Enlaces de accesibilidad

Argentina a la cabeza de robos en Latinoamérica


Miembros de la Policía Federal Argentina custodian un teatro en Buenos Aires.

El diario La Nación contrasta las cifras de un informe de la OEA sobre robos y homicidios en el país con la imagen de normalidad que trata de dar el gobierno.

Un informe del Observatorio Hemisférico de la OEA revela que Argentina tiene la tasa de robos más alta del hemisferio, destaca este lunes en Buenos Aires el diario La Nación en un artículo en el que contrasta el hecho con la versión dada por el gobierno de que la delincuencia en el país no pasa de “niveles normales”.

De acuerdo con el informe, el índice en Argentina duplica la tasa promedio evaluada en 28 países americanos, lo que en números significa que hay 973 robos por cada 100 mil habitantes, cuando el promedio en el continente es de 456.

La comparación establece que los robos en Argentina, tomados de los últimos datos oficiales informados por el gobierno (2008) son mucho más frecuentes que en Brasil (415 por cada 100 mil habitantes), Chile (542) y Uruguay (410), e incluso son mucho más que en Estados Unidos (123), subraya el periódico.

Tras poner de relieve que la inseguridad es, desde hace años, “una permanente preocupación de los argentinos”, el diario señala que aunque el informe no deja ver que el delito en Argentina dependa de un gobierno o de otro, “tampoco hubo Poder Ejecutivo en la última década capaz de reducir esas altas tasas”.

La Nación apunta que cuando hablan de las tasas de homicidios, las autoridades argentinas ubican al país entre los de menor índice. En la muestra de la OEA la Argentina aparece con una tasa de homicidios de 5,5 por cada 100 mil habitantes. “Sólo tres países de América tienen tasas menores”, dice.

El gobierno utiliza este índice para tratar de transmitir “cierta tranquilidad frente a los reclamos por la inseguridad” que hacen los argentinos, puntualiza.

Como nota singular de las cifras, añade el diario, si bien en ningún país las cifras de homicidios informados por la policía coinciden con los que notifica el sistema sanitario, en el caso argentino se da la particularidad de que el sistema de seguridad informó una mayor cantidad de homicidios intencionales. En el resto del continente –añade-- la situación siempre es a la inversa.

“Aunque aquí (en Argentina) las estadísticas parecen quebradas a fuerza de manipulación, los pocos datos que se conocen revelan que los argentinos son las mayores presas de los delincuentes en toda América”, concluye La Nación.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG