Enlaces de accesibilidad

50 años de Ediciones Universal, un remanso de la cultura cubana en Miami


Librería Universal en Miami, Florida. (Imagen de Archivo)

La librería -de manera física- cerró en 2013, pero la editorial ha continuado su producción y desde entonces ha publicado treinta títulos, con lo que se acomoda a la era de la venta de libros en Internet.

Ediciones Universal, aquel amparo que tuvieron los escritores y lectores cubanos en Miami desde inicios de la década de 1960, está cumpliendo 50 años de vida.

La librería -de manera física- cerró en 2013, pero la editorial ha continuado su producción y desde entonces ha publicado treinta títulos, con lo que se acomoda a la era de la venta de libros en Internet.

Decir “la Universal”, era una elipsis que encerraba la editorial y un nombre insoslayable: Manuel Salvat, su alma y genio. El diario El Nuevo Herald publica este sábado un extenso reportaje con testimonios y datos sobre ese “pilar de la cultura cubana en Miami”.

Entre los entrevistados, la profesora Mariela A. Gutiérrez, de la Universidad Waterloo, en Canadá, expuso que “las publicaciones de Universal han sido fundamentales para desarrollar mi labor como investigadora sobre la obra de Lydia Cabrera”.

Gutiérrez, que al menos una vez al año visitaba la ciudad del Sol añadió: “Ediciones Universal siempre estuvo a mi lado. Mis dos primeros libros sobre nuestra querida Lydia Cabrera fueron publicados con Ediciones Universal en 1986 y 1991 y una de las muchas virtudes que siempre tuvo la editorial, a mis ojos, es la de tener una sistema de distribución extraordinario, o sea, el sueño realizado de cualquier autor que desea ser leído”.

La librería La Universal era un lugar obligado para estudiosos o simples lectores que no querían desprenderse del ámbito cubano por medio de la lectura.

Muchos cubanos aprovechaban sus viajes a Miami para apertrecharse de libros sobre temas cubanos y socializar en la librería de la Calle Ocho, donde era frecuente encontrarse a figuras de la cultura cubana, refiere el artículo de ENH.

“Entrar en el ámbito de tantos y tantos libros cubanos, de ayer, de hoy y de mañana siempre me produjo escalofríos de emoción. Salvaguardar nuestra cultura siempre fue el lema de Ediciones Universal; me pregunto cuánta gente en realidad se ha dado cuenta de esta inigualable virtud que preservó (y aún preserva) lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos los cubanos, dentro y fuera de la isla, gracias a la familia Salvat”, asevera la Dra. Gutiérrez.

Las ediciones comenzaron en 1969, recuerda Salvat, quien destacó los aportes de su familia al sostén de la empresa. “El trabajo de mis cuatro hijos, Marta María, María Cristina, Juan Manuel y Miguel es esencial en la historia de nuestra empresa. Todavía se ríen, en las reuniones familiares, por la cantidad de cajas que cargaron los varones”, indica el hombre de negocios.

Los orígenes de Ediciones Universal se remontan a 1965 como Distribuidora Universal, vendiendo libros a través de catálogo y por correo. “Poco tiempo después, abrimos nuestro primer local, la Librería Universal, en la Calle Ocho y la avenida 24. Difícil comienzo, pues se vendía muy poco y a fin de mes tenía que llamar al dueño del edificio para que nos diera unos días para el pago”, concluye Salvat.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG