Enlaces de accesibilidad

Carromero lamenta "el desafortunado accidente"


Carromero entrando al tribunal en Bayamo

Durante su juicio el político español dijo que ha "perdido muchas cosas en este tiempo", pero "no tiene comparación con el sentimiento de dolor de las familias" de los fallecidos.

El político español Ángel Carromero declaró durante su juicio el viernes en el Tribunal Provincial de Bayamo su "profundo sentimiento de pena por el desafortunado accidente," según informaron diversas agencias de prensa.

El acusado volvió a admitir que "desgraciadamente" perdió el control del vehículo al entrar a una zona de baches u ondulaciones en ese lugar. Agregó que ha "perdido muchas cosas en este tiempo", pero "no tiene comparación con el sentimiento de dolor de las familias" de los fallecidos.

La señalización y el estado de la carretera en obras donde ocurrió el accidente en el que murieron los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero, centró buena parte de las preguntas a los testigos.

Dorisbel Rojas Pérez, la abogada cubana encargada de la defensa de Carromero, insistió en preguntar a los testigos detalles sobre la visibilidad de las señales del tránsito que anunciaban obras en la vía y los motivos por los que fueron movidas de sitio después del accidente.

Mientras, la fiscal Isabel Bárzaga le acusaba de manejar a exceso de velocidad en una zona de reparación de la carretera.

"Antes de caer en la zona (en reparación) me percaté de que era una zona en obras, pero no había ni obreros, ni nada; yo desgraciadamente perdí el control del vehículo", dijo Carromero, quien argumentó que, tras caer en un bache, perdió la conciencia, que luego recobró en una ambulancia.

Las autoridades impidieron la entrada incluso a la familia de una de las víctimas, el líder opositor Oswaldo Payá Sardiñas, cuyos hijos se trasladaron a Bayamo con la intención de asistir a la vista. Su hija Rosa María Payá se mantuvo en los alrededores del tribunal en espera de noticias sobre lo ocurrido.

La policía y la Seguridad del Estado extremaron las medidas de vigilancia en la ciudad de Bayamo, especialmente en los alrededores del tribunal, donde fue prohibido el acceso de vehículos y peatones no residentes en la zona. Además, realizaron numerosos arrestos a periodistas independientes y activistas interesados, incluso desde días antes del juicio.

Los periodistas independientes Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar y Agustín López, fueron detenidos en Bayamo debido a su intención de reportar in situ los detalles del juicio. Diversas instituciones internacionales defensoras de los derechos humanos se pronunciaron a favor de su liberación.

El cónsul general de España en Cuba Tomás Rodríguez Pantoja asistió al juicio de Carromero, junto al abogado español José María Vial, que viajó en representación de la familia hasta Bayamo.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG