Enlaces de accesibilidad

En 100 y Aldabó Carromero pensó en suicidarse


El dirigente de Nuevas Generaciones Ángel Carromero.

Más detalles de la entrevista de Angel Carromero con el diario El Mundo: “Estoy seguro de que España no se va a oponer a una investigación”.

Después de perder el conocimiento por segunda vez desde que un auto azul embistiera y sacara de la carretera el Hyundai subcompacto en el que viajaba con Oswaldo Payá, Harold Cepero y Aron Modig, al joven político español Angel Carromero le dieron tres versiones distintas de cuántos de ellos estaban ingresados en el hospital de Bayamo: primero, según enfermeras y un párroco, que los cuatro ocupantes del vehículo; más tarde, que tres; y por último, que sólo él y el sueco Modig.

Si realmente llegaron vivos los cuatro, dos de ellos, el líder opositor Oswaldo Payá y su compañero Harold Cepero no saldrían con vida. Carromero cree que así fue.

En la entrevista que publicó el lunes el diario madrileño El Mundo, primera en la que Carromero decide contarlo todo a un medio español desde los sucesos del 22 de julio del 2012, el dirigente juvenil del PP dice no recordar ningún impacto con un árbol, y especula que, si lo hubo, no pudo ser tan fuerte, cuando ni siquiera se rompieron los cristales y ni él ni Modig sufrieron magulladuras.

Después de ser introducido en una furgoneta y trasladado inconsciente al hospital “Carlos Manuel de Céspedes” de Bayamo, Carromero despertó en una camilla, custodiado por un militar del Ministerio del Interior. Entonces empezó a temer por su vida. Alcanzó a hablar con Modig, quien –pese a que asegura no recordar nada-- le entregó los celulares de Payá y Cepero y su propio I-Phone.

Fue desde ese teléfono que Carromero pudo hacer llamadas a España, una de las razones de que la familia de Payá nunca creyera en su mea culpa divulgado en video por el gobierno de Cuba.

Después de eso, lo separan de Modig, y a él le administran un sedante por via intravenosa. Al despertar se encuentra con más militares. Pero ya no eran simples custodios.

“Cuando me despierto, una cohorte de militares rodea mi cama y me graban con una cámara de vídeo. Uno de ellos empieza a darme bofetones. Luego un hombre, que se identifica como un perito, me dice: ‘Eres muy joven para quedarte aquí. No te va a pasar nada si dices que te caíste por un terraplén’ (…) Estaba seguro de que me iban a matar, por eso mandé un SMS de socorro en el que alerto que estamos rodeados de militares. Luego me quitan los teléfonos”, recuerda el dirigente juvenil del PP.

SOS EN SMS

El Mundo, y Diario Las Américas, que reprodujo la entrevista, publicaron fotos de mensajes de texto desde el móvil de Aron Modig donde puede leerse el día 22, en sueco:

¡No se puede oír nada! ¿¿¿Estás bien??? ¿¿Cómo están tú y Angel??

Y luego el día 23, la llamada de Carromero a España desde el hospital:

-Socorro

-Llamad!! Que sucede???

-Rodeado de militantes

[corrección] Militares

Luego le pasan a una unidad militar en Bayamo, donde es sometido a una técnica de ablandamiento típica de la Seguridad del Estado: celda sofocante, sedantes combinados con interrogatorios a cualquier hora, y el foco de la pesquisa en determinar si ha sido reclutado por la CIA.

De ahí es trasladado al centro de investigaciones de 100 y Aldabó en La Habana. “Le dicen 100 y se acabó”, recuerda Carromero, quien confiesa que a pesar de que no estuvo en una celda común pensó en suicidarse.

EL PROCESO

Imagen tomada de un vídeo suministrado por el Gobierno cubano en la que aparece el vehículo donde supuestamente viajaba Oswaldo Payá.
Imagen tomada de un vídeo suministrado por el Gobierno cubano en la que aparece el vehículo donde supuestamente viajaba Oswaldo Payá.

El dirigente de Nuevas Generaciones califica de “pantomima” el juicio en su contra por homicidio en el Tribunal Provincial de Bayamo, que fuera descrito por el Embajador de España en La Habana como “procesalmente impecable”.

Recuenta que la defensa no tuvo acceso al Hyundai rentado en que viajaban ni a testigos, y que vio a su abogado defensor una sola vez: la víspera de la audiencia.

Acerca de la acusación de exceso de velocidad señala por una parte que era imposible en una carretera mal asfaltada, muy sinuosa y con socavones.Por la otra, recuerda que cuando Payá se dio cuenta de que el carro que los perseguía era de la policía política le dijo que siguiera como si nada. Preguntado por El Mundo sobre si había acelerado, respondió: “Todo lo contrario. No queríamos darles una excusa para que nos dieran el alto”.

INVESTIGACIÓN IMPARCIAL

Este martes, durante una entrevista con la radioemisora madrileña Onda Cero, Carromero dijo estar seguro de que el Gobierno de España "no se va a oponer" a una nueva indagatoria sobre el accidente.

"Yo estoy seguro de que el Gobierno de España, que es fuerte, nunca se va a oponer a una investigación, es que nunca está de más investigar. Quien no quiere una investigación es porque algo oculta”, aseveró. A su juicio, gracias al Estado de Derecho, España cuenta con los "mecanismos legales" para "solventar todo".

Respecto a sus acusaciones contra los servicios secretos cubanos, opinó que lo que está haciendo "no es lo más fácil", sino " lo más difícil".

"Para mí habría sido sencillo llegar a España, reincorporarme a la sociedad, decir que sí fue un accidente y meter la cabeza en un agujero y no volver a sacarla nunca, pero tuve contacto con la familia de Oswaldo Payá y no podía hacerle eso, no es moral ni ético", recalcó, y recordó que la familia del Premio Sajarov 2002 ha estado acopiando pruebas.

VIUDA DE PAYÁ, AGRADECIDA

Ofelia Acevedo, la viuda de Payá, aseguró a la agencia Efe en Miami que el Gobierno español tiene en sus manos suficientes pruebas de que la muerte de su marido no fue un accidente casual, y de que estaba vivo cuando fue sacado del auto accidentado en la provincia Granma.

Acevedo hizo estos comentarios después de conocer de la acusación de Carromero en su entrevista con el diario El Mundo contra los servicios secretos cubanos.

Manifestó asimismo su agradecimiento a Carromero por tener el valor de hacer estas declaraciones ampliadas, señalando que él ha sufrido amenazas y ataques.

Agregó Ofelia Acevedo que nada de lo expuesto ahora por Carromero es nuevo, pues desde el primer instante ella decía que no había sido un accidente casual.

LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES

En su blog "Hilo de Ariadna", instalado en el portal de El Mundo, el escritor Alvaro Vargas Llosa saludó que Carromero rompiera el silencio en su país (antes había hecho similares revelaciones al Washington Post).

“Nunca sabremos exactamente cómo murieron Payá y Cepero”, dice Vargas Llosa, “pero al menos ahora sí sabemos dos cosas: que el régimen cubano no ha logrado instalar a la víctima que iba al volante dentro de un estado de cautiverio psicológico perenne; y que el Gobierno español, que sus razones tendrá para preferir la extrema cautela, no ha podido evitar que el testimonio que realmente importa, que es el de quienes salieron con vida de aquella tragedia, discurra libremente”.

En breves declaraciones a la televisión española, Carromero resumió así su decisión:

“Todos confiamos en que la verdad nos hará libres, y en que la verdad siempre triunfará. En eso estamos”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:06 0:00

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG