Enlaces de accesibilidad

El cambio de hora aumenta el riesgo de infartos


Fotografía de archivo del corazón de un joven quien sufrió un infarto. Foto Beaumont Hospital Press Room via EFE-UGI/cp

Los científicos de la Universidad de Alabama dicen que el cambio "desquicia" el reloj biológico interno del organismo

El cambio de horario, retrasar o adelantar el reloj para aprovechar la luz natural del día, puede tener varios beneficios. Pero al parecer no es bueno para la salud.

Una nueva investigación en Estados Unidos encontró que adelantar una hora el reloj, un cambio que en los países del hemisferio norte se lleva a cabo en marzo, está vinculado a un mayor riesgo de sufrir un infarto, ya que desajusta el mecanismo interno de las células y provoca una respuesta de estrés.

Los científicos de la Universidad de Alabama, en Birmingham, encontraron un riesgo 10% mayor de sufrir un infarto durante los dos días siguientes al cambio de horario.

Por otra parte, agregan, ese riesgo se ve reducido 10% cuando el cambio de horario se lleva a cabo en invierno y se retrasa una hora el reloj.

Aunque los investigadores no saben con precisión cuál es el mecanismo que provoca este riesgo, creen que los cambios de horario, por pequeños que sean, "desquician" el reloj biológico interno del organismo.

Tal como explica el profesor Martin Young, quien dirigió el estudio, cada célula del organismo está regida por su propio reloj molecular, el llamado ritmo circadiano, el cual permite a nuestros tejidos y órganos anticiparse a los eventos del día y la noche y ajustarse a ellos.

Cuando ocurren cambios en este reloj biológico, por ejemplo trabajar un turno nocturno, viajar a través de husos horarios e incluso reducir una hora de sueño para ajustar el reloj al horario de verano, nuestras células están esperando un evento, como una hora más de sueño, que no ocurre, y esto provoca una respuesta de estrés.

Esta respuesta negativa, principalmente en aquellos individuos que ya tienen otros factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, puede desencadenar un evento como un infarto.

Agrega que "la privación de sueño también puede alterar otros procesos biológicos, incluida la respuesta inflamatoria, la cual puede contribuir a un infarto".

La reacción de una persona a la privación de sueño y al cambio de horario depende de si esa persona es 'matutina o nocturna'. La gente nocturna tiene muchas más dificultades para adaptarse al adelanto del reloj", señala el doctor Young.
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:38 0:00

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG