Enlaces de accesibilidad

noticias

BENEDICTO XVI TIENDE LAS MANOS A JUDIOS Y OTROS NO CRISTIANOS


El Sumo Pontífice pidió a la multitud que orara por él y además tendió la mano a los judíos y otros no cristianos, así como a millones de cristianos no católicos en la homilía de investidura. En ella aseguró que obedecerá la voluntad de Dios para liderar a los 1,100 millones de católicos que hay en el mundo.

Benedicto Dieciséis comenzó la ceremonia con una procesión hasta la cripta de la Basílica de San Pedro. Vestía una túnica dorada y llevaba su báculo pastoral. En uno de los momentos más simbólicos de la misa, recibió su Anillo de Pescador y un palio de lana, que son los símbolos de la autoridad papal.

La multitud lo interrumpió frecuentemente, sobre todo cuando Benedicto mencionó a su predecesor Juan Pablo Segundo y, cuando recordando la homilía inaugural del difunto Pontífice cuando tomó posesión en 1978, repitió “¡No tengan miedo!”.

El Vaticano dijo que unas 350,000 personas asistieron a la Plaza de San Pedro y que otros 50,000 fieles vieron la misa en pantallas gigantes instaladas en calles aledañas. Además, calculó en unos cien mil los peregrinos alemanes, compatriotas del Papa, y dignatarios de 131 países.

XS
SM
MD
LG