Enlaces de accesibilidad

Recuerdan en Taiwán el aniversario de represión en Tiananmen


Tanques en la plaza de Tianamen Pekin. Archivo

El Gobierno chino sigue sin publicar la cifra total de muertos, mientras los supervivientes o los familiares de las víctimas siguen estando perseguidos en el país.

Este viernes se celebraron actos en Taiwán y otros lugares del mundo por el 27 aniversario de la sangrienta represión china de las protestas prodemocracia que tuvieron su corazón en la plaza Tiananmen de Beijing en 1989.

Mientras, el gobierno en China, donde el incidente sigue siendo un tema tabú, dijo que hace mucho que pasó página sobre la "agitación política".

El ex líder estudiantil Wu'er Kaixi y varios legisladores del parlamento de la isla recordaron la operación militar del 4 de junio de 1989, que dejó cientos y posiblemente miles de muertos.

La democracia y la sociedad abierta de Taiwán han servido desde hace años como contrapunto del sistema autoritario de un sólo partido en China, que no permite el debate sobre los sucesos de 1989 ni actos en memoria de las víctimas.

Wu'er afirmó a la agencia de prensa AP que el gobierno chino le impide regresar al país y prohíbe que sus ancianos padres viajen para reunirse con él fuera de China. "Esto es lo que me ha hecho esa llamada gran nación", dijo Wu'er a los participantes de la reunión ante el Parlamento taiwanés. "Enfrentamos una china ruin y brutal".

Wu're huyó de China tras la represión, en la que fue identificado como el segundo más buscado de los líderes estudiantiles. Incapaz de regresar a casa, se casó con una mujer taiwanesa y se instaló en la isla en 1996. Este año se presentó sin éxito a las elecciones por un escaño parlamentario, recuerda la nota informativa.

Pro-democracy activists march for the vindication of the June 4 massacre in Hong Kong
Pro-democracy activists march for the vindication of the June 4 massacre in Hong Kong

Ante la llegada del aniversario, China reforzó la seguridad y los familiares de las víctimas se han visto sujetos a restricciones adicionales. Al menos media docena de personas fueron detenidas por intentar celebrar actos de recuerdo a las víctimas de la represión, según medios, aunque un pequeño grupo de personas con camisetas que condenaban el suceso se reunieron en la plaza el domingo. Entre ellos estaba el ex pintor de casas Qi Zhiyong, que perdió las dos piernas tras ser baleado por tropas desplegadas bajo la ley marcial el 4 de junio de 1989.

En Pekín, cuando se le preguntó por el aniversario, la portavoz del Ministerio chino de Exteriores Hua Chunying dijo que China "alcanzó hace tiempo una conclusión clara sobre la agitación política al final de la década de 1980 y otros asuntos relacionados".

El explosivo crecimiento económico chino en los años posteriores "demuestra que la senda del socialismo con signos chinos que decidimos seguir... está en línea con el interés fundamental del pueblo chino, y representa un deseo compartido por todos", dijo Hua a periodistas en una rueda de prensa diaria.

Otro antiguo líder estudiantil, Wang Dan, dijo en un acto conmemorativo en Tokio que el desarrollo de China tras el suceso demuestra que no es cierto que el crecimiento económico termine llevando a la democracia. Wang, que ahora es profesor en Taiwán, dijo que celebrar estos actos de recuerdo va más allá de rememorar los sucesos de 1989. "Es un gesto para mostrar la posición política de uno", dijo. "Es un gesto para combatir la visión del Partido Comunista".

Testimonio del escritor Ma Bo.

El escritor Ma Bo no fue el primero en llegar, pero sí de los últimos en irse y de los pocos que se atreve a hablar de ello sin tapujos, a sabiendas de que puede suponer su arresto. El intelectual explicó a la agencia de prensa EFE los últimos momentos de las históricas protestas de Tiananmen, cuyo sangriento final marcó a toda una generación. "La matanza me abrió los ojos sobre la crueldad del Partido Comunista chino (PCCh). A mí y a muchos". Este intelectual de 68 años se muestra contundente y la precisión de sus recuerdos asombra cuando este sábado se cumplen 27 años de la noche más oscura de China.

Entre cientos y miles de personas, según diversas fuentes, perecieron en las calles de Pekín del día 3 al 4 de junio de 1989 después de casi siete semanas de protestas a favor de las libertades y contra la corrupción en el gobernante partido único, el PCCh. Eran estudiantes, periodistas o trabajadores de fábricas; también algunos militares. El Gobierno chino sigue sin publicar la cifra total de muertos, mientras los supervivientes o los familiares de las víctimas siguen estando perseguidos en el país.

TIANANMEN ABRIÓ LOS OJOS SOBRE CRUELDAD DE PCCH, DICE ESCRITOR DE LA PROTESTA
TIANANMEN ABRIÓ LOS OJOS SOBRE CRUELDAD DE PCCH, DICE ESCRITOR DE LA PROTESTA

"Para mantener su poder se atrevieron a matar. Incluso hubo muertos de tan sólo 9 años", afirma en su vivienda de Pekín Ma, autor entre otras obras de "Blood Red Sunset", que trata el caos y la violencia de la Revolución Cultural y que causó sensación en este país en 1988. Ma se lanzó a la calle con la multitud poco después de que comenzara el movimiento y, como otros periodistas, acabó convirtiéndose en un manifestante más.

El día 3 estuvo toda la mañana en la plaza que daría nombre a la tragedia. "Volví a casa a descansar pero me marché corriendo al escuchar un anuncio del Gobierno por la radio", explica. El PCCh había recomendado a la población no salir a la calle y a él le pareció un mensaje claro: iban a desalojarles. Ma relata cómo "millones de personas" obviaron la recomendación oficial y fueron a apoyar a los manifestantes. "Creíamos que si éramos muchos no dispararían", dice con pesar.

La violencia comenzó de noche, justo cuando en la plaza se celebraba la inauguración de "la Universidad de la Democracia de Tiananmen". "Recuerdo que me nombraron profesor honorífico y entonces escuchamos los disparos de lejos".

En aquel momento, Cuba, Corea del Norte, Checoslovaquia y la RDA apoyaron la represión de las autoridades chinas.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG