Enlaces de accesibilidad

Catar favorable al envío de tropas árabes a Siria para detener la violencia


Funcionarios estadounidenses denuncian que Irán suministra armas al gobierno de Bashar el Asad para reprimir a los opositores

El emir de Catar defendió el sábado el envío de tropas árabes a Siria para "detener la matanza" en el país, sacudido desde hace diez meses por una revuelta contra el régimen reprimida con violencia, lo que supone la primera vez que un país árabe se muestra favorable a tal medida.

Por otra parte, altos funcionarios de Estados Unidos aseguraron a la AFP que Irán provee armas al régimen del presidente Bashar el Asad, con las que reprime las protestas opositoras.

Interrogado por el canal de televisión estadounidense CBS sobre la necesidad de enviar tropas árabes a Siria, el emir de Catar, el jeque Hamad bin Jalifa al Thani aseguró que "algunos efectivos deberían ir" para terminar con la sangrienta represión de las fuerzas del presidente Al Asad.

El emir catarí se convirtió así en el primer líder árabe en pedir públicamente el despliegue de tropas árabes en Siria, donde la represión del movimiento de contestación contra el régimen ha causado ya más de 5.000 muertos desde mediados de marzo, según la ONU.

"Para detener la matanza (...) es necesario enviar tropas", reiteró el emir en uno de los extractos de la entrevista, que CBS emitirá el domingo.

En Siria continúa la violencia pese a la presencia, desde el pasado 26 de diciembre, de decenas de observadores enviados por la Liga Árabe para supervisar la aplicación de un plan de salida de la crisis.

Desde la llegada de los observadores, más de 400 personas han muerto, incluido un responsable de la ONU.

Este sábado, cuatro personas, entre ellas un adolescente de 13 años, fallecieron por los disparos de las fuerzas de seguridad en Homs (centro), según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Otras dos murieron por las heridas recibidas el viernes en Homs e Idleb (norte).

El jefe de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, declaró el sábado a la AFP que la misión de los observadores será "reexaminada" en una reunión que se celebrará el 21 de enero en El Cairo.

No quedó claro si Al Arabi insinuaba una retirada de la misión o si se refería a reorganizarla para hacerla más efectiva.

El viernes por la noche, Al Arabi declaró que la Liga "examina en este momento si el mantenimiento de la misión es beneficioso, debido a la continuación de la violencia", según la agencia egipcia MENA.

La oposición siria desea que la Liga Árabe, incapaz de proteger a los civiles, ceda el caso a la ONU.

El primer ministro británico, David Cameron, se mostró el viernes dispuesto a "presentar una nueva resolución" en el Consejo de Seguridad de la ONU para condenar la represión, basada en "lo dicho y hecho" por la Liga Árabe.

Rusia criticó a los países occidentales, a los que acusó de querer cambiar el régimen de Damasco con sus iniciativas ante la ONU.

Por otro lado, Estados Unidos sospecha que Irán ha estado ayudando al régimen sirio, proporcionándole armamento y material de seguridad.

La sospecha se basa en que Qasem Soleimani, comandante de la fuerza de élite Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, visitó la capital siria este mes, dijo un funcionario de Washington cubierto por el anonimato.

Por otro lado, el general desertor del ejército sirio Mustafá al Sheij, que se refugió recientemente en Turquía, preveía anunciar este sábado la creación de un "Consejo Superior Militar" para planificar operaciones contra el régimen de Damasco, que serán ejecutadas por el Ejército Sirio Libre, que cuenta con unos 40.000 soldados desertores.

XS
SM
MD
LG