La nota destaca que el periódico más importante de Noruega, el Astenposten, dedicó dos páginas al asunto y a un foro impulsado en Oslo por 20 organizaciones sociales para apoyar las negociaciones de paz, mientras que la publicación de izquierda Klassekampen no se quedó atrás y entrevistó al exguerrillero Yesid Arteta.

Según la reportera aún está en discusión, aunque la guerrilla lo da por hecho, que se celebre un acto público cuando ellos lleguen este miércoles a Oslo. “Está claro –precisa-- que las Farc pretenden aprovechar hasta donde sea posible el escenario protagónico que les abre este proceso”.

Y aunque está por verse cuánto de eso logran, agrega, “la inclusión repentina de la holandesa Tanja Nijmeijer -no se sabe si viene a Oslo- es una prueba de que pueden dar otras sorpresas”. Nijmeijer, incluida a última hora en la delegación de las FARC, vive desde hace diez años como una guerrillera en la selva colombiana.

El reportaje también señala que se le ha querido dar categoría de hito al proceso de las conversaciones con “la llegada a la negociación del duro de las FARC, 'Iván Márquez', el que según algunos le da realismo a la negociación y el que, según otros, puede ser como una vaca muerta en la mitad de un camino”.

La cuestión es que como muchos otros cabecillas de la guerrilla, sobre Márquez pesan numerosos cargos judiciales, y como dijo hace dos días el noruego Jan Egeland, director para Europa de Human Rights Watch, --destaca la periodista—“los jefes guerrilleros con delitos atroces probados y que han ´matado tantos civiles´ no pueden quedar sin castigo”.

Tras recordar que desde Colombia, también las víctimas han pedido la justicia, la verdad y la reparación que (los guerrilleros) les deben, el artículo resalta que el proceso de paz arranca en medio de estos y otros dilemas, y de una expectativa que trasciende a Colombia.
XS
SM
MD
LG