Enlaces de accesibilidad

Otorgan premio Lorca al poeta mexicano Eduardo Lizalde


El poeta mexicano Eduardo Lizalde, ganador del X Premio Federico García Lorca.

"La poesía es como una bomba de tiempo" que, a diferencia de otros géneros literarios, "tarda mucho tiempo en ser digerida" por los lectores

El poeta mexicano Eduardo Lizalde, quien ganó hoy el X Premio Federico García Lorca, declaró a Efe que "la poesía es como una bomba de tiempo" que, a diferencia de otros géneros literarios, "tarda mucho tiempo en ser digerida" por los lectores.

"Yo digo que la poesía es como una bomba de tiempo. Tarda mucho la grande poesía. Claro, la inferior, igual que la literatura de segunda clase, no llega a nada pero la grande poesía tarda mucho tiempo en ser digerida", dijo Lizalde en entrevista telefónica.

El poeta señaló que "es una honra, por supuesto" que le hayan otorgado hoy en Granada un premio que con anterioridad han recibido Pablo García Baena (2012), Fina García Marruz (2011), José Manuel Caballero Bonald (2009), Tomás Segovia (2008), Blanca Varela (2006) y Ángel González (2004), entre otros.

"Se lo han concedido a eminentes poetas de todas partes, sobre todo de España y de América, nuestro amigo José Emilio Pacheco (2005), extraordinario poeta, y lo agradezco muchísimo, me honra y me sorprende, por supuesto", afirmó.

Lizalde (Ciudad de México, 1929), integrante de la Generación del 45, indicó que de lo que más orgulloso se siente de su poesía es de lo que dicen sus "interlocutores y cronistas muy generosos".

"El poeta difícilmente puede opinar sobre lo que son sus libros hasta que alguien los lee y los comenta, sobre todo si son personas eminentes quienes lo celebran, eso nos honra", expresó.

Acerca de sus preferencias es claro: "Me gustan sobre todo las (palabras) de los grandes poetas que se han ocupado del tema de los tigres y los emblemas. Soy admirador, por supuesto, de toda la gran poesía española de la Generación del 27, que nos marcó".

Destacó que ese grupo de autores líricos contagió la pasión por el verso a toda una generación de grandes poetas mexicanos como José Gorostiza (1901-1973), Carlos Pellicer (1897-1977) y Xavier Villaurrutia (1903-1950) y se nutrió, como él mismo, de la poesía de los exiliados españoles.

"En México disfrutamos de la convivencia con los grandes poetas exiliados españoles que estuvieron aquí y los que hemos conocido en España. Aquí vivieron Emilio Prados, Pedro Garfias, (Manuel) Altolaguirre, (Luis) Cernuda, una gran cantidad de poetas españoles de esa generación y de otras cercanas a la mía".

Entre estos últimos citó a Tomás Segovia (1927-2011) y al filósofo y poeta en catalán y español Ramón Xirau, a quien considera su "maestro y amigo".

Sobre el peso específico de la poesía en el mundo de hoy, inferior a la narrativa, Lizalde le encuentra una clara explicación que tiene que ver con que los novelistas y los poetas pertenecen "a razas literarias distintas".

Mientras el primero basa su labor en la constancia, en el ejercicio de escribir a diario una cantidad de páginas, los creadores dedicados a la lírica están "sujetos a otros aires y a otras presiones".

Su obra "es menos accesible al gran público" y ciertamente "más abstracta", comentó.

"Sucede un fenómeno muy curioso. Los extraordinarios y grandes poetas de una época determinada son leídos tarde. La obra de Lorca no porque siempre fue una estrella extraordinariamente afortunada, desde la juventud, y fue una gran celebridad, como otros en España, como Rafael Alberti (1902-1999)", añadió.

"Muy tarde se entendió, por ejemplo, qué cosa era la poesía de Cernuda, uno de los grandes poetas de su generación", dijo acerca del autor sevillano que murió en 1963 en México.

Su caso no es el único. Por ejemplo, el francés Charles Baudelaire (1821-1867) "muere casi inédito".

"Era celebrado y conocido por los grandes escritores que lo rodeaban en ese riquísimo mundo que era 'el París de Baudelaire', y no era tan leído como contemporáneos suyos que hoy no venden un solo libro", como los hermanos Edmond y Jules de Goncourt, apuntó Lizalde.

En la lírica británica también existen casos: "El más brillante, excepcional y estelar poeta de la generación romántica, John Keats, que muere a los 27 años, prácticamente no fue conocido más que por sus amigos y por los grandes críticos que lo rodeaban", pero hoy tiene "una importancia impresionante", añadió.

Poeta de muchos registros, Lizalde comenzó a publicar pequeños poemas a los 18 años en el periódico El Universal, aunque el primer libro ("La mala hora") lo publicó a los 27 años.

Ha recibido los premios Xavier Villaurrutia en 1970; el Nacional de Poesía Aguascalientes (1974); el Nacional de Lingüística y Literatura (1988), el Iberoamericano Ramón López Velarde (2002) y el Internacional Alfonso Reyes (2011), entre otros.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG