Enlaces de accesibilidad

Partido inconcluso para basquebolistas cubanos


Tres de los baloncetistas cubanos que desertaron en Puerto Rico, 2012.

Cinco baloncesistas cubanos buscan jugar en la NBA y esperan el permiso de las autoridades norteamericanas.

En el 2012, en San Juan, Puerto Rico se organizó el CENTROBASQUET, evento en el que cinco jugadores cubanos decidieron romper con el Gobierno Comunista de Cuba para buscar libertar y oportunidades en su profesión y se quedaron en, en busca de un futuro mejor. Esa deserción acaparó titulares alrededor del Mundo.

Desde hace meses 4 de los 5 jugadores de la mayor isla de las Antillas están en una situación incómoda, , debido a que los mismos viven en un pequeño apartamento en San Juan. Estos son Ismael Romero, de 21 años de edad, Leonel Batista, de 26, Yudniel Pérez Arango, de 28 y Enrique Ramos, de 26.

Recientemente TV Martí habló en exclusiva en San Juan con cuatro de esos cinco jugadores cubanos. Nuestra colega Vanessa Ruiz en su viaje a San Juan conversó con el novato de 21 años Ismael Romero, quien al momento de desertar era uno de los prospectos del equipo nacional de su país y el que impulsó a que los otros cuatro jugadores se quedaran en San Juan.

En la entrevista Romero se refirió a que durante su estancia en el equipo nacional: “El miraba a los más veteranos, que habían viajado mucho y que el Gobierno cubano no se había preocupado en lo más mínimo para que mejoraran sus condiciones de vida.” Romero expresó que al ver a esos jugadores “sin dinero, sin ropa, sin nada yo me enfoque en no caer en la misma rutina, porque si ellos eran figuras grandes y estaban en esa situación, a mí me esperaba lo mismo”.

El novato dijo también que a los jugadores que vio en el equipo nacional de Cuba eran grandes atletas, habían vestido la franela tricolor, pero al cabo del tiempo no tienen nada. Esa es una realidad difícil de creer para un deportista de élite, asegura el prospecto cubano. Y alega que por eso tomaron el paso de quedarse, pero “el paso a la Libertad no ha sido fácil debido a una serie de complicaciones legales”, señaló en su reportaje de TV Martí.

Los jugadores recibieron un Parole, documento que les permite permanecer en Puerto Rico, pero un abogado que llevó el caso les informó que las autoridades norteamericanas les habían negado el permiso de entrada en Estados Unidos.

A través de romero se supo que habían radicado un ‘asilo’, pero aún no tienen respuesta del Servicio de Inmigración.

Casi un año después de haber llegado a territorio estadounidense, esos deportistas cubanos solo piden una cosa, poder tener los papeles para poder jugar.

Por último Romero explicó: “si nos quedamos en Puerto Rico fue por eso, [para] jugar baloncesto al más alto nivel, llegar hasta el nivel que nos de la capacidad de cada uno de nosotros”.

Jugadores de baloncesto que se fugaron de Cuba hablan de su status migratorio
please wait

No media source currently available

0:00 0:04:35 0:00

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG