Enlaces de accesibilidad

Bachelet pide fin del silencio por crímenes de dictadura en 41º aniversario


La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, hoy 12 de septiembre de 2014

El tiempo apremia para aquellas familias de los 3.200 muertos y 38.000 torturados que dejó la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y que todavía no encuentran a sus padres o hijos ni han podido llevar ante la justicia sus casos.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, pidió este jueves, cuando se conmemora el 41º aniversario del golpe de estado, que quienes cuenten con información sobre los crímenes cometidos por la dictadura de Augusto Pinochet aún por juzgar la revelen.

"Basta ya de esperas dolorosas y silencios injustificados", dijo Bachelet, consciente que no queda mucho antes de que las víctimas y victimarios desaparezcan por su edad, afirmó.

El tiempo apremia para aquellas familias de los 3.200 muertos y 38.000 torturados que dejó la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y que todavía no encuentran a sus padres o hijos ni han podido llevar ante la justicia sus casos.

"Es fundamental que quienes tienen información relevante, sean civiles o militares, la entreguen", reiteró este jueves la mandataria, en un emotivo acto en La Moneda en memoria del derrocado presidente socialista Salvador Allende.

El pedido es compartido por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), que también ha solicitado a la presidenta que cierre un penal especial para militares condenados por violación de los derechos humanos.

Actualmente unos 60 militares cumplen condenas por crímenes durante la dictadura en la cárcel de Punta Peuco, separados del resto de presos comunes, encarcelados en un sistema penal con tasas de hacinamiento del 70%.

Bachelet se refirió además al reciente atentado en un local de comidas de una estación del metro ocurrido el martes pasado, en el que 14 personas resultaron heridas y que no ha sido reivindicado, y aseguró que en Chile "no puede haber espacio para la violencia, el miedo o el temor".

"Si hay una lección aprendida por todos, tras el golpe militar de 1973, es que en Chile no hay espacio para la violencia. Condenamos la violencia en todas sus formas y reivindicamos la vocación de nuestro país de vivir en paz y tranquilidad", afirmó.

La jornada de conmemoración culminó por la noche con violentos disturbios en al menos siete comunas de Santiago.

Como resultado de los desórdenes y enfrentamientos entre manifestantes y policías se registraron seis agentes heridos, uno de ellos por un balazo en el pie derecho, y 10 manifestante detenidos, según un informe preliminar de la Policía chilena.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG