Enlaces de accesibilidad

Candidatos buscan ahora el voto negro e hispano


El aspirante republicano a la presidencia estadounidense Marco Rubio pronuncia un discurso durante un acto electoral celebrado en Spartanburg, Carolina del Sur, Estados Unidos, hoy 10 de febrero de 2016.

Los precandidatos presidenciales demócratas y republicanos se disputaban los votos cruciales de negros e hispanos el viernes, cuando la campaña se desplazó a los estados con grandes poblaciones de esas minorías.

Varios republicanos recorrían South Carolina en busca de quitarles votos al empresario de bienes raíces Donald Trump y el senador texano Ted Cruz, que llegaron fortalecidos por sendas victorias en las dos primeras contiendas. Trataban de hallar las mejores estrategias para sobrevivir a este estado antes de los agotadores procesos de marzo, en los que está en juego el 58% de los delegados a la convención partidaria.

El ex gobernador de Florida, Jeb Bush, aseguró que la participación de su hermano el ex presidente George W. Bush en la campaña no es señal de desesperación, como insinuó Trump. "Que mi hermano hable de mi capacidad para gobernar el país me ayudará mucho", aseguró en declaraciones a la cadena ABC, a pesar de que George W. Bush dejó la Casa Blanca en 2009 con un bajísimo índice de aprobación.

El senador por Florida Marco Rubio, que espera recuperarse después de terminar quinto en New Hampshire, fustigó a Trump, Cruz y Bush, de quienes aseguró que no tienen la experiencia en política exterior necesaria para ser el comandante en jefe.

Trump salteó South Carolina y dirigió su campaña totalmente heterodoxa hacia Florida, donde preveía asistir a un acto en Tampa.

Del lado demócrata, en el debate del jueves por la noche en Milwaukee, Wisconsin, Hillary Clinton reforzó su papel de heredera legítima de la presidencia de Barack Obama y acusó a su rival Bernie Sanders de minimizar los logros del presidente y desdeñar su liderazgo.

"La clase de críticas que escucho decir al senador Sanders es la que espero de los republicanos. No es la que espero de alguien que aspira a la candidatura demócrata", dijo Clinton, aludiendo a una entrevista previa en la que Sanders insinuó que Obama no había logrado cerrar la brecha entre el pueblo y el Congreso, algo que el propio presidente ha reconocido.

La respuesta de Sanders: "Señora secretaria, ése es un golpe bajo". Observó que Clinton era la única en ese escenario que se postuló contra Obama en la campaña de 2008.

Considerada desde hace tiempo la abrumadora favorita para la candidatura, Clinton se ha visto sorprendida por la fuerza de Sanders, su conexión visceral con los estadounidenses furiosos con el sistema. El mensaje de Clinton suena confuso en comparación con el llamado de Sanders a una "revolución política". El senador por Vermont, aunque compite por la candidatura demócrata, es un independiente y se define como socialista democrático.

Clinton preveía asistir a actos en South Carolina y luego a una cena, junto don Sanders, en Minnesota.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG