Enlaces de accesibilidad

Artistas cubanos encabezan presencia latina en feria de arte de Madrid


La reina Letizia conversa con Juana de Aizpuru (d), galerista y primera directora de ARCO, junto al rey Felipe, durante la inauguración de la 35 edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO, en el recinto ferial de Ifema, en Madrid.

Cuba es el país de Latinoamérica que tiene mayor representación en ARCOmadrid.

La feria española de arte contemporáneo ARCOmadrid, que en su 35ª edición dedica gran espacio a los artistas latinoamericanos, quedó inaugurada el miércoles.

Cuba es el país de Latinoamérica que tiene mayor representación en la Feria con un grupo de quince artistas.

Entre ellos destacan Carlos Garaicoa (La Habana, 1967), Diango Hernández (Sancti Spíritus, 1970), Antonio Eligio Fernández "Tonel" (La Habana, 1958) o la fallecida Ana Mendieta (La Habana, 1948 - Nueva York, 1985).

Garaicoa lo hace con Barbara Gross Galerie (Múnich, Alemania), mientras que Hernández, Tonel y Mendieta estarán en Barbara Thumm (Berlín), Paolo Maria Deanesi (Trento) y Lelong (París), respectivamente.

De esta forma, casi 70 artistas de Cuba, México, Argentina, Venezuela, Brasil, Colombia, Chile, Perú, Guatemala, Uruguay, Costa Rica y Portugal exhiben sus trabajos en al menos 40 galerías de 9 países.

Desde sus inicio en 1982, ARCOmadrid siempre prestó una especial atención al arte latinoamericano.

En los 35.000 m2 de la feria, una treintena de galerías del continente propone, junto a otras de todo el mundo, pintura, escultura o videoarte.

Pero ARCO organiza además una sección comisariada de artistas latinoamericanos.

"En uno de los estands temáticos, el galerista italiano Paolo Maria Deanesi expone obras del cubano Tonel.

Desde un libro que documenta un ficticio programa espacial cubano, hasta un enorme pergamino con pirámides que se alzan como símbolos fálicos del poder financiero, cultural o militar, "hay mucho humor en el trabajo de Tonel" y al mismo tiempo es "totalmente político", afirma.

Además de la Guerra Fría y su isla, las obras del cubano tratan la crisis financiera mundial de 2007, las denominadas primaveras árabes o la inestabilidad en Grecia.

"Al hablar de la historia o de la actualidad, el humor puede ser un instrumento efectivo para provocar a los espectadores, para atraerlos: idealmente, la sonrisa del público será el preámbulo a la reflexión", dice Tonel a la AFP desde la ciudad canadiense de Vancouver, donde reside.

"No es un artista comercial" pero sus obras se venden "porque son interesantes", dice Deanesi, junto a una serie de nueve coloridos dibujos que representan a líderes cubanos y soviéticos -Fidel Castro, José Martí, Mijail Gorbachov, Lenin o Stalin- y a personajes como el filósofo comunista alemán Karl Marx o el primer cosmonauta latinoamericano Arnaldo Tamayo. El precio del conjunto es de 19.000 dólares.

"Este tipo de obras las compran más instituciones" como museos que coleccionistas privados -la feria ha invitado a 250 de 33 países-, explica Mauro Álvarez, de la bonaerense Document-Art Gallery.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG