Enlaces de accesibilidad

El café de las embarazadas no afecta el sueño del bebé


Tazas de café

Los investigadores no hallaron relación clara entre el consumo de cafeína y las probabilidades de informar problemas de sueño en los bebés.

El sueño del bebé no se vería dañado sólo porque a su madre le gusta tomar una o dos tazas de café por día, según un estudio sobre casi 900 madres recientes realizado en Brasil, indica un estudio publicado en la revista Pediatrics.

Los resultados de Ina Santos y sus colegas de la Universidad Federal de Pelotas, en Brasil, no respaldaron el consumo elevado de cafeína durante el embarazo o la lactancia, pero están en línea con las investigaciones que sugieren que cantidades modestas no implicarían peligros.

Los científicos entrevistaron a 885 madres recientes sobre su ingesta de cafeína y los hábitos de sueño de sus bebés a los tres meses de vida. Todas con excepción de una dijeron que habían tomado bebidas cafeinadas durante el embarazo. Casi el 20 por ciento de las participantes fueron consideradas consumidoras de cantidades elevadas, con al menos 300 miligramos (mg) diarios. Apenas algo más del 14 por ciento informó un consumo elevado de cafeína durante los tres meses posteriores al parto. Cerca de 200 mg es la cantidad de una taza de café promedio.

En general, los investigadores no hallaron relación clara entre el consumo de cafeína y las probabilidades de informar problemas de sueño en los bebés.

Casi el 15 por ciento de las madres dijeron que sus hijos de tres meses se despertaban más de tres veces por noche, lo que fue considerado "frecuente". Pero las posibilidades no fueron estadísticamente mayores entre las consumidoras de altas cantidades de cafeína. "Creo que este reporte se suma a la creciente evidencia que sugiere que el consumo moderado de cafeína durante el embarazo generalmente es seguro", dijo William Barth, jefe de medicina materno-fetal del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Barth, que no participó del estudio, en el 2010 escribió un informe que indica que 200 mg de cafeína por día probablemente no implican riesgos para el embarazo.

El científico indicó que lo más importante para las mujeres es que el consumo moderado, de hasta una o dos tazas diarias, parece ser seguro durante la gestación, aunque al presente se desconoce si puede haber efectos adversos ante el consumo de cantidades elevadas de cafeína.

En cuanto a la lactancia, generalmente se considera que 300 mg de cafeína o menos por día está bien, dijo Lauren Hanley, obstetra del Hospital General de Massachusetts. Al menos, ese es el caso para los bebés saludables nacidos a término. Sin embargo, los bebés prematuros y los recién nacidos metabolizan la cafeína más lentamente y serían más sensibles a la pequeña cantidad de cafeína que pasa a la leche materna.

Estudios sugieren que niveles elevados de cafeína durante la lactancia -muy por encima de 300 mg diarios- están ligados a ciertos problemas de sueño en los bebés.
XS
SM
MD
LG