Enlaces de accesibilidad

Blatter dice que promueve reformas


Fotografía de archivo fechada el 27 de junio de 2005 que muestra al ahora expresidente de la FIFA Joseph Blatter junto con el ex secretario general de la Confederación Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf), Charles Gordon Blazer (d-i).

¿Quién es quién en el escándalo de la FIFA?

El presidente de la FIFA Joseph Blatter dice que ya ha comenzado el proceso de reformas en el organismo rector del fútbol. La FIFA informó que Blatter se reunió el jueves con el director de la unidad de investigaciones internas Domenico Scala "para promover amplias reformas a la administración y la estructura de la FIFA".

Blatter, por su parte, afirmó que mantuvo "un buen encuentro, constructivo, con el señor Scala para crear un marco de trabajo y fijar plazos".

"Quiero un amplio programa de reformas", señaló. "Estoy consciente de que solo el congreso de la FIFA puede aprobar estas reformas. Además, el comité ejecutivo tiene la misión particular de compartir la responsabilidad de este proceso".

Blatter renunció a la presidencia de la FIFA pero dijo que seguirá en el cargo hasta que se convoquen nuevas elecciones.

Las autoridades suizas están investigando el proceso de concesión de las sedes de los mundiales del 2018 y el 2022 a Rusia y Catar en medio de denuncias de corrupción.

El escándalo de corrupción que sacude la FIFA tiene varios nombres propios: El 'arrepentido' Chuck Blazer, el presidente dimisionario de la FIFA Blatter y los expresidentes de la Concacaf (Jack Warner) y de la Conmebol (Nicolás Leoz), entre otros.

El que fuera todopoderoso Secretario General de la Confederación de América del Norte, Central y Caribe (Concacaf), Blazer, es un millonario con barba de Papá Noel, de 70 años, que ha aceptado colaborar con el FBI tras ser acusado de transferencias fraudulentas, blanqueo de dinero, evasión fiscal y corrupción. Muchos le conocían como el "Señor 10%" en sus años de esplendor en la FIFA. Es una pieza clave en este culebrón, en el que incluso llegó a llevar un micrófono escondido en un llavero para grabar a varios dirigentes del fútbol mundial.

Exvicepresidente de la FIFA y expresidente de la Concacaf, el trinitense Warner es una figura central en el escándalo de corrupción de la FIFA. La mayor parte de las acusaciones convergen hacia este hombre de 72 años, que forma parte de los nueve dirigentes acusados de "pagos ilegales, corrupción, fraude y blanqueo de dinero". El currículum de Warner ya tenía manchas por escándalos de corrupción: tuvo que dejar la Concacaf y la FIFA en 2011 por haber intentado comprar votos en favor del catarí Mohamed Bin Hammam durante la campaña a la presidencia de la FIFA.

Se le considera insumergible, sobre todo después de su reelección el viernes para un quinto mandato como presidente de la FIFA, pero Blatter demostró que no es invulnerable y el martes anunció por sorpresa su dimisión. Horas antes, el diario New York Times había señalado directamente a su mano derecha, el francés Jérôme Valcke, secretario general de la instancia, por una transferencia de $10 millones a cuentas gestionadas por Warner. Fue el golpe de gracia a una carrera de 40 años en la FIFA, los últimos 17 como presidente.

Acusando a Valcke, la prensa estadounidense llevaba al abismo a Blatter. El francés de 54 años había sido designado número dos de la organización en 2007, pese a haber sido despedido de la FIFA en 2006 por un litigio millonario entre Mastercard y Visa. "No tengo ningún reproche que hacerme, no tengo que justificarme por ser inocente", se defendió Valcke el miércoles.

El 27 de mayo, a primera hora de la mañana, la policía suiza irrumpió en un hotel cinco estrellas de Zurich. La mañana terminó con siete directivos de fútbol detenidos y sometidos al régimen carcelario habitual del cantón de Zurich. Entre ellos está Jeffrey Webb (Islas Caimán), que era vicepresidente de la FIFA y presidente de la Concacaf en el momento de la detención.

Los otros seis detenidos son Eduardo Li (Costa Rica), que era miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y de la Concacaf; Julio Rocha (Nicaragua), responsable de desarrollo de la FIFA; Costas Takkas (Islas Caimán, Gran Bretaña), colaborador del presidente de la Concacaf; Eugenio Figueredo (Uruguay), vicepresidente y miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA; Rafael Esquivel (Venezuela), miembro del Comité Ejecutivo de la Conmebol y presidente de la Federación Venezolana y José María Marín (Brasil), miembro del Comité de Organización de la FIFA para el fútbol olímpico y expresidente de la Confederación Brasileña (CBF).

El que fuera presidente de la Conmebol de 1986 a 2013, el paraguayo Leoz, tiene ahora 86 años y una salud frágil. Un juez de su país decretó prisión domiciliaria después de la imputación por parte de las autoridades estadounidenses.

Leoz había abandonado la presidencia de la Conmebol en 2013, salpicado por informaciones de otro escándalo de corrupción ('caso ISL'), y le había sustituido en el cargo el uruguayo Figueredo, uno de los detenidos la pasada semana en Suiza, antes de que Juan Ángel Napout pasara a ser el titular de la Confederación a principios de este año. Leoz es ahora investigado por cargos de conspiración para acordar intencionalmente, conducir o participar en actividades de crimen organizado relacionado con fraude, conspiración para concebir planes para estafar a través de la televisación de partidos de fútbol y obtener ganancias ilícitas.

El príncipe jordano Ali, único rival de Blatter en el Congreso electivo de la FIFA la pasada semana, perdió allí ante el suizo por 133 a 73 votos. Podía ir a una segunda vuelta, pero renunció a repetir la votación, al verla ya perdida.

Nada más conocer la dimisión del suizo, mostró su deseo de volver a concurrir a las elecciones. A sus 39 años fue vicepresidente de la FIFA en el anterior mandato y ha hecho de la ética y la transparencia sus caballos de batalla. Es medio hermano del rey jordano, Abdalá II, aunque no controla su Confederación, la Asiática, que hasta ahora era fiel a Blatter.

Otro hombre clave para el futuro es el francés Michel Platini, presidente de la UEFA. A sus casi 60 años, el exfutbolista de la Juventus era uno de los principales opositores a Blatter. Su nombre aparece en muchos pronósticos como posible aspirante a la presidencia, aunque en su contra podría jugar que representa a la rica Europa, algo que suscita recelos en otros puntos del planeta, o haber votado por Catar para albergar el controvertido Mundial-2022.

XS
SM
MD
LG