Enlaces de accesibilidad

El cólera no espanta a los turistas canadienses


Cuba parece haber encontrado una nueva brecha en el mercado canadiense con la creciente aceptación de la "luna de boda" o la boda de destino.

“Las huellas de su pasado opulento, las influencias españolas y africanas, y el estado socialista desde 1959 bajo Fidel Castro hacen a la capital de Cuba un lugar fascinante para pasar su luna de miel,” comenta una periodista recién casada en Cuba.

El aumento en los casos de cólera en Cuba, reconocido por las autoridades recientemente, no ha afectado la afluencia de turistas canadienses a la isla, incluso para casarse, reporta la publicación digital The Vancouver Sun.

Las agencias de viajes apuntan que enero es un tiempo popular para reservas a Cuba y en este 2013 el negocio no ha decrecido en absoluto. La única reacción a los 51 casos de cólera reportados desde La Habana ha sido un puñado de preguntas de gente que no tiene planes de cancelar sus viajes.

El hecho de que los casos reconocidos por las autoridades se concentren en una zona de capital tranquiliza a los operadores de viaje, que recomiendan a sus clientes mantenerse alejados de esos lugares. Además los posibles visitantes confían en que se propaga la enfermedad, los afectados advertirán al resto a través de sitios en internet.

Por su parte, el Departamento de Salud Pública canadiense no desanimó a sus nacionales a visitar la isla, simplemente los instó a tomar alimentos sanos y precauciones, tales como lavarse las manos con frecuencia, evitar los alimentos crudos y sólo usar hielo hecho con agua purificada.

Cuba parece haber encontrado una nueva brecha en el mercado canadiense con la creciente aceptación de la "luna de boda" o la boda de destino, que consiste en elegir un lugar para la celebración de la ceremonia nupcial, el disfrute de la luna de miel y el de las vacaciones familiares al mismo tiempo.

La periodista Tara Lowry, de Canada.com, detalló los motivos por los que eligió Cuba como el sitio ideal para celebrar su boda: “Nos sentimos atraídos a las playas de Varadero, la nostalgia de La Habana Vieja cerca y queríamos ir a algún lugar que ni nosotros ni nuestros invitados habían sido.

Muchos de los hoteles de la categoría ‘todo incluido’ ofrecen paquetes de bodas, y en el caso de cadenas hoteleras mayores, como Melia, Iberostar, Barceló y Paradius, los servicios de la boda son gratuitos si usted tiene un número determinado de personas.

Un organizador de bodas se encarga de cada detalle del evento, desde el notario, la selección de flores al gusto de los novios hasta la contratación de la banda de músicos, el brindis con champagne y tabacos cubanos y el ascenso a una suite de luna de miel.

La documentación solicitada por las autoridades para legalizar la unión se resume a una copia de los pasaportes, certificados de nacimiento, números de visa de turista y un formulario de información, que en algunos casos requiere ser traducido al español y enviado un mes antes de la fecha de la boda.

“Lo que realmente hace de Cuba un destino único, y una de las principales razones por las que la elegimos, es la oportunidad de explorar la Habana Vieja,” insistió la periodista canadiense, quien agregó que “las huellas de su pasado opulento, las influencias españolas y africanas, y el estado socialista desde 1959 bajo Fidel Castro hacen a la capital de Cuba un lugar fascinante para pasar su luna de miel.”

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG