Enlaces de accesibilidad

Bush, hispanos, republicanos y presidenciales de 2012


"En los 15 estados que probablemente serán determinantes para decidir quién controla la Casa Blanca y el Senado en 2013, los votantes hispanos representan el margen de victoria", advirtió Bush en su artículo.

Los votantes hispanos "representan un margen de victoria" en los quince Estados que probablemente decidirán la elección presidencial de 2012, afirma el ex gobernador de Florida Jeb Bush, en un artículo publicado hoy en el diario "The Washington Post".

Bush pidió este jueves al Partido Republicano que apueste por el voto hispano reconociendo su diversidad, en un artículo en el Washington Post en el que sugiere afrontar sin miedo el debate migratorio para ganar las presidenciales estadounidenses.

"Tenemos que reconocer que esta no es una comunidad monocromática sino más bien una profundamente diversa", explicó Bush, hermano del ex presidente George W. Bush y gobernador entre 1997 y 2007.

Ante la diversidad de la primera minoría del país, 50 millones de personas, "el énfasis tradicionalmente republicano en la importancia del individuo nunca ha sido más relevante", añadió en su artículo.

Los dos principales favoritos en la contienda republicana para alzarse con la candidatura presidencial, el ex gobernador Mitt Romney y el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, se encuentran en Florida estos días en vísperas de una nueva primaria de su partido en ese estado decisivo.

"En los 15 estados que probablemente serán determinantes para decidir quién controla la Casa Blanca y el Senado en 2013, los votantes hispanos representan el margen de victoria", advirtió Bush en su artículo.

El presidente Barack Obama ganó dos tercios del voto hispano en 2008, y en tres estados, Colorado, Nuevo México y Florida, su ventaja fue determinante para alzarse con la victoria.

Bush, popular en la comunidad hispana de Florida, aconsejó a los aspirantes a abrazar la aspiración de una reforma migratoria. "Los republicanos deberían reapropiarse este tema y reorientarlo" presentando la reforma migratoria como una oportunidad para fortalecer la economía del país, explicó Bush.

Gingrich se ha mostrado abierto a una legalización de los 11 millones de indocumentados bajo estrictas condiciones, mientras que Romney, que ha recogido apoyos de líderes republicanos abiertamente hostiles a una reforma, se muestra más distante de esa idea.

XS
SM
MD
LG