Enlaces de accesibilidad

Cuba: surrealismo a bordo de un buque norcoreano


Vista del barco norcoreano Chong Chon Gang atracado en el muelle de Manzanillo de la caribeña ciudad de Colón (Panamá).
Cuando el lunes en Café Fuerte leí que un actor se había disfrazado de José Martí y con voz engolada había intervenido en el recién terminado Congreso de la UPEC, pensé que esa 'teatralidad' quedaría como otro ejemplo del surrealismo típico del régimen verde olivo.

Menos de 48 horas después, aquella puesta en escena quedaría eclipsada por la retención, en el puerto panameño de Colón, de un buque de Corea del Norte procedente de Cuba, en un principio sospechoso de tráfico de drogas.

Luego de un minucioso registro, se descubriría que debajo de las 10 mil toneladas de azúcar, envasada en sacos, se escondía "armamento obsoleto", de mediados del siglo de 20, y que supuestamente iba a ser "reparado" en Pyongyang y "devuelto" a la isla, según una declaración hecha por el Ministerio cubano de Relaciones Exteriores.

De inmediato, la noticia se volvió titular en todo el mundo: Cuba, uno de los cuatro "socios" de la dictadura norcoreana (China, Irán y Siria son los otros tres), había tratado de pasar gato por liebre durante una larga travesía que incluía el paso por el Canal de Panamá antes de adentrarse en el Oceáno Pacífico.

Pilladas las dos partes, no solo quedaron expuestas armas de la era soviética -puede que entre las más viejas se oculten otras más nuevas- si no también unas cuantas interrogantes.

Corresponde a periodistas y analistas de temas militares, investigar a fondo y decirle a la opinión pública si es el primer incidente de ese tipo protagonizado por dos de las autocracias más longevas del mundo, o si hace tiempo, prácticamente en las mismas narices de Estados Unidos, venía produciéndose ese trasiego de armas y ahora es que fue descubierto.

Hasta el momento, se desconocían las reacciones de la gente en la capital y provincias. Pienso que a los cubanos lo que más le pudiera incomodar es saber que su país estaba utilizando 10 mil toneladas de azúcar para esconder armamentos ilegales.

Evidentemente, a los militares que dirigieron la rocambolesca operación, no les interesa que la población solo tiene derecho a recibir 5 libras de azúcar por la libreta racionamiento. Y si no le alcanza, tiene que acudir al mercado liberado, donde una libra de azúcar blanca cuesta 8 pesos y 6 pesos la prieta, precios inaccesibles para muchos en la isla.

"Lo ocurrido con el barco norcoreano es algo de ciencia ficción. Cuba, ya se sabe, es gobernada por totalitarios, pero somos occidentales y el atraso del país no afecta a los cubanos, quienes tratamos de estar informados. Es una vergüenza que en pleno siglo XXI los Castro sigan dándose la lengua con los Kim, sinónimo de represión y atraso hacia su pueblo. Pero, claro, los dictadores se atraen y protegen entre sí. Eso de que las armas las iban a reparar en Corea y después enviarlas de vuelta a Cuba nadie se lo cree: si en Cuba hay una industria desarrollada, ésa es la militar", me dijo una cubana residente en Suiza.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG