Enlaces de accesibilidad

‘Harlistas’, rara avis sobreviviente en Cuba


El primer encuentro nacional de las Harley Davidson ha sido una iniciativa independiente de los propietarios de esas motocicletas.

“Tener una Harley-Davidson era sinónimo del imperialismo norteamericano y fue mal mirado por mucho tiempo, aunque ya ha pasado un poco”, dijo el mecánico Fernando Varera.

El sonido atronador de una Harley Davidson es inconfundible y aunque llevan más de cincuenta años rodando por las calles de Cuba, muchas se conservan de una manera que ahora están cotizadas en miles de dólares.

Un reportaje aparecido esta semana en el sitio Driving, ubicado en California, muestra un taller de mantenimiento de estas cincuentenarias motos. Para Fernando Varera, un viejo mecánico y ‘harlista’ de corazón, el amor que le ponen al mantenimiento de estos equipos ayuda tanto como las piezas que reforman una y otra vez.

“Tener una Harley-Davidson era sinónimo del imperialismo norteamericano y fue mal mirado por mucho tiempo, aunque ya ha pasado un poco”, dijo Varera. Este 'harlista' se ríe porque cuando hace sonar su sirena, los autos le dejan libre el camino creyendo que es la policía.

Con el nombre de Tercera Concentración de Motores Harley Davidson, el sitio digital Harlistascubanos.com ha convocado para los días del 6 al 10 de febrero de 2014 en Varadero, Matanzas, una exhibición de motos donde concursarán en distintas modalidades como: Quién arranca más rápido, el motor más antiguo, el motor mejor restaurado, el mejor restaurado y original, entre otros.

Las bases de la convocatoria anuncian precios y requistos como los siguientes: “Al igual que el año 2013, debemos señalar que esta concentración no ha sido organizada por ningún club de motos en específico, por lo que son invitados todos los propietarios de motores Harley Davidson de Cuba y de otros países que quieran compartir, no importa al club que pertenezca ni los colores que vistan. El costo de la acreditación para los Harlistas visitantes será de 30 cuc por motorista, acompañante 25 cuc”.

La Harley-Davidson fue introducida en Cuba a principio de los años 20 del siglo pasado y se utilizaron como parte de la Policía motorizada del gobierno de Gerardo Machado.

Una familia
El estigma contra los ‘harlistas’ ha pasado a un segundo plano, afirma Varera. Sin embargo han tenido que aglutinarse y cerrar filas para mantener su identidad. En 1992 se estableció el Club de Motos Clásicas de Cuba, con el objetivo de animar a los motoristas y amantes de esta famosa marca a mantener sus equipos e intercambiar piezas e información.

El gurú fue José Lorenzo Cortés, mecánico y restaurador de harleys. Como éste desapareció en 1990, ahora el tercer domingo de cada mes de junio se celebra en el cementerio de Colón el “Día del motorista ausente”.

Varias organizaciones no lucrativas del mundo ayudan con piezas y conocimiento a esta tropa de nostálgicos y apasionados. Como expresa el mismo Varera, “a cada rato nos envían piezas y neumáticos, eso es una gran ayuda. Para los ‘harlistas’ no hay otro idioma que el amor y la perseverancia”, concluyó.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG