Enlaces de accesibilidad

Barcelona agrava su crisis con nueva derrota ante Real Madrid


El árbitro Pérez Lasa muestra la tarjeta roja al portero del Barcelona Víctor Valdés (2d) que protesta, mientras su compañero, el defensa Gerard Piqué (3i), intenta frenarlo ante la mirada del centrocampista Andrés Iniesta (i), durante el partido frente a

El partido terminó con una gran polémica, por una caída en el área del brasileño Adriano ante Ramos, en la que los jugadores visitantes pidieron airadamente penal.

El Real Madrid, que presentó un equipo plagado de suplentes, sumó el sábado su segunda victoria de la semana sobre el FC Barcelona, esta vez en casa por 2-1, en un partido de la 26ª jornada de la Liga española que agrava la crisis del líder del campeonato nacional.

"El Madrid agudiza el abismo del Barça", asegura este domingo el diario deportivo madrileño Marca, que asegura que "un lamentable líder (de la Liga española) vuelve a dar señales de falta de liderazgo".

Apenas cuatro días después de haberse visto las caras en Barcelona en la Copa del Rey (victoria madrileña 3-1 y pase a la final), la cita esta vez era en el Santiago Bernabeu de Madrid, donde el francés Karim Benzema adelantó a los locales en el 6, Messi empató 1-1 en el 18 y Sergio Ramos, de cabeza en un saque de esquina, dio la victoria a los suyos en el 82.

El partido terminó con una gran polémica, por una caída en el área del brasileño Adriano ante Ramos, en la que los jugadores visitantes pidieron airadamente penal. El portero Víctor Valdés, muy enfadado, fue incluso expulsado instantes después del final del partido.

El Barcelona, líder destacado, suma así su segunda derrota liguera de la temporada y se frena con 68 puntos. El Atlético, segundo, está a 12 y podría acercarse a 9 si gana el domingo en Málaga, mientras que el Real Madrid se aproximó a 13 puntos de su rival de la tarde.

"Queríamos ampliar nuestra ventaja. Hay que estar contentos con la actitud del equipo, los jugadores dieron la cara ante un rival muy difícil", comentó el técnico adjunto del Barcelona, Jordi Roura.

La crisis de los catalanes se agrava con este nuevo revés, después de la derrota del martes ante los madrileños, que supuso la eliminación en semifinales de la Copa del Rey, y la dolorosa caída por 2-0 ante el Milan en la ida de octavos de final de la Liga de Campeones.

Pese a todo, Messi, con la presencia en la grada de su compatriota Diego Maradona, consiguió un gol histórico en la historia de los Clásicos entre Real Madrid y Barça al alcanzar al hispano-argentino Alfredo Di Stéfano como máximo goleador de esos partidos (18).

Para el Real Madrid, que el martes había eliminado al Barça en las semifinales de la Copa del Rey tras ganar 3-1 en el Camp Nou, el partido parecía con una importancia relativa, ya que el martes tiene un encuentro decisivo en la Liga de Campeones europeas, en Old Trafford ante el Manchester United, tras el 1-1 de la ida en suelo español.

Pensando seguramente en ese partido ante el líder de la Premier League y consciente de que en la Liga española las opciones de su equipo son mínimas, el técnico Jose Mourinho presentó un equipo plagado de suplentes y con varios 'pesos pesados' de entrada en el banquillo, entre ellos Cristiano Ronaldo.

"Me quedó con el trabajo de todo el equipo. El equipo ha demostrado que, juegue quien juegue, hay que confiar en él", celebró el entrenador adjunto del Real Madrid, Aitor Karanka.

Sin tiempo apenas para la adaptación, el Real Madrid se puso por delante en el minuto 7, cuando un centro de Álvaro Morata fue aprovechado por Benzema para empujar a gol en el segundo palo.

Messi, que elevó a 39 su número de goles en esta Liga, levantó al equipo en el 18, cuando un gran pase del brasileño Dani Alves dejó al argentino en una clara posición, que aprovechó, tras deshacerse del acoso de Sergio Ramos, para cruzar raso, lejos del alcance de Diego López.

Con las fuerzas niveladas, Messi (27) y Morata (38) dispusieron de buenas ocasiones, una para cada equipo.

Ya en la segunda parte, Mourinho decidió la entrada en el 58 de Cristiano Ronaldo y Sami Khedira. A partir de ahí el Real Madrid mejoró sensiblemente.

En el 64, Cristiano envió un fortísimo disparo de falta, que salvó Víctor Valdés. El propio astro portugués tuvo otra clara en el 68, cuando se fue de tres defensas, pero terminó quedando con poco ángulo.

El partido decayó y todo parecía apuntar hacia el empate, pero en el 82, un saque de esquina lanzado por Modric encontró la cabeza de Ramos, que consiguió así el tanto del triunfo.

El Barça, noqueado, pudo incluso haber perdido por más diferencia, ya que Cristiano envió al larguero en el 87.
XS
SM
MD
LG