Enlaces de accesibilidad

Un mayor de la prisión del Combinado del Este en La Habana se niega a hablar con Radio Martí sobre Ernesto Borges Pérez, preso político en huelga de hambre.

El incumplimiento de las autoridades cubanas fue el detonante para que el prisionero político Ernesto Borges Pérez reiniciara una huelga de hambre que había suspendido el pasado 16 de enero cuando le prometieron cumplir sus peticiones.

Su padre Raúl Borges, quien lanzó un llamado de alerta desde La Habana ante el peligro que corre su hijo, explicó a Radio Martí que las demandas siguen siendo las mismas.

“Mantiene que se les permitan sus 25 minutos de llamada telefónica semanales; que se le permita su llamada telefónica con su hija en el exterior; que se le permita la atención médica especializada ante la gravedad que presenta su estado de salud”.

El periodista de Radio y Televisión Martí, Amado Gil, contactó al mayor Daniel uno de los directivos del Combinado del Este que ha estado atendiendo el caso de Ernesto Borges.

Se identificó como Amado Gil periodista de Radio Martí y antes de terminar la pregunta sobre el detenido se escuchó que colgaron el teléfono.

Borges Pérez, ex oficial de la contrainteligencia cubana condenado en 1998 a 30 años de cárcel, fue trasladado al Combinado del Este el pasado mes de octubre, en Enero realizó una huelga de hambre que finalizó ante la promesa de las autoridades que cumplirían sus demandas, pero solo una fue cumplida: lo sacaron de la celda que compartía con más de 30 reos violentos.

Su padre teme un plan siniestro de las autoridades y dijo “el régimen de los hermanos castro va a ser capaz de eliminar físicamente a Ernesto sin que se llegue a la solución de estas demandas” dijo.

XS
SM
MD
LG