Enlaces de accesibilidad

Abogados de Miami abren paso a empresarios estadounidenses en Cuba


Pedro Freyre y Augusto Maxwelll forman parte del bufete de abogados Akerman con sede en Miami.

Desde el anuncio del presidente Obama en diciembre de 2014, la firma Akerman ha visto crecer su número de clientes interesados en la isla de 12 a 25, siete de esas compañías, entre las 500 firmas de "Fortune".

Gracias a sus conexiones con los Gobiernos de Estados Unidos y Cuba, un grupo de abogados de la firma Akerman, con sede en Miami, sirve de puente a empresarios estadounidenses interesados en invertir en Cuba, reporta CNN Money.

Pedro Freyre, abogado cubanoamericano cuyo cuñado murió en la invasión de Bahía de Cochinos, y sus socios Augusto Maxwell, también cubanoamericano, y Matt Aho aprovechan su posición en primera fila en el proceso de normalización de relaciones.

Freyre (66 años) y Maxwell (51) imparten una clase sobre Cuba en la facultad de Derecho de la Universidad de Columbia, una de las más prestigiosas de Estados Unidos. Ambos se consideran expertos en las leyes estadounidenses relativas a Cuba y en las leyes cubanas.

El primero, quien salió de la isla con sus padres en 1960, con 11 años de edad, fue uno de los invitados a la ceremonia de izamiento de la bandera en la embajada estadounidense en La Habana.

"Si pierdes el bote, no vas a ver esto nunca más en tu vida", dijo Freyre, quien no solo viajó a la isla a presenciar el momento histórico sino a llevar a clientes corporativos a conocer a figuras de Gobierno de ambos países.

Desde el anuncio del presidente Obama en diciembre de 2014, la firma ha visto crecer su número de clientes interesados en Cuba de 12 a 25. Siete de esas compañías figuran entre las 500 firmas estadounidenses de mayores ingresos brutos listadas en el escalafón anual de la revista Fortune.

Augusto Maxwell y Pedro Freyre (i-d), de la firma de abogados Akerman.
Augusto Maxwell y Pedro Freyre (i-d), de la firma de abogados Akerman.

Los contactos de estos expertos con Cuba durante años garantizan la confianza de ambas partes, pues desde 2002 sirven de consultores sobre la isla a varias compañías estadounidenses y se reúnen, por separado, con funcionarios del Gobierno cubano y de Estados Unidos.

"Hemos estado hablando con los cubanos por tanto tiempo que ellos confían en nosotros. No les hemos fallado ni les hemos mentido", dijo Maxwell, citado por CNN Money.

El tercer socio, Aho, es un experto en políticas sobre Cuba y trabajó en la campaña presidencial de John Kerry en 2004, otro elemento que afianza las fuertes conexiones de Akerman con La Habana, Miami y Washington.

Los abogados indicaron que uno de sus principales retos ha sido convencer a sus clientes de visitar la isla y conversar con los ciudadanos y los personeros del Gobierno cubano, mientras se resuelve el obstáculo del embargo, al que auguran unos tres años más.

Como cubanoamericanos cuyas familias huyeron del Gobierno cubano, Maxwell y Freyre admiten tener sentimientos encontrados con respecto a sus tratos con las autoridades de la isla, pero creen que al final su trabajo impactará positivamente a las personas de ambas orillas, concluyó CNN Money.

XS
SM
MD
LG