Enlaces de accesibilidad

The Economist: América Latina dividida


Según The Economist, el Mercosur ha absorbido mucho del antiamericanismo del bloque del ALBA, creado por Hugo Chávez.

La búsqueda de la prosperidad económica en países como México, Colombia, Chile y Perú contrasta con el giro dado por los gobiernos de izquierda a otro bloque regional, el Mercosur, dice la revista.

América Latina está expuesta a dos alternativas de bloques económicos de los cuales uno se abre paso prometedoramente y el otro parece haberse quedado atrás, según un artículo que publica este viernes la revista The Economist.

La publicación destaca que la semana entrante (el 23 de mayo) los presidentes de Chile, Colombia, México y Perú suscribirán un acuerdo que suprimirá las tarifas aduanales al 90 por ciento de su comercio de mercancías.

La denominada Alianza del Pacífico (AP), destaca, ya canceló los requerimientos de visa entre sus ciudadanos y proclamará su aspiración de moverse velozmente hacia el establecimiento de un mercado común.

The Economist apunta que Costa Rica y Panamá quieren incorporarse a la alianza, mientras que el primer ministro canadiense, Stephen Harper, y el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, han dicho que asistirán como observadores a la firma del acuerdo en Cali, Colombia.

Sin embargo, a modo de contraste señala que “bajo los gobiernos de izquierda que mandan en buena parte de Suramérica se ha hablado una enormidad de integración regional" pero han hecho poco en la práctica.

El artículo explica que los cuatro miembros fundadores de la AP son países de libre mercado y mayormente economía de rápido crecimiento que han abierto sus brazos a la globalización con una red de acuerdos comerciales regionales y crecientes lazos con Asia.

Luego agrega que la idea de la AP significa un regreso a los principios del “regionalismo abierto” que prevaleció en Latinoamérica en los años 1990, y en la que también se basó la fundación en 1991 del Mercosur, grupo originalmente integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

“Pero los gobiernos de izquierda a cargo de esos países durante mucho de la última década –dice—han convertido al Mercosur en un tipo diferente de empresa”, y cita al excanciller de Brasil Luiz Felipe Lampreia, para quien esas naciones ahora forman “casi completamente” un frente político.

En otras palabras, que sus posturas son las de “tendencias proteccionistas internas que frecuentemente chocan con los principios originales del Mercosur”, grupo que bajo la tutela de Brasil, indica, ha absorbido “mucho del antiamericanismo del bloque del ALBA de (Hugo) Chávez”.

The Economist menciona como ejemplos que el 9 de mayo la presidenta brasileña, Dilma Rousseff reafirmó su “sociedad estratégica” con el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, a pesar de que éste fue electo presidente el mes pasado en elecciones controvertidas. Brasil también busca lazos más estrechos con Cuba, añade, que este mes ofreció enviarle 6 mil médicos.

Tras apuntar que el Mercosur sólo tiene suscritos acuerdos comerciales con Israel, Egipto y la Autoridad Palestina, subraya que “en su corta vida, la AP ha probado ser una brillante pieza de mercadeo diplomático. Ahora tiene que añadirle sustancia. Si lo hace, al Mercosur puede resultarle difícil igualar la carrera hacia el desarrollo de los países de la Alianza del Pacífico”.
XS
SM
MD
LG